MENSAJE

El Papa contra la ´diosa coima´

El Pontífice criticó duramente a los funcionarios que llevan dinero sucio a sus casas para darle confort a su familia, que entonces termina salpicada de la corrupción.
El Papa ha advertido con toda claridad que ‘la corrupción empieza con un pequeño sobre. ¡pero es como la droga!’, y se convierte en vicio. Archivo. El Papa ha advertido con toda claridad que ‘la corrupción empieza con un pequeño sobre. ¡pero es como la droga!’, y se convierte en vicio. Archivo.
El Papa ha advertido con toda claridad que ‘la corrupción empieza con un pequeño sobre. ¡pero es como la droga!’, y se convierte en vicio. Archivo.

“La corrupción no es un acto, sino un estado personal y social en el que uno se acostumbra a vivir”. Esta reflexión la escribió el papa Francisco cuando era cardenal de Buenos Aires.

Jorge Mario Bergoglio reconocía en la corrupción uno de los males que más daño hacían al mundo moderno. Por eso, en cuanto fue elegido Papa se determinó a impulsar la trasparencia, empezando a limpiar su propia casa: el Vaticano

En menos de un año de Pontificado, Francisco ha asumido personalmente la reforma del Banco Vaticano, creando una comisión investigadora que le informa directamente a él, y que puede interrogar a todos los altos cargos y los funcionarios de la Curia Vaticana.

Limpieza por casa

A través de un motu proprio creó un nuevo estatuto de la Autoridad de Información Financiera Vaticana (AIF), el organismo de la Santa Sede encargado de vigilar sus cuentas para evitar y prevenir los delitos de lavado de dinero.

Además, encargó hasta tres auditorías externas para revisar las cuentas financieras de los organismos del Vaticano e intentar ahorrar en la gestión administrativa.

No son pocas las veces en las que el Pontífice ha criticado la sed de dinero y de poder, recordando que los bienes materiales no son el camino de la felicidad.

En su primer mensaje para la Jornada Mundial de la Paz –que se celebra el 1 de enero–, Francisco arremetió contra la corrupción “capilarmente difundida”, y contra “las guerras financieras”.

El Papa apeló a la necesidad de una comunidad política “transparente y responsable”, y denunció que, “a menudo, entre ciudadano e instituciones, se infiltran intereses de parte que deforman su relación, propiciando la creación de un clima perenne de conflicto”.

El papa Francisco volvió a cargar contra los corruptos durante la homilía de una de las misas que celebra cotidianamente a las 7:00 de la mañana en la capilla de Santa Marta, donde reside. “La corrupción empieza con un pequeño sobre... ¡pero es como la droga!”, denunció.

El Papa hizo en esa ocasión una fuerte crítica a los que llevan a casa el dinero de la corrupción.

“Dan de comer a sus hijos pan sucio”, afirmó. Y sus hijos, quizá educados en colegios caros, quizá crecidos en ambientes cultos, han recibido de su papá, como alimento, la suciedad, porque su padre, llevando pan sucio a casa, ha perdido la dignidad. ¡Y esto es un pecado grave!”, advirtió.

Francisco comentó la parábola del Evangelio del administrador deshonesto: “¡El hábito de la coima es un elogio a la corrupción, una costumbre mundana y fuertemente pecaminosa!”, reprobó duramente y urgió a no dar a los hijos “pan sucio” ganado con la “diosa coima”.

SU MENSAJE EN BRASIL

Durante su viaje a Brasil –a mediados del año pasado– visitó una favela de Río de Janeiro. Allí, entre los suyos, donde los servicios más básicos son un auténtico lujo y donde faltan pan y justicia, lanzó un mensaje a los jóvenes, perfilando uno de los caballos de batalla de su pontificado: la lucha contra la desigualdad y la corrupción.

“Ustedes tienen una especial sensibilidad ante la injusticia, pero a menudo se sienten defraudados por los casos de corrupción, por las personas que, en lugar de buscar el bien común, persiguen su propio interés. A ustedes y a todos les repito: Nunca se desanimen, no pierdan la confianza, no dejen que la esperanza se apague. La realidad puede cambiar, el hombre puede cambiar. No se habitúen al mal, sino a vencerlo”, clamó el Pontífice.

Esta es la revolución del papa Francisco, que empezó con sus propios gestos y su ejemplo.

A Francisco, que renunció a los lujos de los apartamentos papales y a los coches blindados, no le tiembla la mano para meter orden en la burocracia vaticana o para enfrentarse a los poderes financieros mundiales y reconocer en la corrupción, un hecho peor que un pecado.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código