planes de contingencia

Panamá, vulnerable al ébola

La presencia del virus en países como España y Estados Unidos aumenta los riesgos en Panamá. El Minsa revela cómo actuar en un eventual caso.
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/05/0_20141205eTAAt2.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/05/0_20141205eTAAt2.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/05/0_20141205eTAAt2.jpg

La presencia del ébola en Estados Unidos obligó a las autoridades sanitarias de Panamá a activar los mecanismos de seguridad para enfrentar la eventual llegada del virus.

El jefe de bioseguridad del Ministerio de Salud (Minsa), Carlos Gálvez, destacó que preparan a funcionarios de esa entidad, así como a los de la Caja de Seguro Social (CSS) y otras instituciones privadas de salud por si se registra un caso en Panamá.

Gálvez indicó que luego de los casos de enfermos que se presentaron en Estados Unidos, la Organización Panamericana de la Salud advirtió que es solo cuestión de tiempo para que el virus se disemine en el resto del continente.

En ese sentido, los preparativos para atender a una persona con ébola –enfermedad para la cual todavía no se tiene vacuna ni tratamiento específico– comenzaron en el país en el mes de agosto pasado, debido a que la amenaza siempre estuvo latente.

De hecho, el director del Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud, Néstor Sosa, ha explicado que aunque África parece estar muy lejos, en 18 horas de vuelo un viajero infectado puede ingresar a suelo panameño procedente de Sierra Leona, una de las cuatro regiones del continente africano afectadas con la enfermedad.

Ayer las autoridades del Minsa plantearon que las prioridades continentales cambiaron porque la enfermedad no solo está en África, sino en América. Por ejemplo, recordaron que en las últimas 24 horas se descartaron casos sospechosos del virus en Brasil, Chile y Perú.

PREPARACIÓN FINAL

Como parte de los planes de contingencia, Gálvez detalló que el Minsa habilitó provisionalmente una sala en el Hospital Santo Tomás para atender los casos sospechosos y confirmados que ingresen al país.

Esta sala sería transitoria, ya que tanto el Minsa como la CSS tomaron la decisión de que en el Hospital Regional Docente de 24 de Diciembre funcionará la sala permanente de personas infectadas o sospechosas.

La misma tendrá una entrada y una salida independiente del centro hospitalario y deberá estar habilitada en las próximas 48 horas. Paralelamente se prepara a un centenar de profesionales para atender cualquier caso de este tipo.

A estas personas hoy les entregarán un traje impermeable, resistente a la salpicadura de cualquier fluido corporal de los pacientes infectados. Dicha vestimenta incluye máscara protectora de la cara y las vías respiratorias, así como doble guante.

Hay que tener presente que en Estados Unidos la enfermera que se contagió llevaba el traje de protección requerido, con bata, guantes y máscara. El caso apunta a la necesidad de cumplir estrictamente los protocolos, especialmente a la hora de quitarse el traje.

Según las autoridades, se activó un estricto sistema de supervisión y monitoreo para que los funcionarios cumplan con el protocolo de atención si se diera un caso sospechoso.

Además adquirirán dos cámaras portátiles de aislamiento para trasladar allí a los posibles afectados con la enfermedad, las cuales deberán estar en el país en los próximos 30 días. Así quedó establecido en el cronograma de trabajo que establecieron las entidades.

De darse un caso, al paciente se le colocará un vestido de protección igual al que utilizarán los funcionarios para evitar el contagio.

MÁS MEDIDAS

Otra medida de bioseguridad guarda relación con la desinfección de todo el material que se usará para atender a estos pacientes. Para tal fin, el Gobierno ya contrató a una empresa que se encargará de hacer la cremación, mientras el Minsa adquiere su propio incinerador y lo instala en el hospital de 24 de Diciembre.

También se contrataron los servicios de una empresa que se encargará de hacer la desinfección en el lugar (habitación o residencia) donde se haya hospedado un paciente sospechoso o confirmado de ébola.

Mientras que en el Aeropuerto Internacional de Tocumen se colocó un aparato para detectar la temperatura corporal de los viajeros que vengan de países en riesgo.

Igualmente, el Minsa preparará una campaña para que la población conozca sobre la enfermedad y sus efectos en la salud de las personas.

Incluso, Carlos Gálvez indicó que las personas que mueran a causa de la enfermedad no serán enterradas, sino cremadas y los oficios religiosos serán cortos.

sugieren un SIMULACRO

Por otra parte, la Sociedad Panameña de Salud Pública mostró sus dudas con relación a la preparación que anuncia el Minsa, ya que se trata de “teoría” y no de “práctica”.

El presidente de esta organización, Rigoberto Centeno, recomendó a las autoridades de Salud llevar a cabo un simulacro para verificar que los planes funcionen como se tiene previsto.

Centeno considera que las autoridades deben elaborar planes más abarcadores por si se presenta un brote de la enfermedad. Sin embargo, reconoció que ningún país se prepara totalmente para un evento con estas características y dimensiones.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código