El agua por venir

Temas:

TUBERÍA. El crecimiento de la población, la construcción de altas torres y el desplazamiento a zonas lejanas de la ciudad ha puesto a funcionar al límite la capacidad de suministro de agua potable. LA PRENSA/Archivo. TUBERÍA. El crecimiento de la población, la construcción de altas torres y el desplazamiento a zonas lejanas de la ciudad ha puesto a funcionar al límite la capacidad de suministro de agua potable. LA PRENSA/Archivo.
TUBERÍA. El crecimiento de la población, la construcción de altas torres y el desplazamiento a zonas lejanas de la ciudad ha puesto a funcionar al límite la capacidad de suministro de agua potable. LA PRENSA/Archivo.

Fue en junio de 2009 cuando el entonces director del Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales (Idaan), Juan Antonio Ducruet, anunció el proyecto que debía ayudar al área metropolitana de Panamá a afrontar el déficit en el suministro de agua por los próximos 20 años.

El crecimiento poblacional, el auge inmobiliario, el desplazamiento de la mancha urbana, todos eran factores que para la época estaban generando una crisis en el suministro de agua potable.

La demanda de las altas torres de la avenida Balboa y otras áreas céntricas competían por el líquido que debía abastecer las partes altas de San Miguelito o las aisladas zonas de Panamá este.

Para entonces, el Idaan contaba en la ciudad con una línea madre y una paralela que conducían 250 millones de galones de agua potable que produce diariamente la planta de Chilibre hasta los dos tanques de Tinajitas, con capacidad para 10 millones de galones cada uno, y la llamada línea de oriente, que lleva agua a Tocumen, más un tanque de reserva de 10 millones de galones ubicado en cerro Ameglio, San Miguelito.

El plan anunciado por Ducruet consistía en instalar dos nuevas líneas de conducción: meridional y occidente. La línea meridional saldría de Tinajitas y llegaría a Costa del Este. La línea de occidente, entre tanto, seguiría el curso del corredor Norte hasta llegar a Bella Vista. Ambas líneas tendrían un costo de $15 millones.

En octubre de ese año, el Idaan anunció el cambio del nombre de la línea meridional a Costa del Este y la adición de una tercera línea: la de oriente II.

Los anuncios no eran nuevos. Cuando en 2003 el gobierno de Mireya Moscoso entregó la línea de oriente I, ya se tenían en mente estos proyectos anunciados siete años después.

Mientras tanto, el sistema de distribución existente mostraba sus problemas y graves riesgos.

Ese mismo mes, un cierre temporal de la tubería principal, a la altura de Tinajitas, y la habilitación de la línea paralela produjo turbiedad en el agua que llegó al 75% de la población de la ciudad.

Pero sectores como Juan Díaz se quedaron por más de tres semanas sin agua luego de ese desperfecto.

Un año más tarde volvió a presentarse un problema con la línea paralela: muchas válvulas no trabajaban como debían y tras la rotura de una tubería, 900 mil personas se quedaron sin agua porque la línea vieja, de 60 pulgadas no se pudo conectar.

En octubre de 2011, la ciudad se quedó sin agua dos veces por 24 horas. Pero aquello fue previsto y anunciado: se trataba del cambio de posición e interconexión de la tubería madre de Chilibre, en el cruce de San Miguelito, registrada en dos etapas.

Finalmente, en junio de 2012 se anunció la apertura de sobres para la licitación del proyecto de mejoramiento sostenible de los acueductos y alcantarillados de la ciudad de Panamá.

El proyecto, del Consejo Nacional para el Desarrollo Sostenible (Conades), estaba avalado por el Idaan.

El proyecto se dividió en tres partes, por lo cual Conades no reveló su precio.

La primera parte implica la construcción de una línea desde Alcalde Díaz hasta Pedregal, denominada Línea de Gonzalillo, y el estudio de la fase dos de la línea de occidente.

La segunda parte incluye los proyectos de la línea María Henríquez- Gonzalillo, la línea de oriente II y el proyecto de las obras complementarias para el distrito de San Miguelito. Y la tercera parte, la línea Costa del Este-Ciudad Radial, en Juan Díaz.

Recién en marzo de este año se anunció que los trabajos ya habían comenzado.

El consorcio M2 se encargará de la primera parte; Norberto Odebrecht, de la segunda y Meco-Transcaribe de la tercera.

Lo que aún falta para el saneamiento total

Hay avances, pero el proyecto de saneamiento de la bahía y la ciudad de Panamá aún debe completarse. Por ejemplo, faltan todavía por licitar más de 50 kilómetros de red de alcantarillados en el distrito de San Miguelito. Estas obras forman parte de la segunda etapa del proyecto, que ya cuenta con los estudios respectivos.

La construcción de la colectora de Juan Díaz también está pendiente, al igual que complementos de la primera etapa, como la interconexión de las colectoras de los ríos Matasnillo, Río Abajo, Tapia y Tocumen. Las autoridades han dicho que la licitación tendría lugar a mediados del próximo año 2014 o a principios de 2015. Además, falta la construcción de la colectora de Curundú y las obras de saneamiento del Matasnillo. La planta de tratamiento de Llano Bonito, en Juan Díaz, empezó oficialmente operaciones en mayo pasado. El proyecto tiene un costo total de 800 millones de dólares.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

15 Jul 2018

Primer premio

9 7 8 3

CAAD

Serie: 12 Folio: 15

2o premio

2697

3er premio

8169

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código