opositor de Daniel oRTEGA

Pentecostés latino presidido por el obispo nicaragüense Silvio J. Báez

Todos los caminos conducen a la libertad. Se celebró ayer la eucaristía presidida por una de las figuras clericales más importantes de la región, quien pondera el valor de la diferencia.

Temas:

El obispo arengó a los jóvenes feligreses a volverse predicadores peregrinos de las buenas nuevas de Jesús. El obispo arengó a los jóvenes feligreses a volverse predicadores peregrinos de las buenas nuevas de Jesús.
El obispo arengó a los jóvenes feligreses a volverse predicadores peregrinos de las buenas nuevas de Jesús. Luis García

El joven Franders Guevara se derritió en un abrazo con el obispo Silvio J. Báez segundos antes de su entrada al gimnasio que está junto a la iglesia San Gerardo María Mayela, de la barriada Chanis.

El sol de ayer encendía el medio día y debajo estaban los dos nicaragüenses, el chico de 26 años de edad y el clérigo adverso al régimen de Daniel Ortega. El hombre que no ha dudado en poner en riesgo su integridad.

Tras concluir la eucaristía, Báez dijo palabras precisas: que “en una sociedad, la libertad de expresión le hace bien”.

Que cuando se coarta la libertad de expresión, “que es la raíz de todas las libertades”, la sociedad entera es la que sufre las consecuencias. “Espero que esta política de coacción, de ataque y de represión a los medios de prensa independiente, cese muy pronto en Nicaragua”, dijo el obispo en referencia al asedio policivo de Nicavisión y del canal 100% Noticias.

El joven Franders se soltó tras varios intentos, porque su cuerpo, y tal vez su espíritu, lo obligaron a expresar de este modo su gratitud al obispo. Lo valoró como un “símbolo muy importante para nosotros. Él ha expuesto su vida para luchar por los jóvenes de Nicaragua. Es emocionante verlo celebrar aquí, con todos nosotros”.

Báez se calzó su mitra sin exhibir la majestuosidad propia de su cargo, y más bien sus gestos perfilaron a una persona llana, ajena a las pirotécnicas de la política.

El gimnasio se había ocupado con cerca de 600 personas dispuestas en sillas delante de un altar improvisado -pero organizado acorde a las circunstancias-, y en las graderías empinadas. Banderas de más de 20 países fueron sacudidas con entusiasmo durante el ingreso de Báez y los otros sacerdotes consagrantes, y religiosos.

¿Por qué me persigues?

En el altar, antes de tomar la palabra, alguien leyó la primera lectura, la del apóstol San Pablo cuando reconoció que Jesús es el Señor.

“[...] De repente me envolvió una gran luz venida del cielo, caí por tierra y oí una voz que me decía: Saulo, Saulo: ¿Por qué me persigues?”, leyó la persona hasta concluir el pasaje bíblico.

Se escuchó el coro de la iglesia, integrado por cantantes celestiales e intérpretes de instrumentos de cuerda y una batería. Entró en acción el obispo a quien ha perseguido el régimen. Era la voz de un “profeta”, según el periodista nicaragüense Israel González.

Empezó diciendo que le daba la impresión de estar en un “nuevo Pentecostés”, en relación con el encuentro de “pueblos de toda la tierra en Jerusalén. Solo que aquellos hablaban lenguas distintas. Nosotros, por razones históricas y culturales, hablamos la misma lengua”.

“Él ha expuesto su vida para luchar por los jóvenes de Nicaragua. Es emocionante verlo celebrar aquí con este pueblo unido, no solo nicaragüense, sino de todo el mundo”.

Franders Guevara, nicaragüense.

Porque como recordaba el papa, agregó, por dicha los seres humanos somos distintos. “Esto nos permite la fraternidad, que solo existe cuando se respeta la diversidad. Cuando hay uniformidad, lo que surge es el sometimiento”, razonó delante de un público con representantes de la mayoría de los países de América, más dos de Europa, como dando a entender que con el sometimiento se pierde la libertad.

Y el Pentecostés, apuntaló, es un milagro posible con la eucaristía: “todos unidos, siendo distintos, sin tenernos miedo”.

Las transmisiones en directo fueron prohibidas y los organizadores les pidieron a los periodistas evitar la publicación de fotografías o de artículos en internet durante la liturgia. Hace seis meses, Báez fue herido en el brazo derecho por simpatizantes de Ortega.

Sin la presión de las redes sociales y las transmisiones en directo, como sucede con los reality, Báez desplegó sus dotes para entusiasmar al público. Como hacen los buenos oradores, se vale de figuras literarias para llevar a la reflexión a sus oyentes.

En su insistencia acerca de “prohibirles a los jóvenes volverse [una] fotocopia de nadie”, les dijo que “no somos una masa que van a meter al horno”. Que en vez de ello “somos una sociedad en la que cada uno tiene derecho a ser libre, a expresarse y ser respetado”.

“Monseñor Silvio es un símbolo en Nicaragua, el referente de los derechos humanos, el de la Iglesia comprometida con los pobres y con la causa de la justicia. Es como un profeta”.

Israel González, periodista.

Hizo un paréntesis para felicitar a cada delegación. Empezó con América del Sur, siguió con América Central y América del Norte. Frenesí en el auditorio. Saludó al portador de una bandera solitaria de Canadá y a un joven de barba y en sandalias. Evidentemente era francés. Felicitó a Nicaragua y el gimnasio estalló de júbilo, como solo sucede con una canasta de baloncesto en el último segundo. Finalmente, le dio las gracias a Panamá, por su esfuerzo y su generosidad.

Volvió a Pablo y recordó su misión de tejer con la comunión, una red de comunidades diferentes entre ellas, a lo largo del mar Mediterráneo. “El apóstol puso la fe en relación con la época de entonces: la del imperio romano y la filosofía helenística”.

Terminada la eucaristía, demoró en salir del gimnasio. Abrazos repentinos y selfis suspendieron el recorrido. Salió y logró entrar a un salón en el que se quitó la estola y la mitra. Se quedó en camisa. Afuera esperaba una veintena de jóvenes nicaragüenses que demandaban una última foto grupal .

Cumplió la solicitud, y antes de desaparecer por una puerta que da a la calle les dijo a los periodistas: “Siempre que uno está en el extranjero, el amor a la patria surge más espontáneamente, y sobre todo en los momentos tan difíciles que vive Nicaragua”.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

14 Nov 2019

Primer premio

5 3 0 8

ACAC

Serie: 6 Folio: 2

2o premio

8815

3er premio

6792

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código