Obama a Castro: ‘No le tema a las voces disidentes’

El presidente de EU cerró ayer su visita a la isla con un mensaje de reconciliación con los cubanos y de defensa de los derechos humanos.

Temas:

Castro despidió a Obama en el aeropuerto. Castro despidió a Obama en el aeropuerto.

Castro despidió a Obama en el aeropuerto. Foto por: Nicholas Kamm

Dirigiéndose a Raúl Castro y teniendo entre el público a la plana mayor del Partido Comunista, Barack Obama le dijo que no debe tener miedo a escuchar las opiniones diferentes de su gente y que confía en que la isla siga jugando un papel importante en el continente, ahora como aliado de EU. Dirigiéndose a Raúl Castro y teniendo entre el público a la plana mayor del Partido Comunista, Barack Obama le dijo que no debe tener miedo a escuchar las opiniones diferentes de su gente y que confía en que la isla siga jugando un papel importante en el continente, ahora como aliado de EU.

Dirigiéndose a Raúl Castro y teniendo entre el público a la plana mayor del Partido Comunista, Barack Obama le dijo que no debe tener miedo a escuchar las opiniones diferentes de su gente y que confía en que la isla siga jugando un papel importante en el continente, ahora como aliado de EU.

Obama se reunió con miembros de la disidencia cubana en la sede de la embajada. Obama se reunió con miembros de la disidencia cubana en la sede de la embajada.

Obama se reunió con miembros de la disidencia cubana en la sede de la embajada. Foto por: Pablo Martínez Monsivais

El presidente de Estados Unidos (EU), Barack Obama, fue respetuoso pero directo al defender los valores de la democracia y el respeto de los derechos humanos en Cuba, y también lo fue al llamar a la juventud para que tome las riendas del futuro de la isla y promueva un cambio.

“Hay una evolución que se está llevando aquí en Cuba, un cambio generacional (...) estoy apelando a los jóvenes de Cuba que tienen que construir algo nuevo, elevarse, el futuro de Cuba tiene que estar en las manos del pueblo”, expresó.

Más contundente fue al dirigirse a su par, Raúl Castro, a quien le pidió no tener miedo a escuchar las voces de quienes piensan distinto en su país, al tiempo que defendió el derecho de los cubanos a escoger a sus gobernantes y a expresar lo que piensan sin temor a detenciones arbitrarias.

En una de las actividades más esperadas de la agenda, por la obligatoriedad de abordar en ella los aspectos más álgidos de la negociación, Obama tendió la mano a la reconciliación pero tiró la pelota a los isleños al decir que incluso si el embargo fuera levantado hoy, solo podrán alcanzar su desarrollo pleno haciendo cambios internos.

“La historia de EU y Cuba está llena de revolución y conflicto; lucha y sacrificio; retribución y, ahora, la reconciliación. Es tiempo, ahora, para dejar atrás el pasado... mirar hacia el futuro juntos... Y no va a ser fácil, y habrá contratiempos. Llevará tiempo. Pero mi tiempo aquí en Cuba renueva mi esperanza y mi confianza en lo que el pueblo cubano va a hacer”, concluyó.

‘Vine a dejar atrás últimos vestigios de la Guerra Fría’

En su tercer y último día de visita a Cuba, Barack Obama ofreció al pueblo de la isla y a sus autoridades –como presidente de Estados Unidos–“un saludo de paz”, reconociendo que, si bien sus gobiernos han sido adversarios durante décadas, en todo ese tiempo sus pueblos siguieron compartiendo su herencia común, sus valores, su nacionalismo, la música, la comida y el deporte nacional, la pelota.

“Vine aquí para dejar atrás los últimos vestigios de la Guerra Fría en las Américas. Vine aquí extendiendo la mano de la amistad al pueblo cubano. Quiero ser muy claro, las diferencias entre nuestros gobiernos son reales e importantes”, dijo.

Luego enumeró tres de ellas: Cuba tiene un sistema unipartidista y Estados Unidos (EU) una democracia multipartidista; Cuba tiene un modelo económico socialista y EU uno de mercado abierto; y Cuba ha hecho hincapié en el papel y los derechos del Estado, mientras que EU se fundó sobre los derechos del individuo.

En un evento televisado y que tuvo como escenario un teatro repleto, que varias veces lo interrumpió para aplaudir sus palabras, Obama defendió los valores de la democracia, gracias a los cuales, dijo, un afroamericano como él, hijo de una madre sola y con poco dinero, logró llegar al puesto más importante del país.

“Por supuesto que tenemos problemas en nuestro sistema de justicia, con el legado de esclavitud y segregación –remarcó Obama al reconocer dos de las falencias del sistema que Castro le ha señalado–, pero el hecho de que debatimos es lo que nos permite mejorar”. “No es fácil, pero la democracia es la forma para solucionarlos”, aseveró.

Y puso el ejemplo de las elecciones de su país, donde dos cubano-americanos del Partido Republicano hacen campaña contra el legado de un hombre negro que es presidente, mientras se argumenta que la mejor persona para vencer al candidato republicano es una mujer o un socialista democrático. “¿Quién hubiera creído esto en 1959? Esa es una medida de nuestro progreso como democracia”, apuntó.

El discurso del mandatario estadounidense estaba en la agenda como un encuentro con representantes de la sociedad civil cubana; sin embargo, también tuvo como espectadores al general del ejército Raúl Castro, presidente de los consejos de Estado y de Ministros; a Miguel Díaz-Canel Bermúdez, primer vicepresidente; a Esteban Lazo, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular; y otros funcionarios de gobierno.

