CULMINA GIRA DE FRANCISCO A MÉXICO

Migrantes, en la despedida

El papa dijo al final de su gira mexicana que el fenómeno global de la migración es hoy una tragedia empujada por la pobreza y la violencia.

Temas:

Francisco saluda a migrantes apostados al otro lado de la línea fronteriza entre Ciudad Juárez, México, y El Paso, Estados Unidos. A ellos dedicó su última misa en México. Francisco saluda a migrantes apostados al otro lado de la línea fronteriza entre Ciudad Juárez, México, y El Paso, Estados Unidos. A ellos dedicó su última misa en México.
Francisco saluda a migrantes apostados al otro lado de la línea fronteriza entre Ciudad Juárez, México, y El Paso, Estados Unidos. A ellos dedicó su última misa en México.

El papa Francisco denunció la “tragedia humana” que sufren los migrantes en el mundo cuando huyen de la violencia y la pobreza de sus países, en una misa oficiada ayer en la frontera entre México y Estados Unidos, por donde pasan millares de indocumentados.

La ceremonia en Ciudad Juárez, que congregó a 300 mil personas según el Vaticano, fue transmitida en pantallas gigantes en el estadio Sun Bowl de El Paso, Texas, en el lado estadounidense de la frontera, para otros 50 mil fieles.

“Esta tragedia humana que representa la migración forzada hoy en día es un fenómeno global”, dijo Francisco en la ceremonia. “Son hermanos y hermanas que salen expulsados por la pobreza y la violencia, por el narcotráfico y el crimen organizado”, agregó.

La misa, con la que el papa cerró ayer su visita a México, se celebró en el punto en que millares de centroamericanos y mexicanos arriesgan sus vidas en una travesía migratoria hacia Estados Unidos.

Francisco, un argentino de origen italiano, se ha definido a sí mismo más de una vez como “hijo de inmigrantes”.

“Aquí en Ciudad Juárez, como en otras zonas fronterizas, se concentran miles de migrantes de Centroamérica y otros países, sin olvidar tantos mexicanos que también buscan pasar 'al otro lado'. Un camino cargado de terribles injusticias: esclavizados, secuestrados, extorsionados, muchos hermanos nuestros son fruto del negocio del tráfico de humanos”, advirtió el prelado.

Antes de la misa, el papa hizo una bendición a la distancia a unas 400 personas que se congregaron al otro lado del río Bravo, que divide a México y Estados Unidos. Entre ellos había numerosos solicitantes de asilo.

Centenares de personas cruzaron la frontera desde Estados Unidos para acompañar la misa, mientras otros optaron por participar desde el estadio de El Paso.

En la homilía, Francisco les envió un saludo a los católicos reunidos en El Paso. “Gracias a la ayuda de la tecnología, podemos orar, cantar y celebrar juntos ese amor misericordioso que el Señor nos da, y el que ninguna frontera podrá impedirnos de compartir”, dijo.

“Ya nos sentimos bendecidos aun cuando no veamos personalmente al papa Francisco. Nos basta con su presencia en nuestra región”, comentó Sandra Ovalle, de 32 años y originaria de Chihuahua (norte), quien viajó con su familia desde Albuquerque, Nuevo México, para presenciar la misa en El Paso.

Antes de la ceremonia, el papa visitó una cárcel y se reunió con empresarios y trabajadores en Ciudad Juárez.

En el Centro de Readaptación Social de la localidad, Francisco cuestionó que la cárcel pueda resolver los problemas de la seguridad que golpean a México.

El encuentro tuvo especial significación en México porque, un día antes de la llegada del papa, 49 presos murieron en un motín en un penal en Monterrey (norte).

En su cita con dirigentes laborales y empresariales, Francisco advirtió de la falta de oportunidades para los jóvenes mexicanos que amenaza con lanzarlos al crimen y el narcotráfico.

La misa en Ciudad Juárez puso fin a la maratónica gira de cinco días del papa por México, y atrajo a personas con banderines y camisetas con la leyenda “yo amo al papa”.

Después de lanzar mensajes duros contra el narcotráfico y la corrupción en su recorrido, si bien el papa se enfocó en la dramática situación de los migrantes, no abundó en el debate político que ha suscitado el fenómeno.

En los últimos meses se ha registrado una ola de deportaciones en México, que se suma a las que realiza Estados Unidos, que han aumentado recientemente.

La migración es solo uno de los problemas que experimenta Ciudad Juárez por su condición fronteriza.

Enclavada en el desierto de Chihuahua, esta ciudad vivió los peores años de la guerra contra el narco entre 2008 y 2011, en medio de las batallas entre el cartel de Juárez y el de Sinaloa, de Joaquín El Chapo Guzmán.

Decenas de chicas jóvenes desaparecieron esos años y sus familiares siguen buscándolas o exigiendo justicia por las que fueron halladas en pedazos en el desierto, volviendo la memoria a la época negra de los feminicidios en los años 1990.

Francisco solo hizo una breve referencia a ese fenómeno, al expresar; “Y ¿qué decir de tantas mujeres a quienes se les ha arrebatado injustamente la vida?”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CENTRO DE CONEXIONES AÉREAS DE TOCUMEN China, un reto para el turismo panameño

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código