ESTADOS UNIDOS

Trump, sin consenso para su plan de salud

Gobernadores republicanos rechazan la propuesta. Alegan que 11 millones de personas podrían quedar sin cobertura médica.

Zeid critica posturas de Trump

Temas:

El presidente de la Comisión de Energía y Comercio, Greg Walden, trata de poner orden durante la discusión de la propuesta que comenzó ayer. El presidente de la Comisión de Energía y Comercio, Greg Walden, trata de poner orden durante la discusión de la propuesta que comenzó ayer.
El presidente de la Comisión de Energía y Comercio, Greg Walden, trata de poner orden durante la discusión de la propuesta que comenzó ayer.

Muchos gobernadores republicanos, especialmente los de estados de reñida competencia política, reaccionaron con escepticismo al plan de salud presentado el pasado lunes ante la Cámara de Representantes para reemplazar el llamado Obamacare, implementado en 2010, durante la gestión de Barack Obama.

Algunos de ellos indicaron que seguirán trabajando en su propia versión y para competir con el documento propuesto por el Ejecutivo. “Lo hemos dicho siempre, trabajen con los gobernadores, debe ser un esfuerzo liderado por los gobernadores, el Congreso debe escuchar el consejo de los gobernadores”, declaró el gobernador de Nevada Brian Sandoval. “Pero lo hicieron por su cuenta, sin incluir nada de lo que dijimos”.

Treinta y tres estados cuentan con gobernadores del Partido Republicano, y son estados de distintas regiones y que fueron decisivos en la victoria electoral de Donald Trump. Su posición en torno a la reforma del sistema de salud podría influir en las decisiones sobre las políticas públicas e, incluso, podría ayudar a decidir el futuro del partido.

La síntesis de sus críticas es que el plan presentado a la Cámara Baja pondría en peligro la cobertura médica para unos 11 millones de personas cobijadas bajo la expansión del programa Medicaid, gracias a la Ley de Protección al Paciente y Cuidado de Salud Asequible que promovió Barack Obama. La ley permitía a los estados expandir el Medicaid de tal manera que pueda cubrir a más ciudadanos de bajos recursos, cobrándole en parte al gobierno federal.

Sacar la participación del gobierno federal afectaría principalmente a estados, cuyos gobernadores decidieron participar en la expansión del Medicaid, como Michigan, Nevada y Ohio. La propuesta de la Cámara Baja de dejar el costo de Medicaid –el programa gubernamental de asistencia médica para las personas pobres o con discapacidad– a los estados reduciría el número de personas elegibles para tener cobertura, y obligaría a los estados a quitarle cobertura a mucha gente, o a desembolsar millones de dólares rápidamente para mantener a esa gente registrada.

“Sacar la cobertura de Medicaid sin una alternativa viable sería contraproducente e innecesariamente pondría en riesgo nuestra capacidad de dar tratamiento a los drogadictos, a los pacientes psiquiátricos, a la clase trabajadora, que actualmente tienen una fuente estable de atención médica”, expresó el gobernador de Ohio, John Kasich.

Solo Michigan, Nevada y Ohio han añadido 2 millones de personas a las nóminas de Medicaid desde que ese segmento de la ley entró en vigencia en 2014.

Y mientras la polémica interna por el proyecto crece, ayer dos diferentes comisiones de la Cámara de Representantes del Congreso iniciaron discusiones sobre la propuesta de reforma del sistema de seguros de salud.

El plan fue lanzado por líderes del partido y apoyado calurosamente por Trump, pero los sectores más conservadores del partido se desmarcaron de la propuesta por considerarla demasiado tibia.

La comisión de Finanzas y la de Energía y Comercio comenzaron el análisis de diversos aspectos de la propuesta, en lo que constituye apenas el primer paso de un largo periplo hasta que el Congreso vote una nueva ley. Al abrir los trabajos de la comisión de Energía y Comercio, su presidente, Greg Walden, dijo que el nuevo plan “no removerá el piso de nadie mientras abandonamos un sistema que ha fracasado”.

En este contexto, la capacidad de negociación del propio presidente y del Partido Republicano tiene por delante una prueba, ya que deberán reconstruir una unidad partidaria que desde la victoria electoral de Trump parecía sólida. De hecho, la discusión de ayer dejó expuestas divisiones en la bancada.

Representantes del ala derecha del partido en el Congreso rechazaron el proyecto de reforma lanzado, alegando que la propuesta para sustituir el Obamacare es apenas un modelo “Obamacare Light”, como lo definió el senador Rand Paul.

El legislador conservador Jim Jordan dijo en una entrevista que el Congreso debería insistir en una ley que fue aprobada hace 15 meses y que resultó vetada por Obama. “Pongamos esa misma legislación en la mesa del presidente Trump y pongámonos a trabajar en un modelo que realmente disminuya los costos de los seguros”, remarcó Jordan.

El presidente Trump tenía previsto un encuentro con líderes conservadores ayer en la Casa Blanca para discutir cómo hacer avanzar el proyecto de reforma. Adelantándose al forcejeo que se avecina, Trump incluso envió un mensaje a los legisladores más críticos. “Estoy seguro de que mi amigo Rand Paul se unirá a este nuevo y excelente plan de seguros, porque él sabe que Obamacare es un desastre”, escribió en un tuit.

Uno de los puntos más polémicos del proyecto es el mantenimiento de un mecanismo clave del sistema Obamacare, el de los créditos para atención médica mediante reducción de impuestos por valores escalonados de acuerdo con la edad.

En tanto, los legisladores del Partido Demócrata se preparan para una larga batalla y apuntan a un elemento crítico de la reforma: el riesgo real de que aumente el número de personas sin protección médica. El líder demócrata en el Senado, Chuck Schumer, dijo que la propuesta de reforma “hará que millones de personas pierdan sus seguros y provocará también un gigantesco agujero en el presupuesto federal”.

Zeid critica posturas de Trump

Las políticas de inmigración del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, podrían llevar a expulsiones colectivas de migrantes y a una violación del derecho internacional, expresó ayer  el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Zeid Ra’ad al-Hussein.

También expresó su preocupación por la nueva política estadounidense que prohíbe la entrada de personas de seis países de mayoría musulmana durante 90 días, anunciada el pasado lunes después de que un controvertido primer intento de Trump fue bloqueado en los tribunales.

Es necesario un mayor liderazgo para enfrentar un aumento de la discriminación, el antisemitismo y la violencia contra las minorías étnicas y religiosas en Estados Unidos, dijo el funcionario en un discurso anual ante el Consejo de Derechos Humanos.

“La denigración de grupos enteros, como mexicanos y musulmanes, y las falsas afirmaciones de que los inmigrantes cometen más delitos que los estadounidenses, son dañinos y alimentan abusos xenófobos”, advirtió Zeid.

Señaló, además, consternación por “los intentos del presidente [Trump] de intimidar o socavar a periodistas y jueces”.

Más noticias de Panorama

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

16 Oct 2019

Primer premio

0 4 4 8

ACCA

Serie: 14 Folio: 10

2o premio

2619

3er premio

8838

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código