RESERVAS NATURALES Y MONUMENTOS HISTÓRICOS

Panamá rinde cuentas a medias de sitios a Unesco

El país tenía hasta el 1 de febrero para enviar al Comité de Patrimonio Mundial de Unesco los informes sobre sus cinco sitios con valor universal.

El 1 de febrero fue la fecha tope para que tanto funcionarios de la Autoridad Nacional del Ambiente (Anam) como del Instituto Nacional de Cultura (Inac) presentaran informes a la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés) sobre la condición de los sitios que son patrimonio mundial.

Se trata de los parques naturales Darién, Coiba y el Parque Internacional La Amistad (PILA). También están los conjuntos monumentales Panamá Viejo-Casco Antiguo y Portobelo-San Lorenzo, en Colón.

Cada uno de estos sitios tiene problemas característicos que inquietan a los expertos del Comité de Patrimonio Mundial de Unesco. De hecho, ese organismo internacional elaboró un diagnóstico de cada uno de esos patrimonios, con posibles soluciones a las situaciones que atraviesan.

En ese sentido, organizaciones culturales y ambientales consideran que las entidades no han puesto en práctica las recomendaciones y denuncian además que los informes que se envían a París, Francia, la sede del Comité de Unesco, no contienen los datos específicos sobre su verdadera condición.

Las autoridades panameñas no permitieron a este medio conocer el contenido de esos informes pese a que se le solicitó varias veces. Lo que sí es público es la visión de Unesco de cada uno de esos patrimonios.

SITIOS NATURALES

Por ejemplo, en lo que se refiere al PILA, el principal malestar está en la construcción de hidroeléctricas y la deforestación de la zona. Esa reserva está entre Panamá y Costa Rica, y ha perdido varias hectáreas de bosque.

Para esta reserva, el organismo internacional solicitó, al igual que para Coiba, una visita de monitoreo por parte del Comité de Patrimonio Mundial a fin de determinar el estado de conservación del sitio, así como la presentación del informe el 1 de febrero de 2014 sobre los progresos alcanzados en la conservación de la reserva.

La situación en el PILA es crítica, ya que, según cifras extraoficiales, se deforestan mil hectáreas al año. Ese parque natural tiene 207 mil hectáreas y solo recibe un apoyo anual de $40 mil.

Además, hasta el momento no se ha llevado a cabo la misión de monitoreo que se recomendó.

Caso contrario sucedió con Coiba, en el que también se sugirió una misión de monitoreo que se realizó a finales de enero, justo antes de que Anam tuviera que mandar el informe de estado de conservación de esa área.

Para Unesco, Panamá debe concluir “urgentemente” el Plan de Gestión de la Zona Especial de Protección Marina y comenzar su implementación.

Por Unesco la coordinadora del Programa Mundial de Patrimonio Marino, Fanny Douvere, informó en la inspección que trataron cuatro temas: la remoción del ganado del área protegida, la presencia de la base aeronaval, la implementación del plan de manejo y mejoras en la regulación de la pesca en la zona especial.

No obstante, Douvere dejó un mensaje a las autoridades panameñas antes de partir a Francia: “Prestar atención especial a estos cuatro puntos, así como a evitar la introducción de especies a través de la base aeronaval y que se regule la pesca en la zona”.

Según el diagnóstico de Unesco, el más abandonado de todos los patrimonios naturales con valor universal es el parque nacional Darién.

Precisamente, una de las exigencia de ese organismo internacional es la actualización del plan de manejo de este parque, pero por falta de recursos Anam no ha desarrollado esa tarea. A raíz de ello, este año decidió extender la vigencia del plan de manejo de esa área natural que data de 2004.

En el caso de Darién, sostiene Unesco que la ganadería, la producción agrícola, la tala de árboles como el cocobolo, entre otras actividades, deben estar consideradas en estos planes de manejo antes de que causen más daño y pongan en peligro esta reserva mundial con una extensión de 560 mil hectáreas, lo que representa casi un 33.6% de la superficie total de la provincia.

Harley Mitchell, exdirector de legal de Anam, considera que las autoridades que tienen que ver con este tema han “fallado” en los últimos años y no han tomado en cuenta las sugerencias de Unesco. “Darién no tiene informes favorables y hay problemas de titulación de tierras de manera fraudulenta. Y en el PILA la tala indiscriminada no se controla”, acotó.

Para Mitchell, el Gobierno debe recapacitar sobre cumplir con los compromisos adquiridos con la Unesco, pues así se beneficia el país y estos sitios naturales e históricos.

Por su parte, el ambientalista Félix Wing plantea que hay dos problemas: la falta de recursos para elaborar los informes y el contenido de los mismos que no contemplan datos objetivos. “Si a eso le agregamos que se posponen las visitas técnicas de Unesco hay un serio problema. Este gobierno quiere ocultar información”, dijo.

El activista sostiene que no se le ha dado la seriedad que merecen los informes que deben presentarse a Unesco todos los años, a pesar de que con esos documentos se pueden trazar hojas de ruta para brindar el real cuidado que se merecen.

SITIOS HISTÓRICOS

El Comité de Unesco considera que el conjunto monumental Portobelo-San Lorenzo, en Colón, debe seguir en la lista de patrimonios en peligro, de la cual forma parte desde 2012.

“Un plan de emergencia integral aún no ha sido desarrollado para hacerle frente al mal estado de conservación del bien”, detallan los expertos del Comité.

A raíz de todo esto, Unesco plantea que es conveniente una misión de asesoramiento que ayude al Estado parte a proporcionar directrices sobre el sitio y que colabore en la elaboración de un plan de emergencia integral de conservación lo antes posible.

La visita aún no llega a Panamá y el Inac no destina los fondos para que el sitio salga de una vez por todas de la lista de sitios en peligro.

Mientras que en el caso del Casco Antiguo, pide a las autoridades presentar el 1 de febrero de 2015 una “modificación significativa de los límites” del Casco Antiguo que permita justificar una revisión del valor universal excepcional del bien, tras la construcción del viaducto.

Ana Elena Porras, exdirectora del Inac, señaló que hay poco interés de las entidades en mostrar la información verdadera en los informes de estado de conservación, ya que no les conviene mostrar la realidad de proyectos como la cinta costera tres. “Varias de las cosas que muestran a la Unesco contrastan con la realidad de lo que ocurre”, agregó.

Porras recomendó tanto a Anam como al Inac aceptar las recomendaciones del comité y ejecutarlas con el fin de dejar a las generaciones futuras un buen legado natural y cultural.

Se solicitó datos sobre los informes tanto a Anam como a Inac, pero no hubo respuesta sobre el tema.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

PRD PIDE INVESTIGACIÓN Varela dice que es víctima de un ataque político

El mandatario planteó que a veces le gustaría ser candidato o un ciudadano más para poder defender su verdad y su historia de vida pública.
LA PRENSA/Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

10 Dic 2017

Primer premio

1 7 9 9

CAAB

Serie: 10 Folio: 14

2o premio

6088

3er premio

4097

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código