SÉPTIMO ARTE. FUNCIONES SOBRE RUEDAS Y AL AIRE LIBRE.

Recuerdos de autocines

Dos recientes noches de cine en Costa del Este hicieron revivir décadas pasadas en las que los autocines formaban parte de la cartelera local.

La llegada del cine a Panamá

Temas:

Las proyecciones en los terrenos de Town Center tuvieron un costo de 20 dólares por carro y 5 dólares por persona en el área de mesas. Las proyecciones en los terrenos de Town Center tuvieron un costo de 20 dólares por carro y 5 dólares por persona en el área de mesas.
Las proyecciones en los terrenos de Town Center tuvieron un costo de 20 dólares por carro y 5 dólares por persona en el área de mesas. Ricardo Iturriaga

Falta poco para la función. Las parejas esperan dentro de sus carros y los niños lo hacen sentados sobre las capotas. Todos observan por instantes la brillante luna que adorna el cielo nocturno y sienten la brisa que refresca la noche húmeda.

La experiencia de ver una película en pantalla gigante al aire libre desde la comodidad del coche regresó a Panamá por dos noches, 30 años después del cierre del último autocine del país.

Fueron las proyecciones del Autocine de Town Center en Costa del Este los pasados 14 y 15 de febrero.

Se presentaron los títulos Chef, The Intern, The LEGO Movie y Salsipuedes, con una asistencia por noche de 150 vehículos y 50 personas en el área de mesas. Muchas eran parejas jóvenes, destacan los organizadores de la actividad.

ATRÁS EN EL TIEMPO

La historia de los autocines en Panamá empezó en 1952 con el que funcionaba en Viejo Veranillo, detrás del colegio Artes y Oficios Melchor Lasso de La Vega. Auto Cine N°1 era su nombre.

“¡Función hoy!”, invitaban los anuncios en las páginas de los periódicos de la década de 1950, ahora amarillentas y hechas jirones por el paso del tiempo.

Se cobraba 60 centésimos por adulto y 30 centésimos por niño en funciones de 7:00 p.m. y 9:00 p.m.

Tiempo después, en las décadas de 1960 y 1970, se sumaron alternativas: Multicines en Bethania, cerca de El Dorado; Autocine Pacífico en Marbella, frente a la bahía; y Autocine Olímpico, en Parque Lefevre.

Para entonces, el precio se había incrementado a 1.25 y 1.50 dólares.

Largometrajes protagonizados por luminarias del mundo del celuloide como Katharine Hepburn, Eli Wallach, Roger Moore, John Wayne, C harlton Heston, Kirk Douglas o Peter O’Toole, pasaban por las pantallas “tecnicolor” de los autocines, compitiendo con la oferta de veteranos cines/teatros como el Cecilia o Variedades.

Había “noches populares”, en las que se cobraba por carro sin importar cuántas personas iban dentro, y también se hacían “fines de semana de discoteca”.

Su desaparición llegó, paulatina, en la década de 1980. Fueron saliendo poco a poco de las carteleras de los diarios hasta que en diciembre de 1987, en plena crisis por la dictadura militar, solo quedaba de pie el decano Auto Cine N°1, que se despidió con funciones especiales como la de El patrullero 777, de Mario Moreno Cantinflas, al costo de 2.50 dólares por vehículo.

Ya para enero de 1988, en lugar de promover con pompa alguna película, el espacio del Auto Cine N°1 en los periódicos comunicaba la disponibilidad de un “amplio terreno para alquiler”.

La llegada del cine en casa gracias al formato de video betamax y la incursión de los primeros complejos multisalas en el país en la década de 1980, fueron los principales responsables del adiós de los autocines, apunta el escritor e historiador de cine Edgar Soberón Torchia.

Había que acercar la bocina al carro y ajustar el volumen para poder escuchar los parlamentos, recuerda Alexis Rodríguez, de 65 años, asiduo visitante de los autocines desde niño.

Cuando llovía a cántaros se cancelaba la función; era una molestia, evoca Noris Sanjur, de 52 años, sin olvidar lo “fastidiosos” que eran a veces los mosquitos.

Y si la película no los atrapaba, los chiquillos se ponían a jugar, mientras que los novios aprovechaban el rato en privado, rememora Rolando Atencio, de 58 años, otro nostálgico.

Fueron, los autocines, puntos de entretenimiento familiar y de encuentros románticos, siempre que la lluvia lo permitiese, resume Soberón Torchia.

EL RETORNO

El autocine de dos noches de Town Center contó con un proyector moderno y sistemas de audio con audífonos para quienes ocuparon las mesas y otro que se sintonizaba cual frecuencia radial dentro del vehículo.

Pese a las complicaciones ocasionadas por la lluvia el primer día de funciones, la respuesta del público fue positiva al copar el lugar, resaltan los organizadores.

Por ahora, Town Center no tiene previsto repetir las noches de autocine en 2017 por la pronta llegada de la temporada lluviosa, pero contemplan establecerlas como una actividad de verano a partir de 2018.

La llegada del cine a Panamá

Las funciones de cine llegaron a Panamá a finales del siglo XIX,  cuando  el vapor Str. Holstia arribó al puerto de Colón el 13  de abril de 1897 con el “vitascopio”, un aparato del inventor Thomas Alva  Edison, describe el libro Breve historia del cine panameño, de  César Del Vasto y Edgar Soberón Torchia.

Y al día siguiente, el 14 de abril de 1897, se ofreció la primera proyección en una carpa   para presentar espectáculos. Eran los primeros pasos de un  arte, el  cinematográfico, que empezaba a recorrer el mundo. Poco después, en junio de 1897, sería el turno del “cinematógrafo” de los hermanos Auguste y Louis Lumière,  con múltiples exhibiciones descritas en los diarios de la época.

El cine se siguió proyectando en pequeñas carpas hasta que en 1909 se inauguró La Aurora,  la primera sala de cine formal del país. Y con el pasar de los años aparecerían el resto de  los cines, hasta las modernas multisalas del presente.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

20 Nov 2019

Primer premio

4 1 8 9

DDDB

Serie: 8 Folio: 7

2o premio

8025

3er premio

4855

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código