presidencia de la República

El Palacio de las fiestas

Juristas y sociedad civil critican el uso de los salones de la Presidencia para sesiones fotográficas. Se violaría el ´Código Procesal Penal´.

Temas:

Carolina Martinelli Linares, en la silla presidencial rodeada de sus amigas. Tomado de Internet. Carolina Martinelli Linares, en la silla presidencial rodeada de sus amigas. Tomado de Internet.
Carolina Martinelli Linares, en la silla presidencial rodeada de sus amigas. Tomado de Internet.

El exsecretario privado del expresidente Ricardo Martinelli, Adolfo Chichi De Obarrio, señalado como una de las figuras del pasado gobierno que recibía coimas que se pedían en el Programa de Ayuda Nacional (PAN), no solo le hablaba al oído al exmandatario. También tuvo acceso a privilegios imposibles para otros ciudadanos.

De Obarrio logró que su esposa Yvette Vanessa Barsallo Fábrega se hiciera una sesión de fotografías matrimoniales en el salón Amarillo de la Presidencia de la República, recinto que de acuerdo a la propia Presidencia es el salón “más importante del Estado”.

Allí, por ejemplo, se encuentra la silla presidencial, se firman los decretos ley, las designaciones de funcionarios, entre otros.

Tiene los retratos de 41 gobernadores de Panamá y de los miembros de la Junta Provisional de Gobierno, incluido el primer Presidente. Su mobiliario es de estilo francés del siglo XVIII.

En fotos desplegadas en internet, Barsallo Fábrega se exhibe en el solemne salón posando un vestido blanco de novia.

Recientemente, un denunciante anónimo dijo en Telemetro que Chichi De Obarrio era la figura que recibía coimas que se gestionaban desde el PAN, en ese momento a cargo de Rafael Guardia Jaén, quien se encuentra detenido por la presunta comisión de los delitos de peculado y contra la administración pública.

Explicó que las coimas se enviaban a la Presidencia de la República, específicamente a la oficina de Chichi De Obarrio. Este a su vez, se encargaba de recibir el efectivo y de repartirlo, incluyendo lo que le correspondía a Guardia Jaén, relató el denunciante.

En ese mismo lugar otra novia aparece posando en la silla principal. Se trata de María Elena Virzi, cuyo novio, Andrés Calvo, divulgó la fotografía a través de su cuenta de Facebook.

CUMPLEAÑOS

En la presidencia se celebró el cumpleaños de Carolina Martinelli Linares, hija menor del expresidente Ricardo Martinelli. La fiesta se organizó en mayo de 2013.

Ese día, la familia Martinelli Linares en pleno se fotografió en el salón Amarillo del Palacio de las Garzas. Los invitados a la recepción se tomaron fotos en Palacio. La cumpleañera aprovechó el momento para sentarse en la silla presidencial rodeada de sus amistades.

Juristas consultados aseguran que actualmente no existe una norma explícita que sancione o prohíba el uso de los espacios de los diferentes edificios de los órganos del Estado.

Sin embargo, consideran que la Presidencia de la República debe respetarse: es el lugar de trabajo del primer mandatario.

Manifiestan que se desconoce si en pasadas administraciones los presidentes de turno utilizaron el Palacio de las Garzas en pro de familiares y amigos.

´ABUSO DE PODER´

La historiadora Ana Elena Porras, por ejemplo, considera que usar las habitaciones del Palacio de las Garzas para sesiones de fotos constituye “un abuso”.

Dice que estos actos son ajenos a las funciones que se desempeñan dentro de esa sede. “Hubo un exceso y abuso de poder”, asegura.

Al igual que Porras, Roberto Troncoso, del Foro Ciudadano, considera que la Presidencia debe ser respetada por ser un sitio histórico y por albergar la silla presidencial.

Recordó que hay espacios para realizar fiestas y sesiones fotográficas para bodas. “Se debe respetar la majestad de la Presidencia ... lo que se hizo no fue lo más adecuado... Debe existir más respeto” , añadió.

Rubén Elías Rodríguez, expresidente del Colegio Nacional de Abogados, fue más allá, porque considera que en una norma general la actuación del exsecretario de Martinelli y del propio exmandatario puede castigarse. Citó el artículo 341 del Código Penal que castiga el uso de bienes del Estado para fines distintos al que se destinó.

La disposición dice textualmente que “El servidor público que, para fines ajenos al servicio, use en beneficio propio o ajeno, o permita que otro use dinero, valores o bienes que estén bajo su cargo por razón de sus funciones o que se hallen bajo su guarda será sancionado con prisión de uno a tres años, o su equivalente en días-multa o arresto de fines de semana. La misma pena se aplicará al servidor público que utilice trabajos o servicios oficiales en su beneficio o permita que otra lo haga”.

En ese sentido, pidió una investigación a las autoridades competentes para dar con la persona que autorizó el uso de la sede para estos fines.

El exsecretario general de la Procuraduría de la Nación Rigoberto González manifestó que más que un delito o una conducta contra la administración “es un poco importa con la imagen de la Presidencia”.

“Se nota el poco respeto que se tenía por la majestad del cargo que ocupaba el señor [Ricardo] Martinelli”, agregó.

Añadió que no solo faltaron a la administración pública el funcionario y el presidente, sino también el ministro de la Presidencia en ese momento.

La actuación del exmandatario fue criticada por Elia de Tulipano, del Foro de Mujeres Políticas, quien señaló que en la pasada administración no se respetó nada, “menos la Presidencia”.

Indicó que espera que en el gobierno de Juan Carlos Varela no se den situaciones como estas.

PARA ENTRAR A PRESIDENCIA´

Este medio consultó al Departamento de Guía de la Presidencia de la República para saber cuáles son los requisitos para que un ciudadano cualquiera pueda hacer una gira por los lugares del Palacio de las Garzas, donde se hicieron una sesión de fotos la hija de Martinelli y la esposa de De Obarrio.

Informaron que primero se debe enviar un correo a la jefa de guía del despacho de la Primera Dama.

En la nota, indicó, debe ponerse el nombre de los asistentes y el número de su identificación personal, sea cédula o pasaporte. Una vez enviada la nota, la entidad fija la fecha y la hora para la visita.

En lo que concierne a la posibilidad de realizar sesiones de fotografías, informaron que no tenían conocimiento “de que eso se podía hacer en la Presidencia”.

“Antes esto lo canalizaba el Departamento de Prensa; debe enviar la carta allá, acá solo hacemos giras al Palacio...”, manifestó la mujer que contestó la llamada.

´LA SILLA SE RESPETA´

La guía explicó que los visitantes pueden tomar fotografías en el transcurso de la gira, pero no en la silla del Presidente. “Nosotros no permitimos que las visitas se sienten en la silla”, señaló.

–¿Por qué no me puedo sentar en la silla presidencial?, le consultó este diario.

Su respuesta fue: “no, eso está prohibido. Nosotras, las guías, no permitimos que nadie se siente en la silla, es una silla de respeto, es la silla del Presidente de la República”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CENTRO DE CONEXIONES AÉREAS DE TOCUMEN China, un reto para el turismo panameño

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código