Un Panamá lejos de las obras

Mientras en las calles el gobierno inaugura obras, Apede en su conferencia anual reflexiona sobre democracia, corrupción y la poca transparencia.

Temas:

De Izq. a Der. Fernando Berguido, Carlos Gasnell y Robert Klitgaard hablan de transparencia, rendición de cuentas y corrupción. La moderadora fue Victoria Figge, expresidenta de Apede. LA PRENSA/David Mesa. De Izq. a Der. Fernando Berguido, Carlos Gasnell y Robert Klitgaard hablan de transparencia, rendición de cuentas y corrupción. La moderadora fue Victoria Figge, expresidenta de Apede. LA PRENSA/David Mesa.
De Izq. a Der. Fernando Berguido, Carlos Gasnell y Robert Klitgaard hablan de transparencia, rendición de cuentas y corrupción. La moderadora fue Victoria Figge, expresidenta de Apede. LA PRENSA/David Mesa.

Una justicia endeble, contrataciones directas con sobrecostos, deterioro de la democracia, clientelismo político, violación a la Constitución, desconfianza en las entidades políticas, la amplia brecha entre ricos y pobres.

Con este repertorio de temas sobre la mesa empezó ayer la primera jornada de la Conferencia Anual de Ejecutivos (CADE 2014), en la que participaron empresarios y representantes de organizaciones de la sociedad civil organizada.

Doce expositores invitados, cuatro de ellos internacionales, expusieron sobre institucionalidad y democracia, a tres semanas de las elecciones generales marcadas por el gasto millonario en publicidad, denuncias de supuesto uso de recursos estatales y campañas sucias.

Fernando Berguido, expresidente de la Corporación La Prensa y miembro de la junta directiva de este diario, uno de los expositores, instó a los gremios empresariales a empezar una cruzada contra la corrupción. “Nos hemos quedado callados... Perdimos el norte, en parte por ese capitalismo de amigos tan arraigado en Panamá. Y en otra por los silencios de la sociedad, cómoda por las bonanzas pasajeras”, sostuvo.

Aseguró que el “silencio y la apatía nos ha hecho cómplices” de la evolución en el proceso que alimentó la corrupción en los últimos años. En muchos casos, dijo, algunos prefieren mirar para otro lado, por sostener un vínculo de amistad con los que están de turno en el poder. A su juicio la corrupción en el país solo tiene dos caminos: empeorar o que la clase dirigente no política lidere cambios.

Berguido recordó lo que pensaba Winston Robles, exdirector de La Prensa, sobre la principal función de la Constitución: representa la mejor herramienta para limitar el poder de los gobernantes.

Dijo que en el ocaso del régimen militar la sociedad encaró por primera vez la realidad de que el bienestar económico no es sostenible cuando está asentada sobre un sistema político enfermo.

Durante su exposición explicó que esta administración, dirigida por Ricardo Martinelli, ha destinado al menos 14 mil millones de dólares en obras públicas, muchas de ellas con sobrecostos. Mencionó, por ejemplo, la construcción del Metro de Panamá, uno de los proyectos bandera de Martinelli. Y de inmediato dio ejemplo de cómo con las adendas a este proyecto, que se estima son por más de 300 millones de dólares, se podrían construir otras obras.

“Se puede hacer un Hospital del Niño en la ciudad, y en cada una de las capitales de las provincias”, sostuvo.

Sobre la cinta costera tres, dijo que este es “el segundo icono más grande de la corrupción” después del Metro durante esta gestión.

Pero luego manifestó que tenía que reconocer que Ricardo Martinelli no inventó la corrupción, ni fue el primero en tender el manto de la impunidad ni fue el novato en la destrucción de la institucionalidad ni tampoco el pionero en minar los principios de transparencia y rendición de cuentas.

“Todo ha sido un proceso lento que se inició recién salimos de la dictadura”, agregó. En 34 años de democracia, añadió, no ha habido ninguna condena por peculado en casos de alto perfil.

DEMOCRACIA

Tres expositores se encargaron de analizar y discutir el tema “Desafíos de la democracia en América Latina y Panamá ¿Está perdiendo credibilidad?”. Orlando Pérez, docente de ciencias políticas de la Universidad de Michigan, desmenuzó la encuesta Barómetro de las Américas aplicada en 26 países, incluyendo Estados Unidos, Canadá y el Caribe.

“La brecha de ricos y pobres es muy amplia”, dijo .

Los resultados de la encuesta aplicada en 2012 indican que, por ejemplo, los hombres ganan más que las mujeres en la mayoría de las países.

CANDIDATOS HOMOSEXUALES

Un tema espinoso fue incluido en la encuesta. Pérez contó que a los entrevistados se les consultó si respaldarían que un homosexual se presente como candidato a un cargo público. La mayoría contestó que no apoyaba este tipo de candidatura, salvo en Estados Unidos, Canadá y Uruguay, donde más del 70% dijo que sí. En Panamá, solo el 27.7% respondió que estaría de acuerdo.

