DERECHOS HUMANOS

Número de migrantes que llegan a Darién, en aumento

La crisis generada por la llegada de niños migrantes a la peligrosa y cruel selva de Darién se agudizó este mes. Entidades piden más apoyo.

Temas:

Cada vez llegan más niños a la zona fronteriza, procedentes de África, Asia y América. Cortesía Cada vez llegan más niños a la zona fronteriza, procedentes de África, Asia y América. Cortesía
Cada vez llegan más niños a la zona fronteriza, procedentes de África, Asia y América. Cortesía

La llegada de migrantes a la provincia de Darién está en aumento. El mes pasado, solo en Peñitas, en la comarca Emberá, se reportaba la presencia de 473 migrantes procedentes de África, Asia y América (Cuba y Haití), cifra que hasta el viernes 10 de mayo había aumentado a mil 12, más de la mitad.

Así lo confirmó la directora de la Defensoría del Pueblo en la provincia, Maribel Peña, quien indicó que la situación es inquietante con la llegada de la temporada lluviosa, ya que hay personas que mueren al querer cruzar el río Tupiza para llegar a Darién.

Añadió que en Peñitas tienen unos niños que perdieron a su madre justo al querer cruzar este río. Ahora, realizan investigaciones para dar con los familiares de los menores.

Niños que mueren por ‘sueño americano’

Darién es uno de los lugares con mayor biodiversidad del planeta; su espesa vegetación se ha convertido en la cortina propicia para el paso irregular de migrantes. Cortesía Expandir Imagen
Darién es uno de los lugares con mayor biodiversidad del planeta; su espesa vegetación se ha convertido en la cortina propicia para el paso irregular de migrantes. Cortesía

Los niños y adolescentes migrantes que caminan hacia el “sueño americano” atravesando el tapón de Darién, entre Colombia y Panamá, están viviendo una pesadilla. Es una ruta sin ley, cruel.

El escenario empeoró a finales de abril y principios de este mes con el comienzo de la temporada lluviosa.

Si de por sí la selva darienita, que se extiende 560 mil hectáreas, es casi intransitable en verano, estar allí cuando arrancan los intensos aguaceros es como coquetear con la muerte.

Ese riesgo lo asumió Gladis Pérez, quien salió hace más de dos meses de su natal Cuba en estado de gravidez, junto a su esposo, Yusnel Reyes. Dos jóvenes aventureros quienes se dirigieron primero a Trinidad y Tobago, para luego arribar a Venezuela y después a Colombia. Su destino final era Estados Unidos.

La cubana Gladis Pérez junto a su bebé, que llamó Darién Reyes Pérez. Cortesía Expandir Imagen
La cubana Gladis Pérez junto a su bebé, que llamó Darién Reyes Pérez. Cortesía

Pero, antes de seguir el viaje, debían caminar una semana por el tapón de Darién, un reto difícil si se toma en cuenta que el recorrido toma unos siete días y más por la condición de la mujer. La pareja, poco a poco, avanzó por varios días, pero los dolores comenzaron a apoderarse de Pérez.

Para suerte de la joven, llegaron a una aldea indígena en medio de la jungla, que forma parte de la comunidad de Canaan, en la comarca Emberá, y dos días después dio a luz a un niño. Allí fue atendida por las parteras, quienes tienen experiencia en estas urgencias.

A manera de gratitud, la pareja cubana nombró al bebé Darién Reyes Pérez, quien fue trasladado de ese lugar hacia el centro humanitario Peñitas por el Servicio Nacional de Fronteras (Senafront).

Peñitas es un albergue improvisado para migrantes, aunque muchos años atrás fue un granero del Instituto de Mercadeo Agropecuario al que llegaban los granos que se producían en toda la provincia de Darién.

Ahora, desde estas instalaciones, los padres de Darién solicitan el estatus de refugiados a la Oficina Nacional para la Atención de Refugiados (Onpar), ya que su hijo es panameño. Aún no reciben respuesta, debido a que se trata de un proceso largo y complejo.

La tragedia

En Peñitas también está Jeremy, un niño proveniente de Angola, junto a sus dos hermanos. Y pese a que están bien en estos momentos en el refugio, la hostil selva no tuvo piedad de su madre.

Como muchos, ellos salieron de África huyendo a la pobreza. En el caso de Angola, pese a la enorme riqueza petrolera de ese país y al pronóstico del Fondo Monetario Internacional (FMI) de crecimiento económico, casi dos tercios de los hogares rurales viven con menos de $1.75 diarios.

Además, Angola tiene uno de los índices de mortalidad infantil más altos del mundo: 20% de los menores muere antes de cumplir los cinco años.

Todos estos factores motivaron que Jeremy, acompañado de su madre y hermanos, tomara el riesgo de salir de su país hasta llegar al tapón de Darién. Hasta allí todo marchaba bien y solo quedaba el gran desafío de la selva. También el de las lluvias, que hacían más complicado y frío el trayecto.

Sin embargo, el solo pensar que su padre, quien había hecho el mismo recorrido, los esperaba en Estados Unidos para comenzar una nueva vida, los motivaba y daba fuerzas para continuar.

El grupo caminó por varios días y para llegar al centro de Darién primero tenían que cruzar el imponente río Tupiza, con el peligro añadido de que los aguaceros habían aumentado el caudal de este afluente.

Niños que mueren por ‘sueño americano’ Expandir Imagen
Niños que mueren por ‘sueño americano’

Los niños fueron auxiliados por otros migrantes en la selva y llevados al centro humanitario de Peñitas. Actualmente, la Secretaría Nacional de Niñez y Adolescencia (Senniaf) está llevando a cabo diligencias para ubicar al padre de los niños en Estados Unidos, así como a otros familiares en Angola.