La Agencia Cubana de Noticias también reportó la presencia entre el público de estudiantes de medicina estadounidenses, y destacó la asistencia de Patrick Leahy, a quien identificó como presidente emérito del Congreso de EU y actor fundamental en el proceso de acercamiento; de Nancy Pelosi, líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes del Congreso; y de Jeff Flake, senador republicano, parte de la coalición bipartidista de ocho senadores que viajó con Obama.

‘MEA CULPA’

Como lo ha hecho desde que anunció el inicio del proceso de normalización de relaciones con Cuba en diciembre de 2014, Obama reconoció ante el pueblo de la isla que la razón por la que ahora se impulsa el cambio es “simple”.

“Lo que estaba haciendo Estados Unidos no funcionaba. Tenemos que tener la valentía de reconocer la verdad, una política de aislamiento diseñada para la Guerra Fría no sirve en el siglo XXI (...) El embargo solo estaba haciendo daño al pueblo cubano, en vez de ayudarlo. Y yo siempre he creído en lo que Martin Luther King, Jr. llamó‘la feroz urgencia del ahora’, no hay que temer el cambio, debemos abrazarlo”, citó Obama, arrancando aplausos del público.

También aclaró que la política de normalizar relaciones no se refiere solo al gobierno, sino que están restableciendo relaciones con el pueblo cubano.

Volvió a echar mano de las historias de la gente. En esta ocasión, de isleños emprendedores que en los últimos años se han abierto a pequeños negocios que les han permitido sentirse orgullosos de lo que hacen, sin perder su identidad cubana. “Ahí es donde comienza la esperanza”, dijo.

Entonces llegó la hora de hablar de uno de los escollos más importantes del proceso: el embargo. “Es una carga obsoleta sobre el pueblo cubano... sobre los americanos que quieren trabajar aquí, venir aquí, invertir en Cuba, es momento de levantar el embargo”, dijo.

Su afirmación fue matizada de inmediato, al asegurar que aunque se levantara el bloqueo hoy los cubanos no alcanzarán su potencial sin hacer cambios en Cuba.

“Debería ser más fácil abrir una empresa aquí, la internet debería estar a disposición de todo el pueblo para que se comunique con todo el mundo (...) Les puedo decir como amigo que la prosperidad depende de la salud, del cuidado ambiental, pero también depende de un intercambio libre de ideas. Si no se puede acceder a diferentes puntos de vista, ustedes no van a poder alcanzar su potencial completo y a futuro los jóvenes van a perder la esperanza”, remarcó.

Reiteró lo dicho un día antes en la rueda de prensa con Castro: que EU no tiene la capacidad ni el interés de imponer cambios en Cuba, que no impondrán su sistema político y económico, porque saben que cada pueblo debe forjar su propio destino.

DERECHOS HUMANOS

Y aunque muchos eran escépticos con la posibilidad de que Obama puntualizara en público los temas de derechos humanos que asegura haber tratado en privado con el líder cubano, durante las tres reuniones bilaterales que han tenido en los últimos 15 meses, el discurso no dejó duda sobre la defensa de los derechos universales y el impulso que sus palabras buscaron dar a los jóvenes para decidirse a gestionar un futuro diferente, a elevarse.

“Como dijo Martí, ‘la libertad es el derecho de todo hombre a ser honesto, pensar y hablar sin hipocresía’. Así que déjenme decirles lo que yo creo... Creo que cada persona debe ser igual ante la ley... Creo que los ciudadanos deben tener la libertad de decir lo que piensan sin miedo para organizar y criticar a su gobierno, y para protestar pacíficamente, y que el Estado de derecho no debe incluir detenciones arbitrarias de personas que ejercen esos derechos. Creo que cada persona debe tener la libertad de practicar su religión en paz y en público. Y, sí, creo que los votantes deben ser capaces de elegir sus gobiernos en elecciones libres y democráticas. No todo el mundo está de acuerdo conmigo en esto. No todo el mundo está de acuerdo con el pueblo estadounidense sobre esto. Pero creo que los derechos humanos son universales. Creo que son los derechos del pueblo estadounidense, el pueblo de Cuba, y la gente de todo el mundo”.

Añadió que los ideales son el punto inicial de cualquier revolución y esas ideas tienen una expresión real en la democracia, no porque sea perfecta, sino porque le da a las personas la posibilidad de ser catalizadoras y mejorar la sociedad.

En ese momento, alzando la mirada hacia el sitio donde estaba Raúl Castro, le agradeció que estuviera en el recinto y le aseguró que su visita significa que no le tiene que tener miedo a una amenaza de EU. “Y teniendo en cuenta su compromiso con la soberanía de Cuba y la autodeterminación, también estoy seguro de que no tiene que temer las diferentes voces del pueblo cubano y su capacidad de hablar, y organizarse, y votar por sus líderes”.

El 44° presidente de Estados Unidos cerró sus actos públicos en la isla asistiendo junto a su familia, los cancilleres de ambos países y el líder cubano a un partido de béisbol en el Coloso del Cerro, donde 55 mil aficionados les esperaban.

Tras 72 horas de estancia en La Habana, Castro acompañó a Obama al Air Force One para despedirlo.

Fue una visita histórica, la primera en 88 años de un presidente estadounidense, enmarcada en el restablecimiento de vínculos diplomáticos, hecho que tuvo lugar el 20 de julio de 2015, tras 54 años de distanciamiento.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código