diputado de Guna Yala

Reveladoras auditorías

La Contraloría presentó  al Ministerio Público el resultado de auditorías a varias  juntas comunales. El manejo que le dieron algunos diputados a fondos estatales es tan  sorprendente como cuestionable.

Temas:

Las auditorías realizadas por la Contraloría General de la República han revelado una multiplicidad de serias irregularidades en la administración de fondos estatales en  varias juntas comunales.

Los resultados de las auditorías –que están en manos del Ministerio Público– revelan, por ejemplo, que varios diputados reelectos para el período actual (2014-2019) manejaron directamente millonarias sumas de dinero, sin control y de forma cuestionable.

Uno de esos casos es el diputado de Guna Yala Absalón Herrera García (10-2), quien ayer no respondió a La Prensa por ningún medio –ni chats, ni llamadas telefónicas ni correos– sobre el uso que le dio en el periodo pasado (2009-2014) a casi $3 millones, utilizados casi en su totalidad para la supuesta compra de bolsas de comida para su circuito electoral.

El examen de los documentos de la auditoría en la Junta Comunal de Playa Leona apunta a un gigantesco fraude, así como a una posible evasión fiscal, que según los auditores, el Ministerio de Economía y Finanzas debería empezar a investigar.

Los negocios del diputado Herrera

La Asamblea Nacional sigue siendo fuente inagotable de escándalos. Al tema de las multimillonarias planillas para la supuesta contratación de personal temporal se une ahora el de las juntas comunales, a las que fueron a dar decenas de millones de dólares del Estado, a través de las partidas circuitales que el gobierno de Ricardo Martinelli (2009-2014) aprobó para el uso discrecional de los diputados, algunos de ellos reelegidos para el período actual (2014-2019).

Las auditorías –realizadas por la Contraloría General de la República tras meses de investigación– reposan ahora en el Ministerio Público, cuyos fiscales solo podrán investigar a exdiputados y a servidores públicos de gobiernos locales, quienes teóricamente llevarían la peor parte, dada la documentación espuria presentada para tratar de justificar gastos por decenas de millones de dólares.

El resto –los actuales diputados– tendrán que ser investigados por la Corte Suprema de Justicia.

Como se recordará, La Prensa reveló, a principios de 2013, en una serie de investigaciones periodísticas, la existencia de una estructura creada en el gobierno de entonces, en la que los diputados y varias juntas comunales –con la participación de la Contraloría, en ese entonces bajo la dirección de Gioconda Torres de Bianchini (q.e.p.d.)– habrían desviado fondos estatales.

Estos dineros se vieron incrementados, especialmente, entre diputados que saltaban de sus partidos políticos a las filas de Cambio Democrático.

En los dos primeros años de gobierno, los diputados recibieron, al menos, $156 millones, cuya administración fue confiada a juntas comunales sin mayor experiencia en el manejo de grandes volúmenes de dinero.

Irregularidades

Los hallazgos de los auditores de la Contraloría sobre este esquema para desviar dinero a las juntas comunales son altamente sorprendentes y revelan escasos controles. Por ejemplo, los auditores encontraron enormes sumas de dinero pagadas en cheques, que luego eran cambiados en efectivo por una sola persona en un solo día, pese a que se se gestionaban como “ayudas a la comunidad”.

Además, la contratación de compañías proveedoras pertenecientes a diputados; facturas elaboradas y presentadas que se presumen falsas; cheques firmados en blanco para el manejo de fondos estatales; inexistencia de productos comprados o el pago de mercancía para repartir a electores a escasos días de los comicios de 2014; pagos a sociedades inexistentes y un largo etcétera.

Todo en casa

Un caso emblemático es el del diputado Absalón Herrera García, un tránsfuga de bajo perfil que saltó del Partido Revolucionario Democrático (PRD) a Cambio Democrático (CD), tras las elecciones de 2009.

Entre 2010 y 2011, este diputado recibió del Gobierno $3 millones que se usarían para hacer supuestas obras comunitarias en su circuito, ubicado en el territorio insular de Guna Yala.

Herrera García eligió la Junta Comunal del corregimiento de Playa Leona, en la provincia de Panamá Oeste, para que administrara sus fondos, que supuestamente serían dirigidos a su circuito. Pero lo que encontraron los funcionarios de la Contraloría está bastante lejos de ser obras comunitarias.

Los auditores recolectaron en esa junta comunal un total de 44 facturas que suman unos $650 mil, fechadas entre 2012 y 2013. Dichas facturas fueron impresas en una fecha posterior a la de su presentación ante la junta comunal.

