Objeto de dudas

En eventos de afluencia masiva de personas, como los carnavales, la Policía Nacional ha usado el ‘pele police’ para detectar personas requeridas por la ley. Algunos abogados han cuestionado la constitucionalidad de su uso. LA PRENSA/Archivo. En eventos de afluencia masiva de personas, como los carnavales, la Policía Nacional ha usado el ‘pele police’ para detectar personas requeridas por la ley. Algunos abogados han cuestionado la constitucionalidad de su uso. LA PRENSA/Archivo.
En eventos de afluencia masiva de personas, como los carnavales, la Policía Nacional ha usado el ‘pele police’ para detectar personas requeridas por la ley. Algunos abogados han cuestionado la constitucionalidad de su uso. LA PRENSA/Archivo.

Fue en febrero de 2010, poco antes de los carnavales, que la Policía Nacional empezó a utilizar una novedosa herramienta para la detección de personas con cuentas pendientes con la justicia.

La empresa israelí de tecnología Pele Systems proveyó a las autoridades de un aparato similar a un teléfono celular, que se conectaría con las bases de datos del Órgano Judicial y el Ministerio Público, y que le permitiría a las patrullas móviles requerir a ciudadanos de a pie o que viajaran en vehículos la verificación de su situación judicial.

Pronto, el aparato recibió el nombre popular de pele police.

Desde sus inicios, el sistema causó polémica, por cuanto implicaba que al azar se podían establecer retenes, sobre todo en horas pico, y detener a personas que, según la información aportada por el aparato, estuvieran en deuda con la justicia.

De hecho, según abogados y activistas de derechos humanos, el aparato no estaba amparado bajo alguna ley o norma constitucional y parecía que su uso violaba derechos como el de la libre circulación y la presunción de inocencia.

Otro de los usos que tuvo la herramienta fue el de detectar personas con problemas ante las autoridades de Tránsito: boletas, infracciones, procesos pendientes, etc.

Para julio de ese año, se habían verificado los antecedentes penales de 456 mil 785 personas por medio del pele police.

De esta cantidad, 5 mil 62 eran requeridas por la justicia, ya sea porque mantenían orden de conducción (3 mil 435 personas), de captura (mil 258) o de citación (369), según informes de la Policía Nacional.

Un problema grave que saltaría a la luz muy pronto, era que la base de datos a la que tenía acceso el pele police estaba obsoleta. Lo que no fue obstáculo para que los policías detuvieran una cantidad indeterminada de ciudadanos que ya habían pagado sus cuentas con la ley, o peor, que nunca las tuvieron.

Ni siquiera los periodistas se salvaron.

José Otero, de La Prensa, Enrique Brathwhite, de Mi Diario, y Carlos Núñez, entre otros, fueron víctimas del pele police y estuvieron detenidos entre horas y días, según el caso, por información errónea o desactualizada.

Ricardo Vargas, el defensor del Pueblo de entonces, pidió la suspensión de su uso hasta tanto no se actualizaran las bases de datos utilizadas por la Dirección de Investigación Judicial. Su llamado fue en vano.

La entonces ministra de Gobierno Roxana Méndez alabó en su momento la eficacia de la herramienta en el tema de seguridad y dijo que el Gobierno estaba anuente a hacer “los ajustes” necesarios.

A raíz de un incidente ocurrido en la terminal de Albrook, donde un ciudadano se negó a someterse al pele police, un juzgado, el séptimo penal de circuito de Panamá, declaró en octubre de 2011 que era ilegal la utilización del verificador electrónico.

Según el juez, no había ninguna ley aprobada por la Asamblea que autorizara a la Policía Nacional a usar el pele police.

Sin embargo, la Policía Nacional reivindicó su uso e interpretó el fallo como de alcance limitado y no general.

En febrero de 2012, la Corte Suprema de Justicia admitió un recurso de amparo contra el pele police y los retenes, sin que ello implicara la suspensión del sistema.

Sin embargo, en mayo de 2013 se conoció que un recurso interpuesto un año antes había sido fallado de forma desfavorable en diciembre de 2012 por parte de la propia Corte.

El criterio, sin embargo, no fue unánime. Tres magistrados, Oydén Ortega, Jerónimo Mejía y el ex presidente de la Corte Harley Mitchell, salvaron su voto.

Mitchell, contrario a lo que la mayoría de sus colegas decidió, señaló que el sistema de verificación electrónica debía ser sometido a “revisión”.

“Existen suficientes razones para considerar que el nivel de perturbación sobre los derechos fundamentales de libertad, así como la honra de las personas que genera el uso no regulado a través de ley de la herramienta conocida como pele police, ameritaba un pronunciamiento contundente de este tribunal”, señaló entonces en el texto sobre su salvamento de voto.

A mediados del año pasado, el tema del pele police volvió a estar en el ojo público, esta vez a raíz de otro incidente con un periodista.

Enrique Watts fue detenido en Colón, tras ser verificado en el pele police por agentes en un retén. Una denuncia interpuesta en 1997 por calumnia, era la falta.

Watts denunció en su momento que su caso podía tener motivaciones políticas. Señaló que en fechas anteriores había pasado por varios retenes sin ser cuestionado ni detenido y que incluso había viajado al extranjero y que nunca le notificaron de una condena en su contra, como parecía ser el caso por el que se le señalaba.

También, en octubre del año pasado, el Colegio Nacional de Periodistas alertó sobre 48 comunicadores que aparecían en las bases de datos que verificaba el pele police y les instaba a poner en orden su situación judicial.

Muchos eran periodistas que se habían beneficiado de un indulto de la presidenta Mireya Moscoso en 2004, acto que después había sido declarado inconstitucional por la Corte Suprema de Justicia.

Entre tanto, el pele police ha seguido vigente y sin que se conozca de alguna reglamentación específica para su uso.

Alta tecnología para la seguridad

Según su información promocional, Pele System (http://pelesystem.com/ ) ha aportado soluciones informáticas de seguridad en 37 ciudades del mundo, durante los últimos 10 años. Se describe como “una empresa internacional” que aporta lo más novedoso de la tecnología israelí y la adapta “a la necesidad de sus clientes”. El pele police y el pele police-tránsito son dos productos diferenciados, según sus promotores, y ambos se utilizan en la actualidad en la República de Panamá.

El sistema se apoya en un centro de control, donde se “planifican y envían las tareas y misiones diarias a los agentes, posibilitando la alerta inmediata frente a casos de emergencia”. Y “unidades móviles inteligentes” dotadas de cámara fotográfica y grabador de voz. El pasado mes de octubre, la empresa presentó, a nivel local, nuevas herramientas, sobre todo para que los infractores tengan un acceso expedito a su historial de faltas.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código