CATOLICISMO

El papa santifica a Pablo VI y a Óscar Arnulfo Romero

Pablo VI fue el profeta de una Iglesia extrovertida que mira a los lejanos y cuida de los pobres, mientras que Romero ofrendó su vida por el Evangelio.

Temas:

Los retratos del papa Pablo VI (Der.) y el martirizado arzobispo salvadoreño Óscar Romero (Izq.) se exhiben en la Plaza de San Pedro en el Vaticano, durante la misa de canonización ayer domingo 14 de octubre. Los retratos del papa Pablo VI (Der.) y el martirizado arzobispo salvadoreño Óscar Romero (Izq.) se exhiben en la Plaza de San Pedro en el Vaticano, durante la misa de canonización ayer domingo 14 de octubre.
Los retratos del papa Pablo VI (Der.) y el martirizado arzobispo salvadoreño Óscar Romero (Izq.) se exhiben en la Plaza de San Pedro en el Vaticano, durante la misa de canonización ayer domingo 14 de octubre.

Todas las campanas de las iglesias de El Salvador redoblaron el domingo para recibir a su primer santo, San Romero de América, como muchos salvadoreños ahora llaman a monseñor Óscar Arnulfo Romero tras haber sido canonizado, en medio de una gran celebración nacional con peregrinaciones, vigilias y creyentes en las calles siguiendo la misa de canonización en directo desde el Vaticano.

Con una colorida vigilia, acompañada con cantos populares que cuentan el martirio de Romero, miles de feligreses salvadoreños y extranjeros celebraron la canonización en la capital. Más de 10 pantallas gigantes, colocadas en una plaza frente a la catedral de San Salvador, permitieron que los miles de devotos vivieran paso a paso la ceremonia en que monseñor Romero fue elevado a los altares por el papa Francisco en el Vaticano.

“Estoy gozosa, este es el día más feliz de mi vida, por fin monseñor Romero es declarado santo”, dijo a la AP María Tolentina Martínez, que junto a un grupo de amigos se ubicaron en una posición que les permitía ver y escuchar con claridad lo que ocurría en Roma. Por más de 10 horas no se movieron del lugar.

En Ciudad Barrios, un pequeño poblado en el oriente del país, donde nació Romero, la población se reunió en la plaza frente a la pequeña iglesia del lugar para ver en pantallas gigantes la ceremonia en Roma.

Romero, “la voz de los sin voz”, como lo llamaron por abogar por los más pobres e indefensos durante la represión impulsada por los militares en los años 70, fue asesinado por un francotirador mientras oficiaba misa en la capilla del hospital La Divina Providencia, el 24 de marzo de 1980, un día después de pedir a los militares en una homilía que cesara la represión.

El arzobispo salvadoreño fue beatificado en mayo de 2015 por la Iglesia católica en San Salvador en una emotiva ceremonia que elevó al sacerdote a la categoría de beato y mártir, 35 años después de que fuera asesinado.

En distintos puntos de El Salvador las personas siguieron con atención la ceremonia de canonización. Expandir Imagen
En distintos puntos de El Salvador las personas siguieron con atención la ceremonia de canonización. REUTERS

Llamado de atención

El papa Francisco elogió el domingo a los nuevos santos Pablo VI y el arzobispo salvadoreño Óscar Arnulfo Romero como profetas de una Iglesia que vela por los pobres.

Durante la ceremonia de canonización, el primer papa latinoamericano de la historia también advirtió sobre el “peligro de poseer riquezas”, diciendo que “el amor al dinero es la raíz de todos los problemas”.

“Vemos estos casos donde el dinero es lo más importante, no hay espacio para Dios ni para el hombre”, dijo.

Francisco dijo que Pablo, quien supervisó los concilios ecuménicos de la década de 1960 que modernizaron a la Iglesia católica, superó grandes malentendidos para “llegar a nuevas fronteras” para seguir el llamado de Cristo.

También elogió a Romero, quien fue asesinado a tiros por escuadrones de la muertes durante la guerra civil salvadoreña, diciendo que ofreció su vida para estar “cerca de los pobres y de su gente”.

El papa Francisco declaró al papa Pablo VI y al arzobispo Óscar Arnulfo Romero como santos, recitando en latín el rito de canonización al inicio de una misa en la Plaza de San Pedro.

Después de escuchar breves biografías de Pablo VI, Romero y otras cinco personas canonizadas el domingo, ante miles de personas, Francisco los declaró santos y “decretó que toda la Iglesia los debe venerar como tales”.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

17 Jul 2019

Primer premio

2 1 4 9

CADA

Serie: 12 Folio: 9

2o premio

6279

3er premio

6451

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código