PÉRDIDAS SUPERAN el millón de dólares

Sin acuerdo en paro fronterizo

Al menos 400 camiones del lado panameño y otra suma igual del lado tico se encuentran varados en la frontera.
La fila de camiones, que en su interior contienen mercancía seca y alimentos, se extiende a ambos lados de la frontera, sin que los transportistas lleguen a un acuerdo definitivo. LA PRENSA/Ricardo Iturriaga. La fila de camiones, que en su interior contienen mercancía seca y alimentos, se extiende a ambos lados de la frontera, sin que los transportistas lleguen a un acuerdo definitivo. LA PRENSA/Ricardo Iturriaga.
La fila de camiones, que en su interior contienen mercancía seca y alimentos, se extiende a ambos lados de la frontera, sin que los transportistas lleguen a un acuerdo definitivo. LA PRENSA/Ricardo Iturriaga.

El conflicto en la frontera entre Panamá y Costa Rica, que empezó el pasado sábado, tiene tres trincheras visibles: los transportistas panameños, los costarricenses y, en el medio de ellos, el resto de los centroamericanos, que al entrar hoy en su quinto día sin poder moverse hacia sus países de destino comienzan a exaltarse y a exigir que los dejen irse a trabajar.

Al menos 400 camiones del lado panameño y otra cantidad igual del lado tico y dentro de algunos de ellos mercancía seca valorada en cientos de miles de dólares o alimentos, como un contenedor cargado de carne que tienen que mantener con el motor encendido para que no se pierda la refrigeración y se dañe el producto.

“No apoyamos a los ticos ni a los panameños. No nos hemos ido porque no nos dejan pasar. Tenemos cuatro días aquí y ya no tenemos dinero para comer”, afirman casi al unísono Carlos Rendero, de El Salvador; Pastor Cortez, de Nicaragua; Edgar Muñoz y Juan Pérez, de Guatemala, cuatro de varias decenas de centroamericanos que aguardan por el momento en que puedan culminar sus viajes y cobrar su dinero.

TEMOR

La situación se ha complicado tanto que panameños y centroamericanos temen que empiece la confrontación entre ellos mismos, a pesar de que de un lado y del otro reconocen que la solución de sus problemas está en que las autoridades ticas y panameñas se pongan de acuerdo sobre las reglas a aplicar.

Por el lado de los centroamericanos (hondureños, guatemaltecos y nicaragüenses) que, por cierto, dicen no tener problemas con la policía local, se quejan de que entre las 4:00 p.m. y las 6:00 a.m. ellos no pueden salir de Panamá porque en la oficina de Aduana panameña no hay funcionario que revise sus papeles o no está el policía de narcóticos que verifique su carga, algo que, alegan, no sucede en las fronteras de ningún otro país, que están abiertas las 24 horas.

Esta situación, afirman, tampoco afecta a los de Panamá y Costa Rica. Por ello, sienten que son los que peor parados quedan cada vez que se paraliza el tráfico en la frontera.

“Ellos están aquí cerca, nosotros a miles de kilómetros de nuestros países”, sostuvo Edgar Muñoz, de Guatemala, quien reitera que ya no tienen dinero para comer.

PERSECUCIÓN

Los costarricenses, causantes de la paralización y representados por Juan Carlos Segura, aseguran que hay hostigamiento y persecución por parte de los agentes del Servicio Nacional de Fronteras que custodian el área, los cuales los detienen para verificar si aparecen en Interpol, o para multarlos por tener –por ejemplo– llantas lisas, esto a poco más de 300 metros del puesto de Aduana que acaban de cruzar, haciendo que, en ocasiones, demoren dos y tres horas más en Paso Canoas.

Los panameños, por su parte, se quejan de que no tienen seguridad para ellos ni para su carga durante su tránsito por Costa Rica –uno de los acuerdos pactados hace cinco meses y que no se ha hecho realidad– y que no existe reciprocidad en el trato que reciben de las autoridades de tránsito costarricense, que les hacen pagar un seguro de colisión y cuando se han chocado, de igual manera les paran sus camiones a la espera de un juicio que puede tardar meses o años, incluso, cuando la persona que chocaron se ha declarado culpable del accidente, o les cobran miles de dólares por una reparaciones en el taller.

En medio de esta situación también hay una pugna gremial entre la Cámara Nacional de Transporte de Carga (Canatraca), reconocida por la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre, y el Sindicato de Camioneros de Chiriquí.

De los primeros no había nadie en la frontera ayer. Sin embargo, del Sindicato había al menos dos docenas de transportistas embravecidos porque no han sido consultados por las autoridades acerca de la situación. El Sindicato alega que Manuel Mora, de Canatraca, no representa sus intereses y la prueba es que no se ha aparecido por la frontera.

Ayer, de hecho, en la frontera parecía no suceder nada. Los turistas cruzaban y el tráfico vehicular hacia el lado tico era pesado. Solo las mulas varadas de lado y lado de la frontera indicaban que algo no estaba bien.

reciprocidad

Guillermo Araúz es miembro del Sindicato de Camioneros de Chiriquí y ayer lideraba el grupo de transportistas.

Ellos aseguran que el problema de fondo, desde la época en que gobernó Guillermo Endara Galimany (1990-1994), es que los costarricenses quieren transportar la mercancía que está en la Zona Libre, algo que no puede darse porque ese es el único lugar donde cargan los transportistas panameños, y que la solución es que el Gobierno panameño establezca en la ley aduanera una protección para los nacionales, como existe en el resto de la región.

“Miles de transportistas quieren entrar a la Zona Libre y llevarse esas cargas... y si eso sucede, nosotros y nuestras familias vamos a ser una carga para el Estado y eso es lo que no queremos”, señaló Araúz, quien remarcó que no le están pidiendo al Estado que les rebajen una llanta o un galón de combustible ni que les den los repuestos más baratos.

“Lo único que le estamos pidiendo es que sean recíprocos, que nos dejen trabajar, porque ese dinero que estamos perdiendo es el que nos da sustento”, añadió el vocero del grupo.

DIPLOMACIA

Sobre la situación en la frontera, el canciller Fernando Núñez Fábrega señaló que “la parte diplomática ya la hemos manejado. Yo creo que el ministro [José Raúl] Mulino va a hablar en algún momento sobre este tema”.

Deyanira Ramírez, encargada de Negocios de la Embajada de Costa Rica en Panamá, manifestó que Costa Rica reiteró su apego al ordenamiento jurídico y que incluso propondría modificaciones para que sean remitidas a la Asamblea, a fin de garantizar el tránsito dinámico de las personas y los vehículos en la frontera.

Más noticias de Panorama

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

FONDOS Banda musical hace recolecta para viajar a Pasadena

La banda está integrada por 250 estudiantes.
Especial para La Prensa/Vielka Corro Ríos

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código