BATAS DESECHABLES Y CAMAS HOSPITALARIAS

Sobreprecios en el HST

Una empresa se ha convertido en la favorita del patronato del hospital Santo Tomás, a la que le ha otorgado contratos con notorios sobreprecios.
DESDÉN. El patronato del hospital Santo Tomás desatendió la advertencia del director de Auditoría Interna de la entidad sobre pérdidas de más de 48 mil dólares en la compra de batas. DESDÉN. El patronato del hospital Santo Tomás desatendió la advertencia del director de Auditoría Interna de la entidad sobre pérdidas de más de 48 mil dólares en la compra de batas.
DESDÉN. El patronato del hospital Santo Tomás desatendió la advertencia del director de Auditoría Interna de la entidad sobre pérdidas de más de 48 mil dólares en la compra de batas.

Casi medio millón de dólares de más pagó el patronato del hospital Santo Tomás (HST) por la adquisición de batas desechables y camas eléctricas. Ello se desprende de advertencias que se hicieron en su momento y que no fueron atendidas.

Las compras se efectuaron a Healthcare Products Centroamericana, S.A. por un millón 210 mil dólares para adquirir 168 mil batas desechables y 20 camas eléctricas.

Aunque ambas compras se hicieron a través de licitaciones –una de ellas abreviada–, el precio ofertado por esta empresa sobrepasó en unos 490 mil dólares a otras compañías que hicieron ofertas menos onerosas.

ADVERTENCIA

El jefe de Auditoría Interna del patronato del hospital Santo Tomás, Edward Zingg, solicitó a la jefa de compras de la entidad, Gladys Sánchez, que rectificara la adjudicación a Healthcare Products Centroamericana de las batas desechables, con el fin de “evitar que el hospital pierda B/.48,535.20”.

De acuerdo con el informe de propuestas, Healthcare Products vende cada bata a 90 centésimos, mientras que la empresa Intermedic, S.A., a 63 centésimos.

En una nota fechada el 18 de marzo pasado –a la que este diario tuvo acceso– Zingg justificó el porqué no hacer la compra. Y la razón era simple: la empresa Intermedic presentó una oferta más económica.

Además, dijo no entender los argumentos de la comisión verificadora para descartar su producto, ya que “...al momento de presentar la requisición que sirvió de base para convocar el acto de compra, había 90 mil batas desechables en el almacén de insumos médico quirúrgicos, suficiente cantidad para atender la demanda de 4 meses, por lo que no se justifica que se rechace una oferta más económica”, resaltaba Zingg (ver facsímil 1).

La comisión, mediante una inspección ocular, determinó que Intermedic no tenía disponibles las batas solicitadas para su entrega inmediata, pese a que la empresa había informado que su bodega principal está en Chiriquí y no en la ciudad capital, para su verificación.

RECLAMO

Un escueto informe entregado por la comisión verificadora –nombrada a través de una resolución firmada por el doctor Jorge Hassán y Juan Carlos Martinelli, presidente y secretario del patronato, respectivamente– fue cuestionado por Intermedic, que interpuso una acción de reclamo ante la Dirección General de Contrataciones Públicas.

Luego de analizar el caso, Contrataciones Públicas ordenó a la comisión verificadora hacer un nuevo análisis de las propuestas. Hecho esto, se observó que Healthcare Products no entregó la declaración de las acciones nominativas de la empresa ni la idoneidad de la Junta Técnica de Ingeniería y Arquitectura –documentos no subsanables– como tampoco lo hizo Intermedic.

Pero la comisión evaluadora afirmó que Healthcare “cumple en su totalidad con los requisitos exigidos en el pliego de cargos”.

Un mes después, el patronato del HST ordenó hacer la compra a favor de Healthcare Products, ignorando por completo la advertencia de la Dirección de Auditoría Interna de la entidad y las faltas insubsanables referentes a la entrega de documentos de la empresa.

$50 MIL POR CAMA

Las compras onerosas no terminaron ahí. El 18 de marzo de 2013 se publicó en el portal PanamáCompra otro acto público para adquirir 20 camas eléctricas.

Año y medio antes, el HST –a través de licitación– compró camas eléctricas en 20 mil 122 dólares cada una. Pero en esta nueva compra, el HST las pagó a 52 mil 430 dólares cada una. Es decir, pagó 160% más respecto a la anterior.

