ANTIGUAS MANIOBRAS MILITARES

Urbes, entre armas sin detonar

Por su crecimiento poblacional, las ciudades de Panamá y Colón se acercan más a los viejos polígonos de tiro de Nuevo Emperador, Piña y Balboa.

Temas:

Nuevo Emperador, en Panamá Oeste, es una de las áreas en donde el Ejército de Estados Unidos llevaba a cabo maniobras bélicas. Nuevo Emperador, en Panamá Oeste, es una de las áreas en donde el Ejército de Estados Unidos llevaba a cabo maniobras bélicas.
Nuevo Emperador, en Panamá Oeste, es una de las áreas en donde el Ejército de Estados Unidos llevaba a cabo maniobras bélicas. Archivo

Desde el año 2000 hasta la fecha, el Estado ha tenido que sanear varias hectáreas con municiones no detonadas, donde estaban los antiguos polígonos de tiro de Estados Unidos en Panamá.

Se trata de los sitios donde los militares del Ejército de Estados Unidos llevaban a cabo sus maniobras o prácticas bélicas en Nuevo Emperador, provincia de Panamá Oeste, Piña en Colón y Balboa en Panamá.

En la mayoría de los casos la limpieza de los campos contaminados guarda relación con la construcción de proyectos estatales. También, a través de los años aumentó la presión de los asentamientos informales en estos sitios peligrosos, por parte de los precaristas.

El último proyecto estatal donde se tuvo que sanear una zona con explosivos no detonados fue para la construcción del nuevo centro penitenciario de Colón. Allí, el Estado tuvo que destinar el año pasado $1.1 millones, ya que la obra está ubicada en lo que antiguamente se conocía como el campo de tiro de Piña o Parcela 35.

La ministra de Gobierno, María Luisa Romero, informó que cerca de “20 hectáreas” debieron ser limpiadas, y que la licitación del centro penitenciario está por adjudicarse en agosto próximo.

El pliego de condiciones para esta licitación menciona que el globo de terreno en mención está fuera del Sistema Nacional de Áreas Protegidas por el Ministerio de Ambiente y fuera de la cuenca hidrológica del Canal, establecida por la Autoridad del Canal de Panamá. El lugar fue clasificado con categoría de suelo: “uso diferido” (explosivos no detonados).

Los trabajos incluyeron la caracterización del sitio y su remediación para neutralizar toda munición no detonada que se encuentre hasta una profundidad de 1.20 metros, que pueden afectar la ejecución de los trabajos del nuevo centro o prisión.

Sin embargo, estas tareas de saneamiento de explosivos sin detonar vienen realizándose desde poco después que el Ejército de Estados Unidos abandonara por completo el país en el año 1999.

Uno de los primeros proyectos donde se tuvo que aplicar la limpieza fue durante la construcción del acceso oeste al puente Centenario, entre 2000 y 2004.

Urbes, entre armas sin detonar Expandir Imagen
Urbes, entre armas sin detonar

También está el saneamiento de áreas en la ribera del Canal, como parte del megaproyecto de ampliación de la vía interoceánica. Además, se tuvieron que eliminar armas de este tipo durante el proyecto de reubicación de las torres de transmisión de energía que van desde Panamá hasta La Chorrera.

Aparte de esto, en los últimos 15 años autoridades del Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial, así como de la Policía Nacional han tenido que desalojar a precaristas de lugares como Nuevo Emperador.

En estas zonas hay letreros que advierten sobre el riesgo, pero esto no es suficiente, debido a que se han reportado hechos como la muerte en 2005 de Sabino Rivera, quien ingresó al polígono de tiro de Piña y se encontró con una bomba sin detonar.

LA OPORTUNIDAD

La eliminación de estas armas convencionales ha sido una de las principales demandas de organizaciones de la sociedad civil durante las últimas décadas.

Al respecto, Farah Urrutia, directora de Asuntos Jurídicos y Tratados de la Cancillería, manifestó que la reciente firma del acuerdo de cooperación con Estados Unidos para eliminar armas “químicas” en la isla San José, en el archipiélago de Las Perlas, es una oportunidad para en un futuro negociar la descontaminación de los campos de tiro con armas convencionales.

Mientras, María Inés Esquivel, coordinadora por Panamá de la Autoridad Nacional para la Prohibición de las Armas Químicas, explicó que estimaciones internacionales dan cuenta de que el 10% del total de armas o municiones que se utilizan para maniobras militares quedan sin estallar en los polígonos.

En tanto, ambientalistas como Harley Mitchell hijo subrayan que los polígonos de Piña, Nuevo Emperador y Balboa son un “peligro”, tanto para humanos como para el ambiente. “Hay que sanear estos campos, donde hay miles de municiones sin detonar”, concluyó.

Más noticias de Panorama

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código