RECURSOS NATURALES DE PANAMÁ

Muelle de base aeronaval deja secuelas en isla Coiba

La principal inquietud de la Unesco es que estas construcciones pongan en riesgo la flora y fauna de la reserva, reconocida como Patrimonio Mundial.
La Unesco insta a Panamá a presentar al Centro del Patrimonio Mundial un informe, el 1 de febrero de 2014, sobre el estado de conservación de la reserva natural. LA PRENSA/Archivo. La Unesco insta a Panamá a presentar al Centro del Patrimonio Mundial un informe, el 1 de febrero de 2014, sobre el estado de conservación de la reserva natural. LA PRENSA/Archivo.
La Unesco insta a Panamá a presentar al Centro del Patrimonio Mundial un informe, el 1 de febrero de 2014, sobre el estado de conservación de la reserva natural. LA PRENSA/Archivo.

En el Parque Natural Coiba se edifica un muelle, una calle, un muro de contención, y se colocan tanques de reserva para agua y combustibles.

Estas obras parecieran sencillas, pero se realizan en una reserva natural declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad en 2005 por la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés).

El proyecto, cuestionado por organizaciones ambientalistas, tiene un costo de $4.2 millones y es complemento de la base aeronaval del Ministerio de Seguridad Pública, la cual fue edificada en el lugar en 2011, por $1.7 millón.

La estación policial no requirió un estudio de impacto ambiental (EIA) porque, según la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam), la obra se desarrollaba sobre las instalaciones del antiguo centro carcelario. Aunque para edificar el muelle y los otros componentes, sí lo necesitó.

En ese sentido, el EIA aprobado por Anam este año señala que para rellenar el inicio del muelle, rehabilitar el camino de acceso a la base y adecuar los sitios donde se instalarán los tanques para almacenamiento, se requiere eliminar vegetación.

“El desarrollo del proyecto conlleva la eliminación de la vegetación en los sitios de trabajo, movimiento de tierra, utilización de equipos y la ejecución de otras acciones generadoras de ruido que perturbarán el hábitat de las especies de fauna terrestre”, dice el informe.

Además, menciona que posiblemente se verán afectadas algunas colonias de coral, durante la apertura de hoyos para instalar e hincar los pilotes al final del muelle, por lo que se deberá ejecutar un plan de rescate y reubicación de estos organismos si es necesario.

“El desarrollo del proyecto conlleva modificar la composición del paisaje”, sostiene el documento.

En sus inicios la obra implicaba la demolición del muelle viejo que conducía al centro penitenciario, así como todas las estructuras que no eran requeridas para el proyecto y cualquier otra estructura no señalada para permanecer en su sitio.

Sin embargo, en una nota firmada por la directora de Áreas Protegidas y Vida Silvestre de Anam, Ibelice Añino, se rechazó esa parte de la etapa de construcción.

En la misiva, Añino además de rechazar la propuesta de demolición le pidió al Ministerio de Gobierno acogerse al plan de manejo, que establece una zona histórico cultural. Esa área está conformada por los sectores del Parque Natural Coiba con edificaciones, estructuras, relictos, evidencias, y cualquier otro tipo de manifestación histórica.

“Aprovecho la oportunidad para recordarle que Coiba es un sitio Patrimonio Mundial reconocido por el Centro de Patrimonio Mundial de la Unesco, por lo que el Estado adquiere mayores compromisos en el cumplimiento de las normativas ambientales vigentes y la salvaguarda de los recursos naturales del sitio en mención”, concluyó Añino en la nota enviada.

ESPECIFICACIONES

De acuerdo con el pliego de condiciones que se encuentra en el portal PanamáCompra, el proyecto consiste en la construcción de un muelle de concreto de 380 metros de longitud y 4 metros de ancho hincado sobre pilotes de concreto.

La estructura incluye un área para maniobra de vehículos, la rampa, una plataforma flotante de 12 metros por 5 metros, bandas e iluminación. También se levantará un muro de contención y protección contra oleaje y mareas de 15 metros de longitud, 1 metro de altura y 0.2 metro de espesor.

La otra etapa de esta obra contempla la rehabilitación del camino existente de 600 metros de longitud y 4 metros de ancho, que conecta el nuevo muelle con las instalaciones principales de la estación aeronaval mediante conformación, compactación, revestimiento con concreto y sus drenajes.