La furia del Tupiza

A Peñitas también llegó este mes un padre de familia acompañado de su hijo de 10 años, quien contó que vivió un momento trágico mientras intentaba cruzar el río Tupiza junto a su esposa y otros tres hijos. Ellos venían del Congo, otro de los países más pobres de África.

El hombre narró que el poderoso cauce del Tupiza se llevó a su esposa y a otros tres hijos, y solo pudo salvarse junto a su pequeño infante, un hecho que también está en investigación por parte de las autoridades judiciales.

Todos estos relatos constan en informes levantados por la Defensoría del Pueblo en Darién, entidad que todas las semanas hace recorridos por los albergues para refugiados en esa zona.

Aunque los hechos todavía no están muy claros, lo que contó Jeremy y sus hermanos a las autoridades del Senafront y de la Defensoría del Pueblo en Darién es que mientras intentaban cruzar el caudaloso río su madre fue arrastrada por la fuerte corriente y no la volvieron a ver. Hasta el momento tampoco se ha podido recuperar el cuerpo de la mujer.

Niños y jóvenes se aventuran por días junto a sus familiares por la peligrosa selva entre Panamá y Colombia. Cortesía Expandir Imagen
Niños y jóvenes se aventuran por días junto a sus familiares por la peligrosa selva entre Panamá y Colombia. Cortesía

 

Otra entidad que sigue de cerca estos casos es la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (Senniaf), ya que, en gran medida, involucran a niños y adolescentes.

En lo que respecta a la Defensoría del Pueblo, su directora en Darién, Maribel Peña, subrayó que hasta el pasado 10 de mayo las estadísticas daban cuenta de que solo en el albergue de Peñitas había mil 12 migrantes de África, Asia y América, de los cuales poco más de 200 tienen niños que requieren alimentación, salud y agua.

Peña narró que en el caso del niño Darién recomendaron a sus padres trasladarse al albergue de Los Planes, en Gualaca, Chiriquí, debido a que Peñitas no tiene las condiciones necesarias para un recién nacido. “Estamos preocupados por este caso, ya que se trata de un niño de pocos días de nacido”, dijo.

En las últimas semanas, la Defensoría ha brindado apoyo con el traslado de niños migrantes que padecen de resfriados y diarreas a centros de salud de la provincia. “Nuestro vehículo se convierte por momentos en ambulancia, porque hay que garantizar el derecho a la salud de estos pequeños”, puntualizó.

Sobre la muerte de la mujer que venía de Angola y de los niños que venían del Congo, sostuvo que está lloviendo mucho en la provincia y los ríos están alcanzando niveles elevados, una situación que los torna “muy peligrosos”.

En la Defensoría han visto el tema de la migración como un asunto “muy especial”, que está tomando fuerza en Darién y que requiere una mayor presencia de otras entidades, como el Ministerio de Salud o el Ministerio de Desarrollo Social.

Por ejemplo, plantean que en Peñitas hace falta colchones, agua, asistencia médica y algunos alimentos, ya que ha aumentado la llegada de migrantes. Para tener una idea, el mes pasado solo en Peñitas se reportaba la presencia de 473 migrantes procedentes de África, Asia y América (Cuba y Haití), mientras que hasta el viernes pasado había mil 12, un aumento de más de la mitad.

“Estas personas llegan sin nada. Antes solo veíamos a adultos cruzando el tapón de Darién, ahora ya están llegando las familias completas; hasta los abuelos”, acotó.

Las diligencias

La directora de la Senniaf, Jazmín Cárdenas, ya fue informada sobre el caso de Jeremy y explicó que lo que cabe es realizar una investigación, porque ya están a órdenes de la Senniaf.

“El caso lo estamos evaluando, ya que no pueden ingresar por el momento a Estados Unidos. Igualmente, hay que probar el vínculo con el padre y si reúne las condiciones, porque, a veces, ellos también están ilegales en ese país”, explicó.

En estos momentos, la unidad de niñez del Senafront se encarga de cuidar a los infantes que llegan sin padres a Darién, mientras que la Senniaf realiza las evaluaciones y toma una decisión sobre el futuro de los niños o niñas sin familiares.

En lo que respecta al niño que nació en la selva, Cárdenas precisó que la entidad atiende el caso, pero la investigación de la solicitud de refugio que hicieron los padres depende de la Onpar.

Para Adolfo Membache, cacique de la comarca Emberá, la selva no es “juego”, porque hasta para ellos, como indígenas, se vuelve algo difícil pese a tener cientos de años de morar en Darién.

Los emberá, junto a los gunas han tenido que aprender a convivir con la llegada de los migrantes y brindarles alimento y auxilio en caso de emergencia.

Por ejemplo, en la aldea de Membache fue donde nació el pequeño Darién.

“Una de nuestras parteras lo atendió y luego de dos días fue trasladado hacia un centro de salud por agentes del Senafront. Es triste, porque también hemos conocido de casos de adultos y niños migrantes que mueren mientras recorren estas largas trochas”, detalló el dirigente comarcal, quien denunció que el único puesto de salud del lugar tiene años cerrado.

Afirmó que la migración está fuera de control en la provincia a través de rutas que él mismo define como “mortales”. Aunque también no deja de pensar en el “milagro” que representó el nacimiento del pequeño Darién.

Su conclusión deja una gran lección en materia de derechos humanos y también pistas del porqué lidera un pueblo entre las imponentes montañas de la frontera: “Los ayudamos porque hoy son ellos, pero mañana podríamos ser nosotros”.

 

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

19 May 2019

Primer premio

0 8 7 4

ADCA

Serie: 6 Folio: 15

2o premio

3604

3er premio

9131

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código