26 AÑOS DESPUÉS DEL CRIMEN

´Militares guardan aún el código del silencio´

Carmenza Spadafora sostuvo que todavía hoy no ha habido un verdadero compromiso de las autoridades para esclarecer los hechos.

Veintiséis años han pasado desde el asesinato del médico Hugo Spadafora Franco, y todavía existen dudas sobre los hechos ocurridos aquel 13 de septiembre de 1985, tras su detención en la frontera con Costa Rica por Francisco Eliécer González Bonilla, conocido como Bruce Lee.

Para su hermana Carmenza Spadafora, aún no está clara la implicación de los militares que participaron en el operativo de seguimiento y captura.

“Todavía hoy los militares siguen guardando un código de silencio sobre muchas cosas ocurridas dentro de la dictadura, y el crimen de mi hermano es una de ellas”, dijo en entrevista con este diario.

Precisó que en el transcurso de los 26 años desde el asesinato de Spadafora tampoco ha existido una voluntad por parte de las autoridades para esclarecer los hechos en su totalidad.

De acuerdo con su criterio, si bien hubo un juicio y se condenó a Manuel Antonio Noriega, a Francisco Eliécer Bonilla y a Julio César Miranda (Muñecón), otras personas que participaron en la detención y tortura del médico lograron evadir la acción de la justicia.

Carmenza Spadafora advirtió que Bruce Lee y Muñecón, quienes ya se encuentran en libertad tras cumplir su condena de 20 años de prisión, fueron solo dos de los que cumplieron las órdenes impartidas por Noriega para detener a su hermano; sin embargo, otros oficiales participaron y tuvieron un alto grado de responsabilidad en su muerte, pero siguen impunes.

Según su opinión, en los casos de los desaparecidos y muertos durante la dictadura militar no ha existido justicia, ya que aún hoy muchos familiares de las víctimas desconocen el paradero de estas, y nadie se ha hecho responsable de esos actos.

“Ninguno de los que participaron en los crímenes y desapariciones en la dictadura ha mostrado arrepentimiento ni ha pedido perdón ante la sociedad. Solo han querido que todo se olvide”, apuntó.

En el caso específico del exdictador Manuel Antonio Noriega, dijo que este nunca ha querido dar información de lo que pasó con su hermano Hugo, y ni siquiera asumió su responsabilidad en los hechos ni en la desa-parición de otras personas.

“Por ello, no estoy de acuerdo con que ahora quiera regresar y pedir que se le conceda el beneficio de casa por cárcel por su edad y su estado de salud”, aseguró.

Los hechos

Según el informe de la Comisión de la Verdad, el 13 de septiembre de 1985, Hugo Spadafora salió de su casa en San Francisco de Goicochea, Costa Rica, para tomar un avión de la aerolínea SAN con destino a Coto 47, en Puntarenas, cerca de la frontera con Panamá.

Allí abordó un taxi que lo llevó a Paso Canoa y lo dejó en el restaurante La Terminal, donde almorzó. Luego tomó un autobús con destino a David, Chiriquí, pero ya en ese momento era seguido por Bruce Lee.

El último lugar donde fue visto en público ese día fue en La Concepción, y desde allí fue llevado al cuartel de policía por Bruce Lee.

A partir de este punto surgen dos versiones sobre lo ocurrido con Spadafora. Según la declaración de Bruce Lee y de Muñecón, el médico fue trasladado a Varital, donde se internaron por un camino y más tarde Muñecón lo golpeó en la cabeza con una pistola y Bruce Lee lo estranguló.

Después de cometido el asesinato, ambos militares regresaron al cuartel e informaron a Luis Antonio Córdoba de lo sucedido, y este dispuso que en la noche trasladaran el cuerpo hacia Costa Rica, para despistar a las autoridades.

Para realizar este operativo, Bruce Lee y Muñecón fueron acompañados por Luis Antonio Córdoba, Adán Pittí, Agustín Olmedo De Gracia y Eliécer Rivera Degracia, que llevaron el cuerpo hasta La Vaquita, donde Bruce Lee le cortó la cabeza y luego la arrojó en el río Chiriquí.

No obstante, Bruce Lee rechaza esta versión y afirma que fue Adán Pittí quien decapitó el cuerpo de Spadafora y luego tiró la cabeza al río.

Otra versión indica que Spadafora fue torturado en el cuartel de La Concepción por un grupo de militares y después llevado al Corozo, en cuyo destacamento fue decapitado, su cuerpo llevado a La Vaquita y la cabeza sepultada en el patio del mismo cuartel.

Esta teoría cobró fuerza luego de que se estableciera –en el protocolo de autopsia– que el cuerpo presentó golpes en diferentes partes y evidentes signos de tortura.

