Investigación. SALUD PÚBLICA

Quince años de virus hanta

Si bien los casos se concentraron en la región de Azuero, los roedores que transmiten el virus se han encontrado en otras provincias.

Temas:

El Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud se ha convertido en un referente regional en materia de la enfermedad. El Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud se ha convertido en un referente regional en materia de la enfermedad.
El Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud se ha convertido en un referente regional en materia de la enfermedad. Archivo

En 1999, la aparición de cuadros de neumonía diferentes a los que estaban acostumbrados a atender los médicos de la región de Azuero movilizó a las autoridades y la comunidad científica para hacer frente a lo que ya se presagiaba como un problema de salud pública.

Las primeras investigaciones de campo y estudios clínicos y epidemiológicos relacionaron la neumonía con el virus hanta, transmitido por ratas.

Un año después, en el 2000, la sospecha se convirtió en realidad, porque identificaron dos enfermedades ocasionadas por el virus hanta: fiebre hemorrágica con síndrome renal (FHSR) y el síndrome cardiopulmonar por virus hanta (SCPH).

Los investigadores determinaron que en Panamá hay dos tipos de virus de hanta: el Choclo, transmitido por la rata arrocera (Oligoryzomys fulvescens) y el Calabazo, que porta la rata cañera (Zygodontomys brevicauda).

Para esa época otros países de la región como Argentina, Chile y Estados Unidos habían vivido una experiencia similar con roedores silvestres. De hecho los primeros casos de SCPH se detectaron en 1993 en Estados Unidos.

Recientemente, el Ministerio de Salud (Minsa), el Instituto Conmemorativo Gorgas de Estudios de la Salud (Icges) y la Caja de Seguro Social (CSS) publicaron dos investigaciones en formato de libro de gran valor sobre los últimos 15 años de experiencia con el manejo del virus hanta.

Se trata de la Guía de manejo de la enfermedad por hantavirus en Panamá y la Normativa de vigilancia epidemiológica de hantavirus en Panamá.

La guía de diagnóstico de la enfermedad revela que los distritos de Tonosí, Las Tablas y Guararé, en la provincia de Los Santos, reportan el mayor número de casos del síndrome, seguido por Soná, en la provincia de Veraguas; Aguadulce y Natá, en Coclé y Chitré, en la provincia de Herrera.

El documento advierte que las investigaciones a raíz de la aparición del virus determinaron que aunque la concentración de los casos de estas enfermedades se encuentra en las provincias centrales, la rata portadora (Oligoryzomys fulvescens) está presente en las provincias de Bocas del Toro, Chiriquí e incluso en Panamá (Bayano) y Darién (Tamarindo).

Además, se estableció que por cada paciente con SCPH hay 10 que aspiraron el virus, pero no acudieron al médico porque no tuvieron mayores implicaciones en su salud.

El investigador del Icges, Blas Armien, explica que desde la detección del virus en 1999 a la fecha se tomaron decisiones importantes en materia de salud pública.

Una de las más relevantes y que tuvo un gran impacto fue la suspensión de los carnavales en Azuero. “La medida era necesaria, porque se estaba frente a un evento de salud desconocido”, sustentó.

Además, sostuvo que superada la incertidumbre por la aparición de esta nueva enfermedad, la experiencia ganada por la parte clínica, epidemiológica, el sistema de salud y control de vectores los llevó a elaborar una guía para el manejo de la enfermedad en sus respectivas manifestaciones.

El ministro de Salud, Francisco Javier Terrientes, en la presentación del informe, resaltó que el trabajo es el resultado de las investigaciones que efectuaron conjuntamente con el Icges y apoyo internacional. Todos coincidieron en que era necesario una normativa para abordar las enfermedades que producía el virus.

Terrientes dijo que las directrices contenidas en el documento permitirán un diagnóstico temprano de la enfermedad, lo que ayudará al tratamiento, control y prevención requerido.

Por su parte, Francisca Valdivieso, del Programa de Hantavirus de la Universidad del Desarrollo de Santiago de Chile, destacó el esfuerzo colaborativo entre equipos de investigadores de Estados Unidos, Panamá y Chile. “A la fecha de hoy no hay vacunas licenciadas para los hantavirus del nuevo mundo y tampoco hay un tratamiento específico. La prevención consiste en evitar el contacto con roedores y sus excretas lo que es difícil en el mundo rural”, señaló. El tratamiento, agregó, es a través de medidas de sostén, que en los casos de SCPH grave requiere terapia intensiva, ventilación mecánica, manejo del shock e incluso sistemas de soporte vital extracorpóreo.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

periplos alrededor del mundo Corte Suprema, una agencia de viajes

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código