Martinelli unge a su esposa

La primera dama, Marta Linares de Martinelli, no estaría impedida para correr por la Presidencia de la República, dicen juristas.

“Si ella lo decide... yo apoyo a mi esposa en todo, pero cualquier tema de política debo hablarlo en Santiago de Veraguas este sábado”. Con estas palabras el presidente, Ricardo Martinelli, abrió la posibilidad de que su esposa, la primera dama Marta Linares, sea la abanderada presidencial de su partido Cambio Democrático (CD) en las elecciones de 2014.

Sin embargo, el mandatario pidió que primero se le pregunte a ella, que aún no se ha referido al tema. Con sus declaraciones, Martinelli agita el debate que gravita en la agenda política criolla sobre si Linares de Martinelli puede o no aspirar a ser Presidenta de la República.

La probabilidad tomó fuerza luego de que Martinelli en su discurso del pasado de 2 de enero, en la Asamblea, alabara, durante varios minutos, y como nunca antes, el trabajo de su esposa en las obras sociales. Y los analistas de la política local no descartan que CD, en medio de su orfandad de candidatos presidenciales, lance al ruedo a la Primera Dama.

Por el momento las opiniones se centran en el artículo 192, numeral 2 de la Constitución, que dice que no podrán ser elegidos Presidente de la República, “los parientes dentro del cuarto grado de consanguinidad o segundo grado de afinidad del Presidente que haya ejercido sus funciones en el período inmediatamente anterior a los del ciudadano indicado en el numeral uno de este artículo”.

En el propio Tribunal Electoral (TE) analizan el asunto. “En principio hay teorías interpretativas sobre el tema del parentesco, de que si el cónyuge es o no pariente, allí debe centrarse la discusión”, señaló Erasmo Pinilla, magistrado del TE. Pero cuando se le preguntó su opinión como abogado, dijo: “Ella [Linares] no es pariente del Presidente”.

Ulises Pittí, abogado experto en derecho de familia, comparte esa teoría. “El esposo y la esposa no guardan afinidad”, dijo, incluso señaló que el Código de la Familia [artículos 23 y 24] expresa que no hay afinidad entre el esposo y la esposa. “Cuando se habla de segundo grado de afinidad se refiere a los parientes de la esposa, en el primer grado serían el suegro y la suegra, y en segundo grado los hermanos”, explicó.

El constitucionalista Ítalo Antinori apoya esta tesis. Luego de hacer un extenso análisis de la evolución de la Constitución en lo referente a quienes no pueden ser Presidente, concluye citando el Código de la Familia que en uno de sus artículos dice: “los cónyuges entre sí, no son parientes”. “En el caso del derecho constitucional panameño, la prohibición no se extiende ni incluye a la Primera Dama ”, agrega en una nota enviada a los medios.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

15 Jul 2018

Primer premio

9 7 8 3

CAAD

Serie: 12 Folio: 15

2o premio

2697

3er premio

8169

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código