En este nuevo acto público, la empresa favorecida una vez más fue Healthcare Products. El patronato resolvió pagarle un millón 48 mil 600 dólares a Healthcare por las 20 camas, lo que supone un sobreprecio, respecto a la compra anterior, de unos 650 mil dólares ( ver facsímil 2).

La adquisición de las nuevas camas fue justificada el 4 de abril de 2013, cuando el director médico del hospital, Elías García Mayorca, envió una nota a la Dirección de Contrataciones Públicas para realizar una licitación abreviada, debido a las “dificultades” que confrontaban con la disponibilidad de camas en la Unidad de Cuidados Intensivos.

De 40, solo 10 camas funcionaban bien –decía– y el resto “tiene daños, situación que nos limita brindar la atención a la demanda de pacientes”.

En este acto público, la oferta menos onerosa fue la de la empresa Horacio Icaza y Cía: $30 mil por cama. Pero su propuesta fue rechazada por la comisión evaluadora, que dijo que no cumplió con dos requisitos del pliego de condiciones, algo que la empresa rechazó a través de una acción de reclamo a Contrataciones Públicas.

Pero su recurso no fue admitido porque, al día siguiente de haber presentado su queja, el patronato adjudicó el contrato por más de un millón de dólares a Healthcare Products.

En nota enviada al patronato –en junio pasado– el presidente de la empresa, Horacio Icaza, dijo que se otorgó el contrato a una empresa que ofertó a un precio 72% más alto que la suya. (A lo que que hay que agregar que también era 160% más alta que lo que se pagó en la compra anterior de camas).

Icaza dijo que, aunque pudo recurrir al Tribunal de Contrataciones, el manejo dado a su reclamo “no nos inspira confianza... y nos lleva a la conclusión de que es poco probable que tengan intención de velar por los mejores intereses de los contribuyentes”.

Icaza concluyó que el hospital pagaría “un sobreprecio de al menos B/.439,042 contra su escaso presupuesto”.

Una fuente médica –que prefirió no ser mencionada por su nombre– dijo que con ese dinero se pudo haber comprado el doble de camas. “No tomaron en cuenta que ese precio estaba inflado, y no corresponde al precio en el mercado de las camas respaldadas con la ficha técnica” que siempre solicita la entidad, afirmó la fuente.

MÁS COMPRAS

Healthcare Products –inscrita en agosto de 2004 en el Registro Público por el costarricense Juan José Zonta– recibió en enero pasado otro contrato directo de 64 mil 845 dólares del Ministerio de Salud, que se justificó en una supuesta “urgencia evidente”.

Tal urgencia, según el viceministro de Salud, Serafín Sánchez, era adquirir bolsas mixtas autosellables y cintas indicadoras para esterilización e indicadores químicos en tiras –todas en dos presentaciones– para abastecer 14 regiones de salud, debido a que la entidad había declarado desierta una licitación, lo que había provocado un “desabastecimiento”.

Y más recientemente, el pasado viernes 19 de julio, Healthcare Products participó como única oferente en una licitación del hospital Santo Tomás de batas desechables para laparotomías.

Healthcare Products ofertó más de 35 mil dólares –12 dólares por cada bata– es decir, casi 4 mil dólares por encima del precio de referencia (32 mil 172 dólares).

Uno de los representantes de Healthcare Products, Abel Torres Díaz, a quien este medio llamó, dijo ayer que “los actos públicos celebrados se convocan bajo la ley y se adjudican bajo la ley... A las empresas que cumplen con todos los requisitos que se solicitan en el pliego de condiciones se les adjudican los actos públicos; es transparente”.

Agregó que “si yo participo en un acto público y no presento una documentación solicitada por la institución, como nos ha pasado, definitivamente no se nos va a adjudicar el acto público”.

Torres se molestó por la entrevista, no permitió que este medio le hiciera más preguntas y cerró la llamada.

Este diario intentó obtener la versión de los doctores Hassán y García Mayorca sobre la advertencia de sobrecostos en los equipos e insumos en el HST, pero no fue posible.

El pasado viernes, de Relaciones Públicas del hospital pidieron esperar hasta el lunes para dar una respuesta, plazo que se extendió hasta ayer, martes, sin que, al cierre de esta edición, respondieran las interrogantes.

Más noticias de Panorama

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código