RESTABLECIMIENTO DE RELACIONES

Obama empieza gira en Cuba

El mandatario estadounidense llega en medio de críticas por la ausencia de cambios en la política de derechos humanos en la isla.

Temas:

Barack Obama visitó el monumento a Carlos Manuel de Céspedes, en la Plaza de Armas, en la ciudad de La Habana. Xinhua Barack Obama visitó el monumento a Carlos Manuel de Céspedes, en la Plaza de Armas, en la ciudad de La Habana. Xinhua
Barack Obama visitó el monumento a Carlos Manuel de Céspedes, en la Plaza de Armas, en la ciudad de La Habana. Xinhua

Barack Obama es el primer presidente estadounidense en pisar suelo cubano en 88 años, con el propósito de afianzar un proceso de normalización de relaciones que tiene detractores en Estados Unidos y en Cuba.

Raúl Castro no validó el gesto diplomático recibiendo al líder en el aeropuerto. El canciller cubano, Bruno Rodríguez, fue el funcionario de más alto rango en hacerse presente.

Obama llegó a la isla un día después de la visita del mandatario venezolano Nicolás Maduro, quien se reunió por dos horas con Fidel Castro y fue condecorado con la Orden José Martí.

Tras su arribo, Obama acudió a un encuentro con personal de la embajada, a quienes les dijo que era “maravilloso estar aquí” y que es una “histórica oportunidad para relacionarse con la gente de Cuba”. Luego, junto con su familia, hizo un recorrido por edificios históricos, mientras los isleños lo saludaban y le tomaban fotografías.

Berta Soler, líder de las Damas de Blanco, dijo que recibió una invitación para encontrarse junto con otros disidentes con Obama. “Yo le diría: ‘señor presidente, cuando se hace negocios ambas partes ponen condiciones y cuando se hacen negocios con un gobierno totalitario hay que poner condiciones”, remarcó.

Los eventos en los que participará Obama tendrán lugar en sitios del gobierno con una lista de invitados muy pequeña y controlada.

Obama sella acercamiento; disidencia pide libertades

“¿Qué bola Cuba? Apenas aterrizando y deseando conocer y conversar con la gente de Cuba”. Este es el coloquial tuit que envió el presidente estadounidense Barack Obama apenas el Air Force One aterrizó en el Aeropuerto Internacional José Martí, de La Habana, a las 4:22 p.m.

El presidente Raúl Castro no recibió a Obama. En su lugar estuvo el canciller Bruno Rodríguez y personal que ha negociado el acercamiento. Una pertinaz lluvia caía.

Se trata de la primera visita de un mandatario de Estados Unidos en 88 años, una que realiza en el último año de su segundo y último período y que según la organización Human Rights Watch (HRW) pone en juego su credibilidad política, ya que la situación de los derechos humanos prácticamente no ha cambiado desde diciembre de 2014, cuando Obama y Raúl Castro anunciaron el inicio del histórico proceso de normalización de relaciones.

Una postura similar a la de HRW mostró ayer el Comité Nacional Republicano, que, según reportes del diario Miami Herald, aseguró que el viaje es un “error histórico” y que Obama está rompiendo su promesa de que solo visitaría Cuba si mostraba progresos en materia de derechos humanos.

Obama llegó un día después de que el presidente venezolano, Nicolás Maduro, aliado de los Castro, efectuó una gira en la que firmó acuerdos, fue distinguido con la orden José Martí y tuvo sendas reuniones con los líderes cubanos. La de Fidel, dijo, de dos horas y media.

La crítica republicana coincidió con que horas antes de que Obama pisara suelo cubano, las autoridades policiales, apoyadas por una multitud de simpatizantes del gobierno, irrumpieron en la marcha que las Damas de Blanco –hay una cada domingo– realizaban en un barrio residencial.

La agencia de noticias Reuters reportó que las mujeres marcharon hacia una multitud que gritaba “Estas calles son de Fidel”, en referencia a Fidel Castro. Cuando los dos grupos se cruzaron, las Damas de Blanco arrojaron panfletos al aire y se sentaron, pero la Policía las subió a la fuerza a autobuses. La mayoría no opuso resistencia, pero otras patearon y gritaron mientras eran llevadas al interior de los vehículos. Mientras, sus adversarios golpeaban las ventanas, a lo que algunas respondieron haciendo una L de “libertad” con el pulgar y el dedo índice.

De hecho, represiones como esta y la restricción de libertades son parte de lo que 61 firmantes, entre ellos 45 organizaciones y activistas independientes, exigieron que cese como parte del “cambio geoestratégico” que tiene lugar y que aspiran a que “contribuya efectivamente al cambio democrático en Cuba”.

Se trata de una declaración divulgada un día antes de la llegada de Obama por el digital 14ymedio.com, en la cual plasman su aspiración de un cambio en el comportamiento de las autoridades sobre seis temas básicos: “El reconocimiento de la necesidad de un Estado social y democrático de derecho, y el avance hacia el disfrute de las libertades económicas, civiles y políticas”; “la ratificación inmediata por parte de la Asamblea Nacional, después de la firma por parte del Gobierno cubano en 2008, del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y del Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, y la adecuación del sistema nacional a sus postulados”; “el cese de la represión y el uso de la violencia física en contra de todos los activistas políticos y de derechos humanos que hacen uso legítimo de la acción cívica no violenta para expresar sus demandas”; “la liberación de todos los presos injustamente encarcelados, especialmente los prisioneros políticos y de conciencia, y de aquellos sometidos a licencia extrapenal”; “la derogación de la Ley 88, o Ley Mordaza, pensada para castigar a ciudadanos cubanos por supuesta colaboración con un país que viene normalizando, unilateral y constructivamente, sus relaciones con el Gobierno y la sociedad cubana” y “el establecimiento de un cronograma expedito y transparente para la devolución de todos los derechos ciudadanos a los cubanos emigrados”.

En días previos a su llegada, el mandatario estadounidense dijo que viajaba ahora y no en octubre para que no se vea la visita como una vacación; que lo que busca es hacer “irreversible” el llamado “deshielo”.

Josefina Vidal, directora para Estados Unidos de la Cancillería cubana, dijo a CNN en Español que la llegada de Obama representará un momento de impulso en el proceso hacia la normalización de relaciones, a fin de definir cuáles son los pasos a seguir.

Más noticias de Panorama

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código