SOCIEDAD. VIOLENCIA DOMÉSTICA

Persiste la violencia

El mes de marzo, que acaba de culminar, fue aprovechado por una variedad de organizaciones para hablar sobre la justicia en la perspectiva de género.
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203DbiCe3.jpg /deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203DbiCe3.jpg
/deploy/DATA/laprensa/BBTFile/0/2014/12/03/0_20141203DbiCe3.jpg

“Te mato si no cumples con tu rol de ser mujer”, “te mato si no cuidas bien de tus hijos”, “por celos, te mato”. Estas son algunas “razones” que dan los hombres que amenazan a esposas, novias o compañeras y que en ocasiones las cumplen. Y el resultado de esta violencia se traduce en decenas de casos que reposan en el sistema judicial panameño.

El pasado marzo fue aprovechado por organizaciones de promoción de la mujer y de políticas de género para hablar sobre las realidades de la mujer de hoy. Uno de los temas expuestos fue el del manejo de la justicia en la perspectiva de género.

“Hemos observado que hay mucha legislación que se ha generado en la región, pero sigue habiendo violencia”, dice Elizabeth Plácido, coordinadora del programa de monitoreo del Comité de Latinoamérica y el Caribe para la Defensa de los Derechos de las Mujeres (Cladem).

Añade que “hay temas que identificamos que tienen que ver con autonomía reproductiva, violencia contra las mujeres, el tema de igualdad y no discriminación que a estos Estados se les sigue recomendando atender”, reclama.

Según explica Plácido, el organismo que representa apunta a que además de legislación y políticas públicas se requiere sensibilizar, trabajar y dialogar con los funcionarios encargados de crear y de ejecutar esta legislación. “Si nos acercamos podemos hacer también que sean más efectivas y se superen ciertos estereotipos que permanecen cuando se aplica esa legislación . Creemos que por allí podamos empezar”, asevera.

Por su parte, María Edit Oviedo, responsable del programa de formación del Cladem regional, encuentra que las sentencias en el sistema de justicia generalmente son a favor de personas con el poder político y económico, y en este sentido, dice es evidente que el sistema “patriarcal está muy vivo en nuestros países”.

Especialistas opinan

Según la socióloga Alibel Pizarro, cada vez se recrudece más la situación de los femicidios. “En los medios se refleja solo las cifras de pérdidas de mujeres, pero ¿qué pasa con las mujeres que no se han muerto? ¿Cuánto ha aumentado esa estadística a nivel nacional y cómo ha aumentado?”, se pregunta.

Pizarro señala que en Panamá hay considerables avances en el tema de legislación y la tipificación del delito de violencia doméstica. Sin embargo, “el sistema se sigue quedando muy corto, desde el nivel de corregidurías. Las medidas de protección señalan que hay que garantizar la seguridad de la víctima, y el operador de justicia lo que hace es dar una boleta, que ya sabemos que no es suficiente”.

Entre tanto, Aileen Navas, jueza del Tribunal Superior de San Juan, Puerto Rico, destaca que en su entorno laboral, estatutariamente las garantías existen hace más de 20 o 30 años, sin embargo “esto es un proceso de un cambio cultural de una sociedad patriarcal y de este machismo de tantos años en el que también tienen que ver las religiones y otras ataduras sociales que hay, y que no se pueden desarraigar tan fácilmente”.

Por su parte, Cristina Quiel, de la Unidad de Acceso a la Justicia y Género del Órgano Judicial panameño comenta que a esa institución se han incorporado herramientas de perspectivas de género a través de la Escuela Judicial. La unidad que Quiel representa se crea en 2008 y en 2009 surge la política institucional, dice.

Menciona que algunos de los temas que aborda esa instancia judicial con los operadores de justicia están dirigidos a aplicar la medida de protección luego de evaluar los factores de riesgo de la víctima, a optimizar la forma como se aborda a la víctima y a establecer buenas prácticas al momento de su atención.

Desapariciones de mujeres

La mayoría de las desapariciones corresponde a jóvenes adolescentes, por lo que las autoridades suelen de inmediato presumir que la chica “se fue con el novio”, indica Gladys Miller, trabajadora social y una de las autoras del Estudio exploratorio sobre mujeres desaparecidas en Panamá.

Esta investigadora advierte que a todas las mujeres hay que buscarlas cuando desaparecen, pues este tipo de “prejuicio de género, que es un problema desde el punto de vista de la percepción y del manejo de la atención, pone en peligro la vida de personas”.

El estudio, demarcado entre los años 2003 a 2010, registra más de mil casos de desapariciones denunciados en Panamá, Colón y San Miguelito.

Miller señala que los recursos tecnológicos utilizados sin precaución también son un instrumento de riesgo para las jóvenes.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código