ESPECIES MARINAS

Nuevas regulaciones: prohibido perturbar ballenas y delfines

Científicos y biólogos señalan que durante las últimas décadas la interacción de los humanos con los cetáceos ha crecido ‘considerablemente’ en el país.

Temas:

Entre junio y octubre, unas 2 mil ballenas llegan de Antártica a las cálidas aguas panameñas. Entre junio y octubre, unas 2 mil ballenas llegan de Antártica a las cálidas aguas panameñas.
Entre junio y octubre, unas 2 mil ballenas llegan de Antártica a las cálidas aguas panameñas. LA PRENSA/Alexander Arosemena

A partir del próximo 2 de octubre, el Ministerio de Ambiente adoptará un nuevo protocolo de avistamiento de cetáceos (ballenas y delfines) que impone sanciones más estrictas. La medida obedece a que esta práctica, que ha crecido por el ecoturismo, a veces perturba a estas especies marinas y a su entorno.

TURISMO PERTURBA A CETÁCEOS

En las últimas décadas la interacción de los humanos con los cetáceos (delfines y ballenas), por medio del turismo, creció de forma considerable en Panamá.

Si bien existe una normativa que regula este tema desde el año 2007, tanto científicos, como biólogos y autoridades del Ministerio de Ambiente coinciden en que la actividad está creciendo y en algunas áreas se practica “irresponsablemente”.

En todo el país existen cerca de ocho localidades donde se lleva a cabo el avistamiento de cetáceos, entre las cuales están la isla Contadora y el archipiélago de Las Perlas en Panamá. También se puede mencionar el Parque Nacional Coiba, en Veraguas; el golfo de Chiriquí y la zona de isla Colón, en Bocas del Toro.

Precisamente, en esta última área se han reportado daños físicos a varios delfines e incluso se ha registrado la muerte de alguno de estos mamíferos. Pero también hay cierta inquietud entre la comunidad científica porque este tipo de actividad “sin control” puede perturbar a las especies tanto de ballenas como de delfines.

Reportes del Ministerio de Ambiente dan cuenta de que entre junio y octubre, unas 2 mil ballenas llegan de Antártica a las cálidas aguas panameñas. Se trata de una migración que abarca unos 10 mil kilómetros.

El científico del Instituto de Investigaciones Tropicales Smithsonian Héctor Guzmán manifestó que actualmente están en Panamá las ballenas que llegan del hemisferio Sur, lo que atrae a una gran cantidad de turistas. “Como son especies migratorias hay que protegerlas para obtener un turismo sostenible en el país”, dijo.

Guzmán subrayó que si no se informa correctamente, los turistas no van a saber si los operarios de embarcaciones están cometiendo alguna infracción. “Tenemos conocimiento de embarcaciones que persiguen muy de cerca a las madres con crías y esta situación es por la falta de supervisión”, añadió.

A su vez, mencionó que el motor de las naves muy cerca de los cetáceos tiende a perturbarlos, razón por la cual se requiere la aplicación de las medidas de manejo por los operarios de turismo acuático.

Avistamiento de ballenas y delfines Expandir Imagen
Avistamiento de ballenas y delfines LA PRENSA/Daniel González

LAS PROHIBICIONES

La norma actual, que data de enero de 2007, establece que queda terminantemente prohibido cualquier contacto directo con cetáceos por medio del nado, buceo con snorkel, así como el acceso o acercamiento al hábitat de estas especies de mamíferos marinos mediante el uso de motos acuáticas, canoas, kayak y otras formas de desplazamiento.

También indica que la embarcación que realiza la actividad no debe acercarse a menos de 100 metros de delfines, ni a menos de 250 metros de ballenas.

“La actividad de avistamiento no podrá superar los 30 minutos con un mismo grupo de organismos, por lo que la embarcación deberá retirarse del área antes de este período. Si el avistamiento se produce sobre una madre con su cría (ballenato), este período de interacción se limitará a 15 minutos únicamente”, precisa la presente reglamentación.

No obstante, biólogos, científicos y autoridades actualizaron esta regulación, específicamente en lo que respecta a las sanciones.

Por ejemplo, se establecen sanciones o multas que podrían ir desde 10 hasta 50 veces el costo de una salida de avistamiento promediada en $100.

Además, hay estipulaciones que llevarán a la suspensión permanente de las actividades de avistamiento en todo el país, tanto para la embarcación como para el guía que esté dirigiendo la actividad al momento del incumplimiento.

Sobre este tema, el ministro de Ambiente, Emilio Sempris, indica que más que “desorden” la industria ecoturística está en crecimiento y es mejor que se haga de forma ordenada.

En cuanto a la actualización de la normativa informó que el próximo 2 de octubre estarían adoptando el nuevo protocolo de avistamiento que impone sanciones más estrictas.

Por su parte, Vicente Del Cid, gerente de Mercados Responsables de la Fundación Mar Viva, subrayó que están promoviendo las buenas prácticas de observación de cetáceos entre capitanes de embarcaciones en Montijo, Veraguas, y el golfo de Chiriquí. “Esta actividad está creciendo”, manifestó.

Además, señaló que los operadores de turismo también deben exigir a las embarcaciones que contratan a llevar a cabo la actividad de forma responsable.

En tanto, Víctor Díaz, uno de los dueños de embarcaciones que realizan avistamiento en Chiriquí, reconoció que hay mala práctica en algunas áreas, pero sugirió una mayor fiscalización para que eso no ocurra.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código