Por ejemplo, la factura número 200 (ver facsímil) tiene fecha de impresión de julio de 2013, pero fue presentada el 19 de diciembre de 2012, es decir, el año anterior. En otras palabras, esta factura, al igual que varias otras decenas, sería falsa, hecha solo con el fin de poder justificar gastos.

Negocios Herrera, S.A. vendió miles de bolsas de comida a la Junta Comunal de Playa Leona. Las facturas sugieren división de materia y un gigantesco fraude. Expandir Imagen
Negocios Herrera, S.A. vendió miles de bolsas de comida a la Junta Comunal de Playa Leona. Las facturas sugieren división de materia y un gigantesco fraude.

Los pagos por los productos “comprados” los hacía la Junta Comunal de Playa Leona como intermediaria entre la empresa y el diputado Herrera García.

Entre los cheques emitidos para cancelar las falsas facturas figuran, por ejemplo, cinco pagados el mismo día en que se elaboraron las facturas: el 2 de agosto de 2012, todos por el mismo monto: $14 mil 978.

Otros cinco cheques fueron pagados el 4 de septiembre de 2012, en la misma fecha en que se hicieron las facturas falsas, y por la misma cantidad: $14 mil 978.

Los 44 cheques fueron depositados en Capital Bank, en una cuenta de la que no se dan detalles.

Por otro lado, todo parece indicar que al percatarse de que las facturas tenían fecha de impresión posterior a la emisión del cheque respectivo, dejaron sin fecha las facturas.

Dadas las irregularidades encontradas en las fechas de impresión de las facturas y los pagos, los auditores concluyeron que estos documentos no pueden respaldar dichos pagos.

Pero el asunto no termina ahí, apenas comienza. Una empresa denominada Negocios Herrera, S.A., según la Contraloría, recibió 202 cheques que sumaron casi $3 millones, que fueron depositados igualmente en una cuenta en Capital Bank.

Los auditores pidieron al Registro Público información sobre esta empresa. Además de los datos de rigor, como la fecha de su inscripción (9 de diciembre de 2011), sus dignatarios y directores, el Registro Público también informó de la existencia de un “poder general” otorgado por esta sociedad, nada menos que a favor del diputado Absalón Herrera García.

Ello significaría que el diputado –junto con Afranio Herrera García, su hermano y presidente de Negocios Herrera, S.A.– estaría haciendo negocios –o negociados– con su propia partida circuital, por un monto calculado en casi $3 millones.

¿Derroche?

De la Junta Comunal de Playa Leona salieron, justamente, 157 cheques por un monto de más de $2.3 millones, de los cuales casi un tercio de estos pagos no estaba respaldado por sus respectivas facturas; otras, como ya se dijo, carecían de fecha de elaboración y, por supuesto, presentaban la discrepancia en su fecha de impresión.

La Contraloría concluye que varios de los negocios del diputado resultaron en un perjuicio para el Estado, sin contar con el hecho de que los auditores se dieron cuenta de que gran parte del dinero que recibió Herrera García para obras comunitarias carecía de la factura fiscal, “situación que debe ser investigada por el Ministerio de Economía y Finanzas”, indicaron.

Las ventas de Negocios Herrera, S.A. aparentemente se limitaron solo al Estado, y únicamente para vender bolsas de comida, miles y miles de ellas. El diputado vendió o compró –según el sombrero que se ponga– tantas bolsas de comida para sus “obras comunitarias” en su circuito (10-2), que pudo haberle regalado a cada elector de su circuito –que suman poco más de 11 mil personas– más de 12 bolsas de comida. Fueron casi 3 millones de dólares, supuestamente gastados en ese producto.

Las facturas que acompañan los cheques casi son todas de numeración corrida, por lo que es de suponer que Negocios Herrera, S.A. tenía un solo cliente: la Junta Comunal de Playa Leona.

Los datos de la factura incluyen una dirección imprecisa: El Llano de Arraiján. Los otros datos visibles son un número de celular y un correo electrónico revelador: absahg@hotmail.com, que si se observa con cuidado las letras antes de la arroba, se podrá notar que corresponden al nombre de Absalón Herrera García.

La Prensa envió ayer dos correos electrónicos al diputado Herrera García, chats y llamadas a sus celulares para recibir sus descargos frente a los resultados de esta auditoría, pero, al cierre de esta edición, no hubo respuestas.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

14 Oct 2018

Primer premio

5 4 4 4

BACB

Serie: 21 Folio: 13

2o premio

3416

3er premio

4613

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código