DERECHOS HUMANOS

Migración por Darién, negocio millonario para los carteles

Temas:

El tapón del Darién, una travesía de miseria, muerte y libertad Román Dibulet

Docenas de mujeres, en su mayoría haitianas y cubanas, recorrieron con sus hijos la selva. Ahora mismo están en el refugio de La Peñita esperando autorización del Senafront para continuar con su travesía. Docenas de mujeres, en su mayoría haitianas y cubanas, recorrieron con sus hijos la selva. Ahora  mismo están en el refugio de La Peñita esperando autorización del Senafront para continuar con su travesía.

Docenas de mujeres, en su mayoría haitianas y cubanas, recorrieron con sus hijos la selva. Ahora mismo están en el refugio de La Peñita esperando autorización del Senafront para continuar con su travesía. Foto por: Román Dibulet

El Servicio Nacional de Fronteras  (Senafront) dio cuenta de que el tráfico de migrantes por el tapón del Darién se ha vuelto un negocio lucrativo para los carteles criminales que se dedican a mover drogas desde Colombia.

Yadel Cruz, comisionado responsable de la brigada oriental de esa entidad, explicó que las rutas de tráfico de drogas son las mismas que usan los “coyotes” para trasladar a los migrantes.

Cifras del Servicio Nacional de Migración indican que de 2009 a esta fecha han ingresado al país por Darién 101 mil 618 personas.

Los migrantes utilizan las aguas del Chucunaque para lavar su ropa y bañarse. Román Dibulet Expandir Imagen
Los migrantes utilizan las aguas del Chucunaque para lavar su ropa y bañarse. Román Dibulet

Migrantes, la ‘caja menuda’ de los carteles en Colombia

Los días de trabajo son húmedos y también pesados en el albergue de La Peñita, en Metetí, provincia de Darién. Un escenario en el corazón de la jungla panameña, donde la única presencia de una autoridad es la del Senafront.

Allí, en un pequeño contenedor que funciona como oficina, la entidad levanta los perfiles de los migrantes que van llegando a través del caudaloso río Chucunaque uno por uno. Algunos pupitres, una computadora y un sistema de barométrica para evaluar a los viajantes componen el recinto, donde el responsable es Yadel Cruz, de la brigada oriental del Senafront.

Con una presencia casi impecable en medio del lodo, la humedad y también la lluvia, Cruz brinda pistas de por qué se agudizó la crisis humanitaria con los migrantes en Darién, quiénes se están beneficiando con esta tragedia y las redes de tráfico de personas que han descubierto.

El comisionado de Senafront dio cuenta de que durante los últimos años el tráfico de migrantes por el tapón del Darién se ha convertido en una de las actividades más rentables para los carteles que se dedican al tráfico de drogas en Colombia.

Lo calificó como la “caja menuda de los carteles criminales”, sobre todo los que operan en el golfo de Urabá, en Colombia. Aunque no especificó nombres, el cartel más presencial en esa zona es El Clan del Golfo, anteriormente llamado Clan Úsuga.

La ecuación es simple y también millonaria. Los migrantes cuentan que entre transporte y traslado los lancheros y coyotes les están cobrando entre $200 y $400 para llegar al tapón del Darién desde Colombia. Es aquí donde los carteles cobran una comisión por permitir el uso de sus rutas de tráfico de drogas para movilizar a los migrantes.

Los datos suministrados por Migración especifican que entre 2009 y 2019 han pasado por Darién 101 mil 618 personas, que si se multiplica por las cifras de dinero que cobran los traficantes se traduce en millones de dólares cada año.

“Las rutas de los migrantes son las rutas del narcotráfico”, puntualizó Cruz.

Lizandra Corral, con cinco meses de embarazo, espera ser declarada refugiada en Panamá. Román Dibulet Expandir Imagen
Lizandra Corral, con cinco meses de embarazo, espera ser declarada refugiada en Panamá. Román Dibulet

Robos y violaciones

En estos flujos migratorios al albergue de La Peñita estaban llegando hombres y mujeres que señalaban ser víctimas de violaciones y robos. Incluso, familias numerosas de cubanos y haitianos denunciaban lo mismo.

Como cuenta Fernando, un migrante cubano, en la selva había un grupo de hombres armados con el rostro tapado, que los hacían subir a una montaña y allí aprovechaban para robar su dinero y abusar sexualmente de las mujeres.

Esto motivó que el Senafront, junto al Ministerio Público, desplegara hace dos semanas a su personal en las diferentes rutas por donde transitaban los migrantes, en una operación en la cual se desarticuló la red de delincuentes. El grupo de malhechores estaba integrado por panameños y colombianos.

En la red había indígenas de ambos países y, precisamente, se aprovechaban de que dentro de las normativas de migración entre Panamá y Colombia se permite el “paso noble” transfronterizo de comunidades indígenas. Por ejemplo, solo basta que un indígena colombiano pida un permiso al gobernador comarcal para visitar a un familiar o amistad en tierra panameña.

El despliegue incluyó allanamientos a las comunidades indígenas de Marragantí y Bajo Chiquito, dando como resultado una serie de aprehensiones e indicios que los vinculan a los delitos mencionados. En total, la operación terminó con 11 personas detenidas.