Por último se instalarán dos tanques de acero para reserva de combustible (diésel y gasolina), cada uno con capacidad para 5 mil galones y otro para reserva de agua.

Dentro del pliego de condiciones el Ministerio de Seguridad Pública menciona que el muelle, como las demás estructuras, servirán para organizar, dirigir y ejecutar operaciones de búsqueda y rescate en el ámbito aeronaval y patrullajes, al igual que acciones logísticas de funcionamiento de la base como el atraque de embarcaciones para el desembarque y embarque de personal, equipos y alimentos.

La ejecución de las fases de planificación y construcción se ejecutarán en 12 meses, según el documento.

INFORME DE la UNESCO

Sin embargo, en un informe sobre Coiba con fecha de junio de 2013, la Unesco cuestionó que se alterara esa reserva por la construcción de una base sin EIA.

Además, solicitó a Panamá que se invitara al Comité de Patrimonio Mundial a una misión de monitoreo para evaluar el estado de conservación del área, en particular lo que respecta a la construcción de la base naval. La misión también asesoraría en el desarrollo de un plan de gestión de la reserva ecológica y las políticas costeras que hacen falta.

La principal inquietud de la Unesco es que estas construcciones pongan en riesgo la flora y fauna de la reserva.

Por ejemplo, en Coiba hay 224 especies de vertebrados en los grupos mamíferos terrestres, aves, reptiles y anfibios. Pero la mayor riqueza del parque está bajo agua.

Para la directora del Centro de Incidencia Ambiental, Tania Arosemena, evidentemente para desarrollar proyectos en la isla se requieren estudios, debido a las características de la zona.

“En Coiba no se debe alterar nada, ya que es un sitio con condiciones especiales. Se trata de un patrimonio mundial, por tanto no es solo de los panameños”, añadió.

Para Arosemena es “lamentable” que el Gobierno construya instalaciones en una reserva forestal bajo el pretexto de la seguridad.

Con Arosemena coincidió la dirigente de la Fundación Promar, Zuleika Pinzón, quien agregó que para levantar estructuras en Coiba hay que cumplir con su plan de manejo, ya que por medio de ese documento se dictan las normas para desarrollar alguna actividad en la reserva.

Ese manual regula además la parte biológica y ecoturística de Coiba. En la actualidad unos 2 mil turistas ingresan al año al lugar y dejan cerca de $750 mil al parque para su desarrollo.

Por su parte, el exdirector de Patrimonio Histórico y representante en Panamá del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos, por sus siglas en inglés), Sebastián Paniza, calificó como “una locura” que por un asunto de seguridad se altere parte de este patrimonio.

“Eso no se justifica. Este es un sitio natural y su importancia para el mundo radica en la flora y fauna que lo componen”, añadió el dirigente de Icomos, organismo asesor de Unesco.

Además de la base y el muelle, el Ministerio de Seguridad Pública pretende acondicionar la pista de aterrizaje que hay en el lugar.

Historia y naturaleza en Coiba

Todas las islas del parque, especialmente Coiba, están cubiertas de manera uniforme por una densa vegetación boscosa, siendo en esta última más del 80% de su superficie bosques primarios. Reportes de la Autoridad Nacional del Ambiental (Anam) detallan que existen además siete grandes zonas de manglares que cubren una superficie de mil 758 hectáreas, donde predominan las especies de mangle rojo. En el ámbito marino sobresalen cerca de mil 700 hectáreas de arrecifes y corales en el parque, en las que pueden observarse gran variedad de peces, crustáceos y moluscos. Desde el punto de vista histórico, Coiba guarda muchos datos. En 1912, el presidente de la República, Belisario Porras, destinó la isla como colonia penal. Sin embargo, no es hasta 1920 cuando se ordena el traslado de reclusos al lugar. Para los ambientalistas, el hecho de haber sido cárcel durante décadas fue lo que permitió a Coiba mantener casi un 90% de sus selvas vírgenes. El centro penal cerró en 2004.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

La procuradora general de la Nación de Panamá, Kenia Porcell, viajó a España, donde sostuvo reuniones de alto nivel en la sede de la Fiscalía General de ese país.
Cortesía/Gabinete de comunicación de la Fiscalía General de España

CASO ODEBRECHT Porcell se reúne con fiscal que coordina rogatorias en España

AEROPUERTO Despega operación de Taeca

Se trata del primer vuelo comercial  e internacional que se realiza desde la terminal aérea colonense.
LA PRENSA/Roberto Cisneros

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código