COLOMBIA

Un alud provoca 206 muertes

Muchos funcionarios y testigos calificaron la situación como una ‘tragedia sin precedentes’, mientras se moviliza la ayuda humanitaria.

Temas:

Miembros del Ejército Nacional colombiano colaboran en las tareas de rescate para ayudar a las víctimas de un desastre natural que se ha llevado todo a su paso. Miembros del Ejército Nacional colombiano colaboran en las tareas de rescate para ayudar a las víctimas de un desastre natural que se ha llevado todo a su paso.
Miembros del Ejército Nacional colombiano colaboran en las tareas de rescate para ayudar a las víctimas de un desastre natural que se ha llevado todo a su paso.

Una masiva avalancha en el sur de Colombia dejaba ayer más de 206 muertos y otros cientos de heridos y desaparecidos, tras las fuertes lluvias que afectan a la región andina, en especial en Perú y Ecuador.

El último balance oficial daba cuenta de 206 muertos, “una cifra realmente muy lamentable”, dijo a periodistas el presidente Juan Manuel Santos, que viajó a la zona para seguir de cerca las labores de socorro.

La Cruz Roja Colombiana (CRC) reportaba además “202 heridos y 220 desaparecidos”, tras la avalancha que se generó sobre las 11:30 p.m. del pasado viernes, por el desbordamiento de los ríos Mocoa, Mulato y Sangoyaco, en el selvático departamento de Putumayo.

El estruendo duró unos 15 minutos y la desesperación de quienes trataban de rescatar familiares, amigos o vecinos se extendió hasta el día de ayer. Testigos dijeron que sintieron cómo vibraban los edificios, y aunque sonó una alarma, no se escuchó en toda la ciudad.

Las imágenes difundidas por los socorristas son impactantes: calles cubiertas de lodo, soldados cargando niños, gente llorando, vehículos destrozados y residuos en las vías.

La tragedia es de “gran dimensión”, afirmó el director general de Socorro de la CRC, César Urueña, al reportar la “velocidad impresionante” en que sube el balance de muertos y heridos.

Mocoa, un caluroso municipio en plena Amazonía y de unos 40 mil habitantes, se encuentra sin fluido eléctrico y sin agua. “Hay mucha gente en las calles, mucha gente damnificada, muchas casas caídas”, dijo Hernando Rodríguez, un pensionado de 69 años.

Según este residente de Mocoa, “la gente no sabe qué hacer” porque “no había preparación” para una catástrofe así. “Apenas nos estamos dando cuenta de lo que nos pasó”, añadió.

“Anoche llovió 130 milímetros, usualmente en un mes llueve aquí 400 milímetros. ¿Qué quiere decir eso? Que el 30% de la lluvia de un mes se produjo anoche y eso precipitó una creciente súbita de varios ríos (...) y eso produjo una avalancha”, afirmó Santos, que declaró la “calamidad pública” para “agilizar” las operaciones de rescate y ayuda.

Según el bombero David Alejandro Silva, todos los establecimientos comerciales están cerrados “por temor a que los saqueen”. “Anoche hubo saqueos en sitios donde venden agua”, dijo el uniformado, de 22 años.

La ola invernal en Sudamérica no solo ha golpeado a Colombia . Perú viene soportando desde principios de año lluvias y avalanchas que hasta el momento dejan 101 muertos y más de un millón de damnificados.

En Ecuador, en tanto, se han registrado 21 muertes desde enero, 9 mil 409 familias damnificadas y mil 280 damnificados, según el más reciente balance oficial.

“Es una tragedia sin precedentes, [hay] cientos de familias que aún no encontramos, barrios desaparecidos”, dijo la gobernadora de Putumayo, Sorrel Aroca, a W Radio.

Las aguas se llevaron por delante varias viviendas, postes de energía, vehículos, árboles y destruyeron al menos dos puentes, agregó el Ejército, cuyos soldados apoyan las labores de rescate y socorro.

“La situación de Mocoa es dramática. Invocamos la solidaridad de toda Colombia”, escribió en Twitter el viceministro del Interior, Guillermo Rivera. Según la estatal Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (Ungrd), hay 300 familias afectadas.

Una sala de crisis con autoridades locales, soldados, policías y miembros de organismos de socorro trabaja en la búsqueda de desaparecidos y en la remoción del material, apuntó Carlos Iván Márquez, director de la Ungrd.

Por su parte, Hermán Granados, un anestesiólogo de un hospital de la localidad, dijo que hay al menos 300 heridos y que el hospital no tiene sangre suficiente para afrontar una crisis de semejante magnitud. Dijo que algunos empleados del hospital fueron a ayudar aunque tenían familiares desaparecidos.

La entidad indicó en un comunicado que se están movilizando al lugar más de siete toneladas de equipos para el suministro de agua, electricidad y de atención prehospitalaria. Un millar de personas ayuda en las labores de rescate.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

periplos alrededor del mundo Corte Suprema, una agencia de viajes

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código