ENTREVISTA

Veeduría ciudadana, vital ante China

El analista Juan C. Hidalgo advierte de que los préstamos para infraestructura pueden fomentar la corrupción.

Temas:

Juan Carlos Hidalgo Tomado de elcato.org Juan Carlos Hidalgo Tomado de elcato.org
Juan Carlos Hidalgo Tomado de elcato.org

Mantener relaciones diplomáticas con China puede representar un desafío en términos de institucionalidad.

Así opina Juan Carlos Hidalgo, analista para América Latina del Instituto Cato.

Según Hidalgo, la transparencia y las buenas prácticas no son la tónica en las negociaciones con este coloso.

De allí que la labor fiscalizadora de las organizaciones no gubernamentales y de los ciudadanos panameños, en general, se hace imprescindible con un actor como China en el escenario.

¿Cuáles pueden ser los efectos positivos y negativos para Panamá de haber iniciado relaciones diplomáticas con China?

Es un reconocimiento de la realidad mundial. Es un hecho inevitable desde el punto de vista geopolítico [reconocer] que la verdadera representación política de la República de China está en Pekín y no en Taipéi. Si bien es cierto que uno no requiere de relaciones diplomáticas para poder comerciar con China, el nivel de cooperación, de relaciones políticas y económicas, tiene mayor asidero cuando hay relaciones bilaterales.

Los peligros radican en el hecho de que China gusta de utilizar mecanismos de cooperación para fomentar esquemas de construcción de infraestructura que pueden ser poco transparentes y que pueden fomentar el endeudamiento externo de los países beneficiarios.

Se habla mucho, por ejemplo, del Belt & Road Initiative, que es esta iniciativa de construir el antiguo “camino de la seda” Asia-Europa, pero que también incluye proyectos en América Latina. Existe mucha preocupación por la poca transparencia con la que se otorgan estos proyectos de construcción de infraestructura, el hecho de que los préstamos que China da en estas circunstancias se otorgan en condiciones bastante leoninas, con tasas de interés muy altas y que terminan estableciendo relaciones de vasallaje entre China y los países supuestamente beneficiarios. Así que hay que tener cuidado con ese tipo de cooperación, porque también puede fomentar la corrupción.

¿Y cómo puede dar esa lucha un país como Panamá, tomando en cuenta la corrupción y la debilidad institucional que quedó en evidencia con Odebrecht?

La primera capa de inmunidad para ese tipo de peligros o desafíos es precisamente la percepción ciudadana de que hay una debilidad institucional, y que al hacer negocios con la República de China –no estoy hablando de la exportación de bienes y servicios, sino de la financiación de proyectos de infraestructura o la compra de activos estatales– tiene que haber mucha vigilancia de la sociedad civil, puesto que la clase política va a tratar de buscar oportunidades para hacer negocios y China no tiene la clase de consideraciones o de criterios de transparencia que sí caracterizan a otros países.

Una cuestión que en su momento me señaló un exembajador de Panamá en la OEA fue por qué empresas estadounidenses nunca ganan licitaciones de construcción de infraestructura en América Latina. Y es que no pueden pagar sobornos, porque el Departamento del Tesoro les cae encima.

En el caso de China, ese tipo de consideraciones no existen, son negociaciones muy nebulosas y creo yo que los panameños, al haber pasado ya por una mala experiencia con Odebrecht, deberían estar muy alertas y saber que cuando se trata de la República Popular China se está lidiando con un actor muy grande que no tiene escrúpulos al hacer negocios.

“Cuando se trata de la República Popular China se está lidiando con un actor muy grande que no tiene escrúpulos al hacer negocios”.

Juan Carlos Hidalgo Analista para América Latina del Instituto Cato.

¿No está China ocupando el papel que Estados Unidos venía jugando históricamente en Latinoamérica? Estados Unidos tenía el liderazgo en la región.

Estados Unidos ha sido la potencia histórica en la región y creo que lo seguirá siendo. No veo por qué esto tiene que ser una decisión de suma cero en materia diplomática. No es que el reconocimiento de la relación hacia China involucre un desafío para Estados Unidos o involucre una pérdida de influencia de Estados Unidos en la región. Costa Rica tiene 10 años de haber roto relaciones con Taiwán y haber establecido relaciones con China. La relación con China no ha venido en detrimento de la relación con Estados Unidos; se tiene un tratado comercial con Estados Unidos. Costa Rica sigue recibiendo cooperación y hay una buena relación con Washington, y lo mismo debe ser el caso de Panamá.

Creo que América Latina está en posición de manejar una relación madura con ambas potencias, una relación beneficiosa con los dos.

¿A pesar de que nuestros valores democráticos son muy diferentes?

Efectivamente, hay una realidad de que los valores democráticos son muy diferentes y hay que tener cuidado. El discurso que dio Xi Jinping ante el XIX Congreso del Partido Comunista a fines de 2017 dio a entender que China ve no solo su modelo de desarrollo, sino el político, como un modelo exportable a los países en desarrollo. Esto quiere decir una autocracia política y un modelo mercantilista de capitalismo de Estado.

Claramente, no es ese el norte hacia el cual un país como Panamá debe ver y no creo que estamos en peligro de que Panamá vaya a ver ese norte. Panamá es una de las economías más libres de América Latina, tiene el dólar como la moneda oficial, tiene un Canal que, si bien ya le pertenece de nuevo, fue construido por Estados Unidos y hay una relación de seguridad importante con esa nación.

Panamá evalúa qué zona otorgará a China para instalar su sede diplomática, y hay polémica porque hay áreas de la extinta Zona del Canal. ¿Qué lectura hace, teniendo en cuenta el contexto histórico?

Es posible que el hecho de que sea una ubicación en un territorio que antes pertenecía a Estados Unidos y que esté tan cerca del Canal levante cierto tipo de suspicacias en Washington. Claramente, estas legaciones se prestan no solo para cuestiones de relaciones diplomáticas normales, sino también para labores de inteligencia, de espionaje y demás. Pero en última instancia creo que no debería verse como una amenaza importante a la seguridad de Panamá y mucho menos de Estados Unidos.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

14 Nov 2018

Primer premio

2 0 5 9

CAAC

Serie: 1 Folio: 8

2o premio

1641

3er premio

1301

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código