Pasado por el fuego

Un enorme lote sucio es todo lo que queda. Por aquella calle de Río Abajo, estrecha y larga, donde los transeúntes y carros se disputan el breve espacio, ese paréntesis de tierra y herbazal se hace notar.

Hubo aquí, cuentan los vecinos, una casa grande, sembrada de cuartos. Maderas añosas remendadas, estructuras apuntaladas. De alguna manera se vivía, relatan.

Nadie recuerda exactamente cómo empezó el incendio, pero lo cierto es que, en horas, varias familias, decenas de personas, se quedaron sin lugar para vivir.

Los escombros, las pocas estructuras de mampostería y tuberías, quedaron en pie. Luego, el tiempo fue borrando todo. Ahora hay un lote lleno de maleza.

“Nos están sacando poco a poco”, dice un hombre casi anciano. Y más adelante, por la misma calle se ven algunos edificios de apartamentos, simples, de poca altura, que han reemplazado algunas de las otras casas y barracas que fueron presa de algún incendio una vez.

Al otro lado de la ciudad, en Santa Ana, ha pasado lo mismo.

Amplios sectores aquejados por incendios dan paso a estructuras de mampostería, feas soluciones de vivienda que en menos de cinco o diez años han adquirido el aspecto ruinoso y descuidado de edificios mucho más antiguos.

Pero estos no arderán como lo hicieron las viviendas que les precedieron.

Pasan del centenar el número de caserones en condiciones precarias y peligrosas en la ciudad, de acuerdo con el Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territotial (Miviot) y el Sistema Nacional de Protección Civil, pero son muchas menos que hace una década.

Y su ausencia ha cambiado sustancialmente el panorama de la ciudad.

LA CASA

Esa, entre muchas otras podría ser la historia de, por ejemplo, El Corotú, un caserón que quedaba en calle 13, Río Abajo, y que fue pasto de las llamas el 15 de junio de 2012.

El inmueble, que contaba con 37 cuartos, había sobrevivido más de un cuarto de siglo, siendo el hogar de varias familias que vieron crecer a sus hijos allí.

Los incendios de otras casas más viejas, también en Río Abajo, contribuyeron al deterioro de El Corotú. El lugar debió acomodar a algunos damnificados y el hacinamiento dio cuenta de los sistemas de aguas negras del lugar, la basura y la propia estructura.

Antes de que el fuego acabara con esta vivienda, los vecinos se quejaban de la poca ayuda que recibían para mejorar sus condiciones de vida y temían ser desalojados por el dueño del predio.

Poco después, y no muy lejos de allí, el 13 de julio, otro incendio consumió el caserón 57 de calle 15, Pueblo Nuevo, dejando a 136 personas damnificadas.

El 28 de octubre de 2012, el inmueble 13-35 corrió la misma suerte, esta vez en Santa Ana. Unas 30 familias habitaban la casa y debieron ser reubicadas. Un montón de escombros fue lo único que dejó la deflagración.

Lo poco que quedó en pie fue demolido días después por retroexcavadoras del Miviot. Otro espacio vacío quedaba en la ciudad.

Según el director de Coordinación Nacional de Proyectos del Miviot, Francisco García, a las 130 personas que residían en este inmueble se les asignó un subsidio de 150 dólares para que pudieran alquilar un apartamento, mientras que el Miviot pueda brindarles una solución permanente, de acuerdo con una evaluación socioeconómica de cada familia.

Como estas personas, muchas otras víctimas de siniestros parecidos esperan respuestas.

HERBAZALES

Los herbazales en las zonas urbanas también suelen ser la causa de incendios cuando empieza la estación seca.

Basta una colilla de cigarrillo o el efecto amplificador de la luz solar en una botella de vidrio para que se desate un fuego que la brisa de verano no hace sino avivar.

Ayer viernes, Ángel Delgado, coordinador del área forestal del Cuerpo de Bomberos, decía por la emisora RPC Radio que entre 2008 y 2012 los incendios de este tipo aumentaron en 60%.

Según cifras de los bomberos, tan solo en 2012 se reportaron más de mil 100 salidas de personal de los diferentes cuarteles para atender incendios de herbazales en distintos puntos del país.

Los bomberos llaman a la población a tomar medidas de precaución para evitar que estos incendios proliferen esta temporada, en la que las lluvias suelen dar paso a días de intenso sol.

En la temporada seca de 2012, tan solo en la zona metropolitana se registraron 2 mil 11 incendios forestales.

 Con medidas simples se pueden evitar los desastres y tragedias

En uno de los dos incendios de viviendas que se registraron los dos primeros días del año en la ciudad de Panamá, en el corregimiento de Santa Ana y en Las Garzas de Pacora, el manejo o colocación del gas doméstico, o la instalaciones eléctricas tuvieron algo que ver.

Malas instalaciones de gas o fugas en tuberías, mangueras y también conexiones eléctricas en mal estado, suelen ser las causas más comunes de los incendios.

Para evitarlos y prevenir desastres y tragedias, los bomberos dan algunos consejos que pueden ayudar a minimizar estos riesgos.

Entre ellos está evitar dejar caer o golpear los cilindros de gas, y no manipular o alterar los dispositivos de seguridad de sus válvulas.

Si se siente olor a gas no es conveniente encender aparatos eléctricos cerca, hasta no hacer la revisión respectiva, ya que una chispa podría causar una explosión.

También sugieren no olvidar sartenes u ollas en el fuego. Este descuido es potencialmente fatal.

Además, se deben evitar las instalaciones eléctricas improvisadas o manipular conexiones o tratar de hacer arreglos sin el suficiente conocimiento.

Es preferible en estos casos contar con un electricista experto. Del mismo modo, las autoridades recomiendan estar alerta por si hay cables pelados; el mal estado de alguno de ellos podría causar un cortocircuito y provocar el incendio.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Actividad comercial en terminal aèrea El chocolate amargo de Tocumen, S.A.

RESPUESTA A ESTADOS UNIDOS Rusia instalaría una base aérea en una isla venezolana

Según la agencia TASS, el gobierno de Rusia decidió establecer una presencia militar a largo plazo en la isla venezolana.
Tomado del diario Carabobeño

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

12 Dic 2018

Primer premio

6 1 5 2

DCCA

Serie: 16 Folio: 8

2o premio

1812

3er premio

7402

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código