PROCESO DE EXTRADICIÓN

Ricardo Martinelli sufre nuevo revés en cortes de Estados Unidos

Temas:

Recreación de una escena de la audiencia de ayer, a la que Martinelli asistió con grilletes en los pies, aunque ahora sin las manos esposadas. Dibujo de Daniel Pontet Recreación de una escena de la audiencia de ayer, a la que Martinelli asistió con grilletes en los pies, aunque ahora sin las manos esposadas. Dibujo de Daniel Pontet
Recreación de una escena de la audiencia de ayer, a la que Martinelli asistió con grilletes en los pies, aunque ahora sin las manos esposadas. Dibujo de Daniel Pontet

La jueza Marcia Cooke, de la Corte del Distrito Sur de la Florida, dio luz verde ayer a la extradición de Ricardo Martinelli, pero dijo estar dispuesta a escuchar los argumentos de las partes en torno a una fianza de excarcelación, que deberá preparar la defensa del exgobernante.

En la audiencia de ayer, Cooke negó un habeas corpus presentado por Martinelli y avaló el fallo del juez estadounidense Edwin Torres, que el 31 de agosto pasado recomendó extraditar a Martinelli para enfrentar el proceso que se le sigue por interceptación no autorizada de comunicaciones en los dos últimos años de su mandato.

La jueza formalizará por escrito su decisión el próximo 6 de febrero. Si Martinelli quiere que Cooke decida sobre su libertad bajo fianza, debe presentar una solicitud formal antes de esa fecha. Después de ese día, la jueza habrá perdido la competencia para tratar el caso.

RICARDO MARTINELLI BUSCARÁ LIBERTAD EN ESTADOS UNIDOS

Ricardo Martinelli ha perdido ese entusiasmo que solía acompañarlo. Ayer se celebró la quinta audiencia relacionada con su proceso de extradición y la primera ante la jueza Marcia Cooke.

El expresidente hizo su entrada habitual: escoltado por alguaciles federales, vestido con el uniforme de prisionero (camisa kaki y, esta vez, pantalón azul), grilletes en los pies, aunque ahora sin las manos esposadas; pálido y serio, pero bien peinado y afeitado.

Casi no pronunció palabra y permaneció sentado en silencio, mirando el estrado. Alguna vez intercambió una palabra con alguno de sus abogados estadounidenses; a los de Panamá, apenas les dedicó un leve saludo. No se distinguió la presencia de familiares directos en la sala.

Martinelli no recuperó su jovialidad ni siquiera cuando escuchó que la jueza –aunque respalda su extradición a Panamá– le dijo a sus abogados que podían presentar una petición formal de libertad bajo fianza para él.

Aquel fue uno de los puntos álgidos en una audiencia donde los abogados ocuparon buena parte del tiempo en repetir aquello que antes ya le habían dicho al juez Edwin Torres: que la orden de detención no es válida y que no puede ser extraditado por delitos de espionaje, dado que estos no están contemplados en el tratado de extradición suscrito por Estados Unidos y Panamá en 1904.

La Convención Multilateral sobre Cibercriminalidad tampoco sería aplicable en este caso –según la defensa–, puesto que Panamá la adoptó en 2014, después que los supuestos delitos tuvieron lugar, y que no tiene efectos retroactivos.

Estos argumentos ya fueron explicados al juez Torres en las cuatro audiencias anteriores, pero Torres –en un fallo de 93 páginas divulgado el 31 de agosto pasado– consideró que dichos señalamientos “no son convincentes” y que en algunos casos carecen de méritos.

Agregó que la solicitud de extradición que la Cancillería panameña envió al Departamento de Estado estadounidense cumple con todos los requisitos exigidos en el tratado bilateral de 1904 y los convenios multilaterales suscritos por Estados Unidos y Panamá.

Los abogados de Martinelli intentaron convencer a la jueza Cooke de que hubo una interpretación equivocada por parte del juez Torres. “El tratado contempla la extradición por un número de ofensas… El espionaje no es una de ellas”, dijo David Howard, abogado de Martinelli.

Abogados de Ricardo Martinelli de Miami, Estados Unidos. Expandir Imagen
Abogados de Ricardo Martinelli de Miami, Estados Unidos. LA PRENSA/Mónica Palm

Cooke escuchó con atención. También reflexionaba. Si no puede ser aplicado de manera retroactiva, “¿hay que rehacer el tratado cada vez que se quiera agregar un delito?”, preguntó en una ocasión. Además, dijo compartir un criterio ya defendido por la fiscalía de Miami y el Departamento de Estado: aunque el tratado no tiene efectos retroactivos, se refiere a casos en que la conducta criminal ocurrió antes de su entrada en vigencia.

Seguidamente, Marco Jiménez –defensor principal de Martinelli– pidió la “liberación inmediata” de su cliente. “No ha visto a su familia”, alegó.

El edificio federal Wilkie D Ferguson Jr., donde está la sala de la juez Cooke Expandir Imagen
El edificio federal Wilkie D Ferguson Jr., donde está la sala de la juez Cooke LA PRENSA/Mónica Palm

La jueza ordenó un breve receso de 10 minutos. A su retorno anunció que negaba el habeas corpus. Sobre la excarcelación clamada por Jiménez, dijo que la defensa tenía la opción de solicitar la libertad bajo fianza.

Ipso facto, el fiscal Adam Fels se opuso. Recordó a la jueza que Torres, en su fallo, ordenó que Martinelli permaneciera bajo custodia de los alguaciles en el Centro de Detenciones Federales, donde ingresó el 12 de junio de 2017, tras ser capturado cerca de su mansión de $8.2 millones en Coral Gables.

Torres negó la libertad bajo fianza en, al menos, dos ocasiones, a pesar de que Martinelli puso sobre la mesa un “paquete” que incluía el 10% de una fianza de $5 millones, otra de $2 millones, permanecer en su residencia bajo vigilancia policial las 24 horas, portar brazalete electrónico y entregar la custodia de su avión privado.

Una fianza y un habeas corpus también le fueron negados por el Tribunal Supremo estadounidense, en julio y octubre de 2017, respectivamente.

La jueza comunicó que el 6 de febrero formalizará, por escrito, su decisión de negar el habeas corpus. Si Martinelli quiere que sea Cooke quien atienda una eventual solicitud de fianza, debe presentarla en los próximos 14 días, porque en esa fecha, ella perderá competencia en el caso. Si la decisión de rechazar el habeas corpus es apelada, el caso será enviado a un tribunal en Atlanta. Y si no, entonces quedará en manos del secretario de Estado, Rex Tillerson, quien deberá emitir una resolución que certifique la aceptación de la extradición.

En cuanto la Cancillería panameña reciba esa certificación, cuenta con un plazo de 30 días para proceder con el traslado de Martinelli a Panamá.

Sidney Sittón, también abogado de Martinelli, comunicó que visitó a su cliente el pasado lunes y que, junto a otros dos abogados panameños, acordaron no presentar más apelaciones y así permitir que el proceso de extradición siga su curso normal.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

TENÍA 99 AÑOS DE EDAD Fallece el influyente evangelista Billy Graham

 Billy Graham
AP/Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

21 Feb 2018

Primer premio

8 2 1 2

DDDA

Serie: 5 Folio: 1

2o premio

6402

3er premio

0459

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código