OPINIÓN

Sábado picante

Temas:

La Asamblea Nacional es un lugar sorprendente. No hay un solo día, salvo cuando no están los diputados, en el que nos podamos aburrir de lo que allí pasa, porque, aunque fueron elegidos para hacer leyes, en eso es en lo que menos están. Chello Gálvez, autodenominado búfalo sexual y enamorado de Martinelli, ahora le ha dado por cantar frente a los periodistas. Su melodiosa voz haría sonrojar a Leavitt Zambrano, mejor conocido como Japanese. Una audición de Chello en Vive la Música haría pedazos su rating, aunque probablemente haga flotar en las estrellas el de La Cáscara.

Pero lo de Franz Wever es histórico: ha redefinido la palabra comedia. Jerry Seinfeld habría perdido su millonario salario y su programa en los 90 si Wever hubiera pedido el trabajo de magistrado del Tribunal de Cuentas en esos años. “Pongo a disposición mi experiencia y dedicación para que me consideren para ocupar el cargo…”, bla, bla, bla. ¿Se refería a su experiencia como sargento de las Fuerzas de Defensa? ¿Como árbitro de béisbol botado? ¿O a su experiencia en eso de tomarse la ley en las manos cuando le pegó a su compadre, en una riña en la que ambos sacaron sus revólveres y hasta tiros hubo?

Tal vez se refería a sus experiencias con periodistas, como el famoso braguetazo, o sus inéditos dones de comediante, cuando hace poco se le salió una expresión contra los judíos en una entrevista: “Debo admitir que el comentario sobre la cultura judía fue hecho de manera jocosa…”. Su chiste no fue del agrado de la comunidad en la que el político dice tener “muchas amistades”.

Ah… y las “vendas frías”, esos bultos con sospechosa forma de billetes debajo de su camisa, imagen captada en diciembre de 2017, durante otra entrevista. Dijo que las vendas eran para quemar la grasa del abdomen. Se quejó de que el periodista no le preguntó por el bulto. Personalmente, creo que, si la idea cruzó por la mente del reportero, seguro que este recordó lo que Wever hace con la bragueta frente a un cuestionamiento impertinente.

El exlegislador aclaró que, además de lo que recibe en la Asamblea, él factura otros $15 mil mensuales de sus otros “negocios”, pero esa plata no fue suficiente para pagarse una cirugía de riñón que el Estado tuvo que costearle. “Yo estaba apretado y no quería operarme en el Seguro”, dijo. ¿Será que las “vendas frías” no quemaron la grasa del abdomen y sí sus riñones?

Ahora, debo admitir mi admiración por la sinceridad de Wever. Una vez le dijo a una periodista que “los idiotas nacemos y morimos así”. Bastaría esta frase para mantener a individuos como Wever fuera del Tribunal de Cuentas, pero quienes lo elegirían no son muy distintos a él. La idiotez no tiene remedio. Se nace y se muere así. Y sería de idiotas discutirle eso a Wever.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

20 Oct 2019

Primer premio

8 4 7 0

CDDA

Serie: 10 Folio: 12

2o premio

7993

3er premio

2019

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código