Pero el tráfico de migrantes no se centra solo en la frontera con Colombia. El Senafront también llevó a cabo una operación secreta que terminó con varios arrestos, la cual fue denominada “Jeniot”, y que se extendió en todo el país. De hecho, hubo allanamientos en Metetí y Tortí, provincia de Darién; también en la provincia de Panamá, en el distrito de La Chorrera, en Panamá Oeste, y en la frontera de la provincia de Chiriquí.

En el albergue de La Peñita hay más de 200 niños. Allí son atendidos por la Secretaría de Niñez.Román Dibulet Expandir Imagen
En el albergue de La Peñita hay más de 200 niños. Allí son atendidos por la Secretaría de Niñez.Román Dibulet

Uno de los primeros allanamientos ocurrió en el corregimiento de Metetí a una mujer de nacionalidad jordana. Allí las autoridades lograron encontrar documentación relacionada con giros de dinero, formulario de solicitud de refugio, recibo de pago de transporte de los migrantes y facturas de varios centros de hospedaje.

Posteriormente, se allanó una vivienda, un vehículo tipo taxi y se detuvo al segundo cabecilla de la organización criminal en La Chorrera. El resto de la red fue aprendida en el área fronteriza con Chiriquí, último punto de llegada de los migrantes en Panamá, antes de seguir su camino por el vecino país de Costa Rica.

En este caso, en el corregimiento de Bella Vista, provincia de Panamá, se desmanteló un local que contaba con equipo para falsificar documentos, como cédulas, carné de migración, licencia de conducir y clonación de tarjetas de crédito.

Las víctimas

El incremento de este flujo migratorio por tierra se remonta a principios de 2019, cuando un grupo de coyotes que se dirigía a Puerto Obaldía en una embarcación desde Colombia se accidentó con más de 20 africanos a bordo, y quienes finalmente murieron ahogados.

Esto molestó al Clan del Golfo, pues la atención de las autoridades judiciales de Colombia se centró en esa ruta y por tal motivo la organización criminal prohibió a las redes de tráfico de personas usar la vía marítima. Ahora solo pueden dirigirlos por la espesa selva desde la comunidad fronteriza de Caña Blanca hasta Bajo Chiquito, y por último el albergue de La Peñita.

Migrantes, la ‘caja menuda’ de los carteles en Colombia Expandir Imagen
Migrantes, la ‘caja menuda’ de los carteles en Colombia

Una de las víctimas de esa peligrosa ruta terrestre oculta en la jungla es Fabiola Batelmi, procedente de Haití, donde el 80% de la población vive en condición de pobreza. Ella caminó la selva junto a su bebé de un año de nacido llamado Pablo Andrés.

La mujer, delgada y de cabello trenzado, salió hace dos años de Haití y se dirigió a Chile en busca de trabajo, pero no tuvo éxito. A raíz de esto, dejó el país suramericano, donde pudo ahorrar $650 y se adentró al tapón del Darién por siete días hasta llegar al refugio de La Peñita.

No obstante, antes, en una de esas noches oscuras en el bosque fue interceptada por “ladrones”, quienes con pistolas y cuchillos le robaron todo lo que traía. “No sé a dónde voy, solo busco mejor vida y trabajo”, dijo Fabiola, mientras abrazaba a su hijo y se refugiaba de una fuerte lluvia en La Peñita.

En este albergue también está Lizandra Corral, quien hace año y medio dejó Cuba para irse a Trinidad y Tobago debido a “persecución política”. Allá no le fue bien con migración y tuvo que tomar una embarcación hasta Venezuela, donde se encontró con las crisis política y tomó dirección a Colombia.

Embarazada, caminó cinco días por la selva entre Colombia y Darién, donde tuvo que dejar maletas y pasó dos días sin comer. “Por mucho que quieras la ropa se moja y ya no puedes cargar más. El camino es muy difícil, el fango no te deja caminar y las lomas las subes prácticamente acostado. Yo soy asmática”, fue la descripción que hizo Lizandra de su travesía.

Desde Venezuela hasta La Peñita la mujer destinó unos $300 en pago a coyotes y medios de transporte durante su viaje. Ahora quiere que su bebé nazca en Panamá y le otorguen refugio por su condición de perseguida política, aunque este es un proceso extenso y complejo.

Cesó la intensa lluvia y la vida volvió a la “normalidad” en La Peñita. Corría con toda su furia el Chucunaque y desde la cuenca alta del río llegaban noticias de parte de un lanchero en una pequeña y larga embarcación: se volcó una piragua con varios migrantes, entre ellos niños, pero lograron sobrevivir.

A nadie en el albergue le sorprende. “Hace pocos días pasó otro cadáver flotando”, respondió Francisco, un joven migrante cubano, mientras la tarde se toma el lugar. Ahora, entre historias trágicas y de miseria, transcurren los días en La Peñita, el albergue en el corazón de la selva, donde la muerte ya no aterra.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

20 Oct 2019

Primer premio

8 4 7 0

CDDA

Serie: 10 Folio: 12

2o premio

7993

3er premio

2019

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código