“Hay una buena noticia”, dijo Pérez, sobre otro aspecto de la encuesta. Algunos de los asistentes de la conferencia dejaron de ver la pantalla de sus celulares para conocer el anuncio. Explicó entonces que de acuerdo al Barómetro, Panamá ha tenido en las últimas elecciones una buena participación electoral, que ronda el 70%.

Tras su disertación, le correspondió el turno al politólogo Harry Brown, quien habló sobre desarrollo económico e institucionalidad. Brown dijo que en Panamá sí existe la democracia, aunque advirtió que no quiere decir que no esté amenazada.

Dijo que si bien el país vive en democracia, el índice de desarrollo señala que ha ido en franco deterioro. Mencionó amenazas como la poca rendición de cuentas y la falta de confianza de las instituciones. Aseguró que “los panameños no viven mejor” pese al crecimiento económico.

En esta primera jornada también participó como panelista el constitucionalista Jorge Giannareas, quien habló sobre la democracia, el desarrollo y los niños.

“Se construye democracia empezando a actuar democráticamente: tolerancia con el disidente, participación, transparencia”, dijo.

Se refirió a que es importante que el gobierno entienda que es limitado, porque si empieza a actuar como todopoderoso, la democracia sufre. Advirtió que no se puede seguir hablando de democracia y desarrollo como si fueran dos temas diferentes. “No hay evidencia de un país que haya logrado desarrollarse a costa de la democracia”, añadió.

CONTRATACIONES DIRECTAS

En su turno, Carlos Gasnell, vicepresidente ejecutivo de la Fundación para el Desarrollo de la Libertad Ciudadana, capítulo panameño de Transparencia Internacional, dijo que ha habido un abuso en el proceso de contrataciones públicas.

Solo de 2006 a la fecha se han realizado 18 mil contrataciones directas, denominadas por este gobierno como “procedimiento de excepción de contratación”.

Si bien este sistema no se puede satanizar, es una “oportunidad para la corrupción”, agregó. También hizo hincapié en el “círculo vicioso de la corrupción” que implica desde las donaciones sin topes a las campañas políticas hasta la presa controlada y la presión a la independiente.

En tanto, Robert Klitgaard, economista y docente universitario, se refirió a que la corrupción es un “crimen de cálculo, no de pasión”, por lo que obedece a un análisis para sacar ganancia.

Mostró algunos resultados de análisis y encuestas realizadas por organismos internacionales sobre la percepción de este flagelo.

Dijo que la revolución tecnológica y de la información ayuda a controlar la corrupción con supervisión a funcionarios. Además, facilita las denuncias de irregularidades.

Luego continuaron Peter Hakim, físico y especialista en asuntos públicos e internacionales, quien habló de los éxitos y fracasos en América Latina; Roberto Brenes, expresidente de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresas (Apede), quien se refirió al “atlas del deterioro institucional, y Marcos Fernández, economista, quien expuso sobre la globalización de las instituciones económicas y su impacto en Panamá.

El último bloque de panelistas estuvo integrado por Bernardo Klisberg, economista; María Eugenia Mitchelstein, comunicadora social, y Roberto Salas, quienes disertaron sobre el rol de la sociedad civil y los medios.

Mitchelstein estima que es necesario que los medios vigilen a los poderosos.

 ´En Panamá no existe separación de poderes´

“Es evidente y notorio que en Panamá no existe la debida separación de los poderes del Estado, lo que impide que hayan los necesarios pesos y contrapesos y la fiscalización adecuada que prevé nuestra Constitución”, resaltó Fernando Aramburú Porras, presidente de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa (Apede), en la inauguración de la Conferencia Anual de Ejecutivos 2014 (CADE), que este año hace hincapié en democracia y desarrollo.

“Queremos promover una mayor conciencia sobre el significado y la importancia de la institucionalidad; fortalecer los contrapesos en la gestión pública, una mayor transparencia y una cultura de rendición de cuentas, así como robustecer e independizar los organismos fiscalizadores para disminuir y combatir la corrupción”, expresó Aramburú Porras en su discurso.

El presidente de Apede recalcó la necesidad de fortalecer el Estado de derecho, para que permita seguir perfeccionando el desarrollo del país, teniendo en cuenta que a pesar de sus bondades –más empleo y mejoras materiales a un grupo de la población– ha mostrado debilidades y resquebrajamientos.

“Para nadie es extraño que se ha constituido en una costumbre cambiar los procedimientos y las leyes a las necesidades políticas inmediatas del gobierno de turno, olvidándose que los países que han alcanzado un real nivel de desarrollo, lo lograron porque respetaron y fortalecieron sus instituciones”, añadió.

El papel del Tribunal Electoral, organismo encargado de hacer velar las reglas para las elecciones del 4 de mayo de 2014, también estuvo en la agenda del presidente de Apede.

“Nos atrevemos a asegurar que las pocas instituciones que han podido mantener su blindaje hasta ahora son la Autoridad del Canal de Panamá y el Tribunal Electoral, aunque esta última ya ha sido objeto de ataques y denuncias en su contra y de su presidente, las que causan malestar y preocupación en la mayoría, por ser esta una entidad que se ha ganado el respeto de los panameños y la comunidad internacional, por su comportamiento transparente y efectivo en los últimos cuatro torneos electorales”.

Eduardo Mendoza

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código