El proceso

El 17 de septiembre de 1985, la Fiscalía Superior de Chiriquí abrió una investigación de oficio, pero cuatro meses después la archivó por falta de pruebas.

Cinco años más tarde, el 16 de febrero de 1990, el entonces fiscal superior de Chiriquí, Emilio De León, solicitó al Tribunal Superior de esa entidad la reapertura del caso, y el 7 de julio del mismo año se iniciaron formalmente las pesquisas.

El 8 de octubre de 1991, la fiscalía solicitó el llamamiento a juicio de 22 personas por el homicidio de Hugo Spadafora Franco.

Luego de la presentación de una serie de recursos, la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, en fallo del 23 de diciembre de 1992, reformó esa decisión y llamó a juicio a 10 personas.

El 6 de julio de 1993 se inició la audiencia en el Tribunal Superior de Chiriquí, y tanto la representación de Noriega, como Bruce Lee y Muñecón, decidieron ser enjuiciados en derecho, mientras que el resto de los siete sindicados pidió un juicio con jurado de conciencia.

La audiencia se prolongó durante dos meses. El 20 de octubre de 1993, el tribunal emitió una sentencia de 20 años de prisión para Noriega, Bruce Lee y Muñecón. En ese mismo acto, el jurado de conciencia dictó un veredicto absolutorio para el resto de los siete imputados.

Entre enero y febrero de 2010, Bruce Lee y Muñecón recobraron su libertad tras cumplir la pena de prisión. El primero reside en Santiago, provincia de Veraguas, mientras que el segundo permanece en Chiriquí.

El resto de los investigados en este caso: Agustín Olmedo De Gracia, Adán Pittí Guerra, Eliécer Rivera De Gracia, Demetrio Rodríguez Gutiérrez, Mario Alberto Del Cid y Jorge Antonio Villa abandonaron la vida militar, y la mayoría vive en Chiriquí.

Del Cid incluso llegó a ser director del Fondo de Inversión Social (FIS) en Chiriquí durante el gobierno del expresidente Martín Torrijos, y también fue candidato a diputado.

Mientras, el exmayor Luis Antonio Córdoba vive en la ciudad de Panamá, donde se dedica a predicar el evangelio.

En tanto, Manuel Antonio Noriega está en Francia pendiente de ser extraditado a Panamá para enfrentar, además de esta condena, otras cinco: una de 20 años por el homicidio del mayor Moisés Giroldi, en 1989; otra de 15 años por la masacre de Albrook, también en 1989; tres años más de prisión por la privación de libertad del mayor Humberto Macea; 18 meses por un caso de corrupción; y otra condena de 8 años por peculado.

El Tribunal Superior de Chiriquí mantiene otros dos llamamientos a juicio contra Noriega por las desapariciones de Everett Clayton Kimble Guerra, en 1968, y de Luis Antonio Quiroz Morales, en 1969 (ver nota relacionada).

Tribunal Superior de Chiriquí declaró ´reo rebelde´ a Noriega

El Tribunal Superior de Chiriquí declaró “reo rebelde” a Manuel Antonio Noriega en el proceso por el homicidio de Everett Clayton Kimble, perpetrado en diciembre de 1968 y cuya audiencia debe realizarse mañana, miércoles.

Por este homicidio también están sindicados Abundio Moreno, quien se someterá a un jurado de conciencia, y Aristóteles García, que eligió enfrentar un juicio en derecho.

Una fuente del Órgano Judicial confirmó que en este caso se realizará la audiencia a los dos imputados que están en el país, mientras que Noriega será enjuiciado cuando sea extraditado desde Francia.

Su abogado, Julio Berríos, dijo no estar notificado del proceso y que lo más prudente es esperar a que su cliente sea extraditado.

Según el capítulo XII del Código Judicial sobre el procedimiento para la citación de los imputados, estos serán declarados en rebeldía si no acuden o no son representados legalmente ante la autoridad competente, pese a haber sido emplazados a través de un edicto público; ello, conforme a los artículos 2309, 2310, 2311, 2312 y 2313 de la norma.

El artículo 2313 dice: “vencido el término del emplazamiento, el juez declarará rebelde al imputado y expedirá orden de detención si procediere. La ausencia del imputado no afectará la instrucción del sumario ni impedirá que este sea remitido al juez competente para su valoración, quien adelantará todas las diligencias necesarias hasta lograr la comparecencia del imputado, que no será juzgado hasta tanto fuese aprehendido...”.

Los edictos serán fijados “por cinco días” y publicados “por tres veces en un medio escrito de comunicación social...”.

Clayton Kimble, de nacionalidades panameña y estadounidense, fue detenido por agentes del G-2 y llevado al Cuartel de Chiriquí el 1 de diciembre de 1968.

Juan Manuel Díaz C.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código