REUNIÓN ALTERNA A LA ASAMBLEA GENERAL DE LA OEA

Nueva sesión de cancilleres por Venezuela

Los cancilleres se reunirán mañana para tratar de adoptar una resolución de consenso sobre la crisis.

IDEA llama a los gobiernos a actuar

Temas:

La manifestación de la oposición ayer fue religiosa. La manifestación de la oposición ayer fue religiosa.
La manifestación de la oposición ayer fue religiosa. Carlos Garcia Rawlins

La crisis política en Venezuela, sacudida desde abril por protestas que dejan 70 muertos –reconocidos por el Ministerio Público–, será el punto dominante mañana de una sesión especial de los cancilleres miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA), una caliente antesala a la Asamblea General del organismo en Cancún, México.

“La cuestión de Venezuela va a ser quizás número uno en la lista de preocupaciones regionales para conversar en México”, reconoció días atrás un alto funcionario del Departamento de Estado de Estados Unidos (EU) que pidió no ser identificado.

Los reflectores apuntarán a la sesión especial del lunes, incluida de último momento y al margen de la Asamblea, que busca reponer una reunión del 31 de mayo en Washington, cancelada por falta de consenso.

Venezuela afronta protestas consecutivas desde el 1 de abril –después de que el Tribunal Supremo minara los poderes del Legislativo– que recrudecieron tras el llamado del presidente Nicolás Maduro a una constituyente, considerada inconstitucional por el secretario general de la OEA, Luis Almagro, y algunos países miembros.

Las sesiones especiales y los constantes pronunciamientos críticos llevaron a que Maduro instruyera a su canciller a iniciar el proceso para retirarse de la OEA, que tomará dos años.

Los cancilleres buscan adoptar una resolución de consenso a partir de dos proyectos muy distintos. Los 14 países de la Comunidad del Caribe proponen que la solución de la crisis sea “interna” y “basada en un diálogo” entre las partes.

Perú, Canadá, EU, México y Panamá impulsan, en cambio, crear un “grupo de contacto” integrado por países seleccionados para acompañar un nuevo proceso de negociación.

La delegación de EU –que el pasado jueves dijo que el presidente Donald Trump sigue “enormemente preocupado” por la situación del pueblo de Venezuela– será liderada por John Sullivan, subsecretario de Estado.

La gran incógnita es si Caracas estará representada en Cancún, pues aún es miembro pleno del organismo.

Venezuela “nos ha dicho que va a acreditar una delegación para que participe en los trabajos”, dijo el martes la vicecanciller mexicana Socorro Flores, pero hasta la noche del viernes no estaba confirmada su presencia.

Maduro no ha hecho comentarios sobre la Asamblea en sus últimos discursos, y la canciller Delcy Rodríguez solo ha tuiteado que “ni la OEA ni Almagro ni la derecha de la región alentada por EU podrá con la Venezuela soberana”.

La OEA enfrenta la crisis dividida entre los aliados de Caracas, como Nicaragua y Bolivia, y aquellos que reclaman suspender la constituyente, llamar a elecciones y liberar a los presos políticos. Y las expectativas son pocas.

“Va a ser muy difícil llegar a un tipo de evolución o una serie de pasos para resolver la situación”, advirtió Christopher Sabatini, internacionalista de la universidad estadounidense de Columbia. Sabatini espera las usuales declaraciones de preocupación de los gobiernos por las condiciones del país, salvo que los cancilleres lleguen con un acuerdo consensuado. “Habrá que ver cómo va a reaccionar Venezuela y sus aliados en el ALBA (Alianza Bolivariana para los Pueblos de América), si ellos también van a amenazar con salir de la organización”, añadió.

En todo caso, dice el analista, la única sanción aplicable por la OEA sería aislar o rechazar la membresía de un gobierno, a menos que, como ocurrió con Haití en la década de 1990, se permita a los Estados aplicar sanciones de manera individual.

IDEA llama a los gobiernos a actuar

Los exjefes de Estado y de Gobierno firmantes de las declaraciones de la Iniciativa Democrática de España y las Américas (IDEA-Democrática) emitieron lo que denominaron la “Declaración de México”, en la que condenan la ruptura del hilo constitucional en Venezuela, la violación sistemática y generalizada de los derechos humanos, y la violencia provocada por las fuerzas del orden al servicio del “régimen” del presidente Nicolás Maduro.

El texto, emitido el pasado viernes y dirigido a la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos, y su máximo órgano de consulta –la reunión de cancilleres– destaca que los hechos que ocurren en Caracas no tienen precedente reciente en el hemisferio.

“Hoy el régimen de Maduro gobierna usurpando por decreto los poderes legislativos, y sustituye la justicia ordinaria y el debido proceso por la justicia militar y los juicios sumarios para procesar y condenar a quienes ejercen el legítimo derecho a la protesta pacífica y a la disidencia política (...)”, señala el texto.

El grupo pide adoptar una resolución que tome en cuenta siete elementos, entre ellos, que el gobierno gestione de inmediato asistencia humanitaria internacional, el cese de los actos de violencia y represión ejecutados por las fuerzas de seguridad regulares e irregulares, la identificación y efectiva sanción de quienes han violado de manera flagrante y encubierta los derechos humanos, y la paralización de la constituyente.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código