Consumo va en avance

Sanción por poseer drogas es variable

Las penas por el consumo de drogas en escasa cantidad llegan hasta cuatro años de prisión, según el ‘Código Penal’.

Temas:

Sanción por poseer drogas es variable Sanción por poseer drogas es variable
Sanción por poseer drogas es variable

¿Qué sucede cuando las autoridades le encuentran droga a una persona en Panamá? ¿Qué delito acarrea si son pequeñas o grandes cantidades?

Independientemente de la cantidad, en Panamá poseer drogas es ilegal.

El artículo 312 del texto único del Código Penal establece, entre otras cosas, que la sanción será de dos a cuatro años de prisión o su equivalente en días multa o medidas curativas cuando, por su escasa cantidad y demás circunstancias, se determine que la droga es para el consumo personal.

En tanto, el Artículo 321 del mismo código señala que quien ilícitamente posea drogas, en circunstancias que objetivamente permitan determinar que no es para el consumo, será sancionado entonces con 8 a 12 años de prisión.

Lo descrito en el artículo anterior se considera como posesión agravada, y es uno de los dos procesos en materia de drogas existentes en Panamá, según lo explicó el fiscal segundo de Drogas, Eduardo De La Torre.

Esta pena podría aumentar hasta 15 años cuando la droga se comercialice, se venda, permute, se almacene o traspase.

El artículo 318 del Código Penal señala que, incluso, la sanción se puede duplicar cuando todas las acciones mencionadas anteriormente las haga una persona que se desempeñe como educador o se valga de su condición de servidor público. Así como cuando se utilice a un menor de edad o a una persona con discapacidad mental y cuando se haga en un centro de educación, deportivo, cultural o carcelario.

CONSUMO

El fiscal De La Torre indicó que el segundo proceso que se sigue en el país en materia de drogas es la posesión simple, que ocurre cuando usualmente se detiene a la persona con escasa cantidad de sustancia ilícita, como uno o dos cigarrillos de marihuana, dos carrizos de cocaína o hasta una piedra.

Sin embargo, detalló que en este último caso también se toman en consideración las circunstancias en las que se produce el decomiso. “Si se detiene a una persona con dos carrizos con sustancia ilícita, pero a la vez se le ubica dinero fraccionado que puede sugerir venta y, además, se le encuentra algún elemento para el embalaje y distribución de droga, en ese momento ya no se considera consumo”, dijo.

Asimismo, mencionó que hay otras circunstancias como el peso, la edad e, incluso, el sexo para poder determinar que se trata de consumo o distribución de drogas.

En Panamá, el sistema penal es más benevolente con el sexo femenino frente a un proceso de drogas. Es por ello que, en muchos casos, la mujer asume la responsabilidad de poseer la sustancia ilícita con el propósito de encubrir.

Por su parte, el exfiscal de Drogas Rosendo Miranda explicó que existen fórmulas legales que permiten la recuperación de la persona a la que se le encuentra con droga para consumo y así evitar que esta toque el sistema judicial.

“Esto se puede considerar como un problema de adicción o enfermedad […] a la persona se le puede suspender el proceso legal y condicionarla a que asista a un tratamiento, que se comprometa a ser sometida a rehabilitación en algún centro especial o que, incluso, haga trabajo social”, acotó.

En el artículo 320 del Código Penal se señala que la persona que ilícitamente compre o posea drogas para su consumo en escasa cantidad será sancionada con 50 a 250 días multa o arresto de fines de semana o trabajo comunitario.

La norma establece que cuando la persona que adquiere la droga, depende física o síquicamente de ella y la cantidad es escasa -de modo que se compruebe que es para su uso personal-, se le impondrá una medida de seguridad curativa.

Además, se indica que se entiende por cantidad escasa destinada a su uso personal la medida que determine el el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses (Imelfc) en cada caso, según el estado de dependencia de la persona.

El fiscal De La Torre recordó que en el Código Penal de 1998, el Imelfc tenía una tabla que establecía, por ejemplo, que el consumo mínimo para una persona era de 0.2 a 0.5 gramos de cocaína, pero eso cambió con el tiempo y ahora se encuentra a criterio del juez que ventile la causa.

No obstante, este sistema de medidas se sigue utilizando como referencia, aunque no se encuentre establecido en la norma penal.

Alejandro Pérez, psiquiatra del Imelfc, explicó que el convenio que se aplica actualmente es que cuando la persona va al Imelfc luego de haber sido encontrada con escasa cantidad de droga, se le realiza un examen para demostrar que, en efecto, el individuo depende o abusa de sustancias ilícitas y, posteriormente, se le aplica una medida de seguridad como la rehabilitación.

Estadísticas

La última encuesta sobre el consumo de drogas en Panamá fue hecha en el año 2015 por la Comisión Nacional para el Estudio y la Prevención de los Delitos Relacionados con Drogas (Conapred).

El informe arrojó que de casi 26 mil personas entrevistadas, el 6.8% declaró haber consumido alguna sustancia ilícita al menos una vez en la vida.

Mientras que unas 22 mil personas en el país admitieron utilizar alguna droga ilícita en el año previo a la encuesta, tales como marihuana, cocaína, pasta base, bazuco o pegón, crispy, éxtasis y sustancias inhalables.

Según el estudio, la marihuana, además de ser la sustancia psicoactiva ilícita de mayor consumo en el mundo y en la región, también lo es en Panamá.

Para ese entonces, un 5.6% de la población de 12 a 65 años hizo uso de ella alguna vez en la vida, siendo el doble en varones (10.5%) y significativamente inferior en las mujeres (1.4%).

Fuentes del Conapred señalaron que este tipo de estudios no se hace tan seguido debido a su costo; sin embargo, se prevé que para el año que viene se elabore otro.

Marihuana medicinal

A diferencia de Panamá, en otros países el consumo de la marihuana con fines medicinales es permitido.

Canadá, por ejemplo, fue el primer país en regular el consumo de marihuana para este fin.

Por años, la idea de legalizar el consumo de esta sustancia para el tratamiento de algunas enfermedades ha sido el centro de debates en muchos parlamentos a escala mundial.

Este debate llegó a la Asamblea Nacional panameña en octubre del año pasado de manos del diputado panameñista José Luis Castillo, quien presentó ante la Comisión de Salud una propuesta que busca aprobar el uso medicinal de la marihuana.

La iniciativa fue prohijada por dicha instancia en enero pasado. Actualmente, su articulado se encuentra siendo evaluado por una mesa técnica compuesta por representantes de los ministerios de Comercio, de Salud, la Caja de Seguro Social y otros sectores vinculados a la medicina.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

19 Sep 2018

Primer premio

7 4 7 2

CBBA

Serie: 5 Folio: 5

2o premio

8555

3er premio

0439

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código