BUEN DÍA PANAMÁ

Sábado picante

Temas:

Desde que Martinelli llegó al país, de él y sus abogados no oímos otra cosa que la violación de sus derechos. Martinelli hasta gritó desde una camilla que había sido secuestrado, cuando su plan, desde el inicio, fue ir a un hospital, aunque no el Santo Tomás, lo que explicaría su delirio. ¿Habría gritado tal cosa si hubiese estado en Punta Pacífica?

Pero también somos testigos de que Martinelli tiene acceso a un séquito de abogados; a su sufrida esposa y otros familiares; a médicos públicos y privados –algo de lo que pocos reos pueden presumir– ; que en vez de celda, le dieron una casa que podría ser la alternativa a la “casa por cárcel”, con aire acondicionado, rodeada de vegetación, ambiente relajado, donde puede reunirse con viejos amigos, como cuando todos posaron para enviarnos su célebre postal de Halloween el año pasado. Y no parece un confinamiento, como aseguró que fue amenazado. Casa, familia, amistades, médicos, abogados y tranquilidad. El problema es que no es en San Francisco, sino en Gamboa.

Su defensa –y algunos periodistas despistados– repiten que Martinelli vino voluntariamente. Las siguientes palabras son parte de su famosa carta al pueblo y Gobierno de Estados Unidos: “Quiero explicarles por qué esta extradición nunca debió suceder…”. Si esto refleja su voluntad de volver, ¿para qué hilvanar más de mil 300 palabras para cobrar los favores que le hizo al Gobierno norteamericano a cambio de dejarlo allá? ¿Para qué Camacho presentó en Miami –una semana antes de la extradición– a una abogada contratada por su jefe para tratar de impedir que el Departamento de Estado lo extraditara?

Pretende hacernos creer que si se queda en El Renacer morirá de ansiedad o de glaucoma. Que perderá la vida por hipertensión ocular, presbicia, astigmatismo o constipación. Después de un año metido en una celda en Miami, llega a Panamá... y 12 horas después va directo a la unidad de cuidados intensivos del Santo Tomás. Ese día se la pasó haciendo gestos de victoria frente a las cámaras, pero acostado en la camilla, su rostro se transformó, como el de una mujer en labor de parto. Irónicamente, por la única condición que pone en riesgo su vida –muerte súbita, según su cardiólogo, por hipertensión arterial– decide no tomar su medicina. Oportunista hasta en eso.

Dice que jamás espió a 150 personas. Eso lo habría dudado la entonces embajadora de Estados Unidos, después de que el 1 de julio de 2009, –en su primer día de gobierno– Martinelli le envió un mensaje: “Necesito ayuda con la intervención de teléfonos”. Yo le creo a las víctimas. Y sobre los derechos del reo, no creo que hayan sido violados. Pero sus juzgadores sí son culpables de haberle violado todos sus caprichos.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

19 Sep 2018

Primer premio

7 4 7 2

CBBA

Serie: 5 Folio: 5

2o premio

8555

3er premio

0439

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código