SEQUÍA HISTÓRICA

Sedienta Taboga

Desde hace 10 años la planta desalinizadora del Idaan en la isla no funciona. El agua que se bebe en el lugar emana de la tierra misma.

Ubicada mar adentro a 20 kilómetros de la ciudad capital, la isla de Taboga enfrenta severos problemas con la distribución de agua.

Desde hace 10 años la planta desalinizadora instalada en el lugar está fuera de servicio, por lo que moradores y turistas deben beber el agua que se extrae de seis pozos subterráneos y es tratada con cloro por el Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales (Idaan).

Boris Guerrero, encargado de la institución en Taboga, informó que en febrero de este año la capacidad de producción de los pozos fue de 12 mil galones diarios, insuficientes para abastecer a la población de 722 residentes y sus visitantes.

Por esta razón, el Idaan ha tenido que racionar el agua a sus clientes distribuyéndola cada 48 horas.

Si se toma en cuenta que según la Autoridad de Servicios Públicos de Panamá (Asep) el consumo promedio de agua diario en la región metropolitana es de 113 galones por persona, los 16 galones disponibles al día por persona en Taboga son insuficientes.

Esta cifra no incluye el consumo de los aproximadamente 600 turistas que durante los fines de semana llegan a la isla.

“En época de lluvia la producción aumenta a 70 mil galones diarios. Esto sigue siendo poco”, dijo Guerrero.

La crisis de agua que se vive ya afecta la salud de los habitantes.

Anayansi Campo, encargada del centro del Ministerio de Salud (Minsa) de Taboga, informó que a diario atiende casos de niños con problemas de parásitos intestinales.

Además se han registrado casos de niños con piojos y sarna por deficiencias en su higiene ante la falta de agua.

Por otro lado, la lancha ambulancia del Minsa se encuentra en reparación desde hace un año, por lo que la representante de salud debe solicitar la colaboración de una empresa privada para los traslados de emergencia.

Restaurantes y hoteles se ven también afectados por este racionamiento de agua que les impone restringir el consumo a sus clientes y huéspedes.

SOLUCIONES

José Acevedo, gerente regional de Panamá este y Darién del Idaan, informó que a partir de esta semana empezarán a enviar barcazas con agua potable para llenar los pozos subterráneos.

Agregó que en total se llevarán durante este verano un millón de galones del líquido por un costo de $100 mil, a razón de cuatro embarques de 13 mil galones cada uno por semana.

De igual modo, Acevedo indicó que el año pasado la institución licitó la construcción de una planta desalinizadora en Taboga, a un costo de $2 millones, que será desarrollada por la empresa Ges Latin American.

La compañía lleva a cabo el estudio de impacto ambiental de la obra y deberá entregar el proyecto antes de finalizar 2013.

Con esta nueva planta se abastecerá con 250 mil galones de agua diarios a la isla, y el Idaan cambiará las tuberías de distribución.

ISLA PARADISIACA

A pesar de la crisis de agua, Taboga continúa siendo un paradisiaco destino turístico.

En una visita que hizo este diario a la isla, se pudo constatar cómo comerciantes y moradores se esmeran en tratar bien a los turistas.

De acuerdo con el personero municipal, Enrique Chen, en Taboga rara vez se presentan delitos.

“El año pasado tuvimos 14 casos reportados, la mayoría de ellos de violencia doméstica, y unos pocos hurtos. Este año solo se ha reportado el robo de un celular y de una cartera”, explicó.

Para el vicealcalde de la localidad, Isaías Díaz, otra dificultad que se presenta es la de pescadores de otras comunidades que utilizan trasmallos ilegales.

“Esas redes se enredan en el motor de nuestros pescadores y ellos sufren pérdidas. También por culpa de eso muchos peces mueren y terminan en la orilla”, agrega.

En tanto, trabajadores de la alcaldía se encargan de recoger la basura unas cuatro veces al día. Los desperdicios son llevados a la parte de atrás de la isla, por una carretera de tierra en mal estado, y en este lugar son echados colina abajo e incinerados a diario.

“El problema es que con tanto hueco, y como el vertedero queda a 15 minutos del pueblo, hay que reparar el camión a cada rato”, apunta el chofer del vehículo Rafael Cruz.

Mientras tanto, cientos de turistas disfrutan de las dos playas que tienen a su disposición.

Alfredo López, jubilado de 70 años que alquila toldas y sillas en la playa, tiene más de 20 años en este trabajo.

“Las sombrillas están a cinco dólares, y las sillas a dos y cinco dólares dependiendo del tamaño”, explica mientras un grupo de unos 100 pelícanos se alimenta de un generoso banco de peces cerca a la orilla de la playa.

Metros más allá, un muchacho con una hielera en la mano muestra lo laborioso de los taboganos, pese a la crisis de agua. “Cervezas y sodas a dólar” les ofrece a los visitantes.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código