ESTADOS UNIDOS

Sessions se recusa en caso de ‘hackeo’ ruso

El secretario de Justicia advirtió que su declaración no implica la confirmación de existencia de alguna investigación o de su alcance.

Temas:

El alto funcionario de la administración Trump responde a preguntas. El alto funcionario de la administración Trump responde a preguntas.
El alto funcionario de la administración Trump responde a preguntas. Yuri Gripas

El secretario estadounidense de Justicia, Jeff Sessions, anunció ayer que se recusará de participar de cualquier investigación sobre eventuales contactos del comité de campaña de Donald Trump y funcionarios rusos antes de las elecciones presidenciales de 2016, una decisión que incluso le fue pedida durante el día por altas figuras del Partido Republicano en el Capitolio.

En una conferencia de prensa al final de la tarde, Sessions admitió que se reunió en su despacho con el embajador ruso en Washington, Sergey Kislyak, luego de haber omitido la mención de esos encuentros durante la audiencia de confirmación a que fue sometido por el Senado.

“He decidido recusarme de cualquier investigación existente o futura sobre cualquier asunto relacionado de cualquier forma con las campañas para presidente de Estados Unidos”, declaró.

El secretario de Justicia y fiscal general aclaró que esta recusa de las investigaciones “no debe ser interpretada como confirmación de la existencia de cualquier investigación o sugestiva del alcance de tal investigación”. Incluso, añadió que tanto él personalmente como el Departamento de Justicia “nos resistimos a confirmar o negar la existencia misma de investigaciones”.

Detalló que un emisario del embajador ruso organizó una visita, y que él recibió al diplomático en su oficina del Senado, aunque aseguró no recordar cualquier conversación de contenido político. Esa reunión, añadió, “ocurrió durante la temporada de campaña, pero no recuerdo ninguna discusión política específica”.

El funcionario reveló que ayer comunicó al personal de la Casa Blanca de su decisión de mantenerse alejado de cualquier investigación sobre el tema.

En la mañana, Sessions dijo a una red de televisión: “Nunca me he reunido con un responsable ruso para discutir una campaña política”.

La Casa Blanca había tratado de poner paños fríos en el escándalo afirmando que el encuentro de Sessions con el embajador ruso había sido parte de sus funciones de senador, y no tenía relación con la campaña presidencial que estaba entonces en plena marcha. “Sessions se reunió con el embajador en su calidad oficial de miembro de la Comisión de las Fuerzas Armadas del Senado, lo que es completamente coherente con su testimonio”, afirmó un responsable.

Al ser interrogado por el Senado sobre eventuales contactos con funcionarios rusos durante la campaña, Sessions fue categórico: “No tengo contactos con los rusos”.

Las nuevas revelaciones relanzaron los llamados de varios legisladores al nombramiento de un investigador especial independiente para revisar la supuesta intervención rusa en la campaña electoral para ayudar a Trump a ganar la Casa Blanca, acabando abruptamente con la tregua alentada por el celebrado discurso del mandatario el pasado martes ante el Congreso.

El nuevo capítulo del escándalo constituye otro golpe para la administración del presidente estadounidense, quien rechaza las acusaciones de injerencia de Rusia y desmintió en varias ocasiones sus eventuales vínculos con responsables de Moscú.

Ayer, al ser consultado por la prensa si mantenía su confianza en Sessions, Trump respondió: “Total”. Sin embargo, admitió que “no estaba al tanto” de los contactos que Sessions había mantenido con el embajador ruso durante la campaña.

Sessions, un ultraconservador de 70 años y uno de los primeros apoyos de Trump en el Partido Republicano, reconoció haberse reunido con el embajador ruso, Sergey Kislyak, en julio y en septiembre, pero afirmó que los encuentros tuvieron lugar en el marco de sus funciones de senador y no como asesor de Trump.

El joven gobierno no ha escapado de la sombra sobre la presunta complicidad entre Moscú y el nuevo inquilino de la Casa Blanca, y el caso ya se cobró una víctima, con la renuncia en febrero del consejero de Seguridad Nacional nombrado por Trump, Michael Flynn, tras conocerse que mintió sobre una conversación entre él y el embajador ruso cuando Barack Obama era presidente.

Al confirmar los encuentros, la Casa Blanca estimó que las revelaciones del Washington Post eran un nuevo “ataque” demócrata contra Trump.

En Moscú, el portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, dijo no estar al tanto de esos encuentros, pero subrayó que “el trabajo del embajador es tener la mayor cantidad de encuentros posibles, incluso con los representantes del poder ejecutivo y legislativo del país”.

El cargo de Sessions está en el corazón del problema. Como fiscal general supervisa al FBI y, por lo tanto, la investigación de la policía federal sobre los posibles vínculos entre el entorno cercano de Trump y Moscú.

“El Departamento de Justicia debe estar por encima de cualquier recriminación. Por el bien del país, Sessions debe renunciar”, dijo el líder de los demócratas en el Senado, Chuck Schumer.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

20 Nov 2019

Primer premio

4 1 8 9

DDDB

Serie: 8 Folio: 7

2o premio

8025

3er premio

4855

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código