SALUD PÚBLICA

La amenaza de los ‘antivacunas’ activa las alarmas de la OMS

La OMS plantea que, debido a la renuencia de algunas personas contra las vacunas, enfermedades que se creían controladas vuelven a ser un problema. El sarampión es un ejemplo.

Temas:

En Costa Rica reapareció el sarampión con la llegada de un niño turista sin cartilla de vacunación en regla. En Costa Rica reapareció el sarampión con la llegada de un niño turista sin cartilla de vacunación en regla.
En Costa Rica reapareció el sarampión con la llegada de un niño turista sin cartilla de vacunación en regla. Archivo

La Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó recientemente la lista anual de las amenazas para la salud a nivel global.

Una de las amenazas destacadas este año fue la inclusión del movimiento “antivacunas” o la “renuencia a las vacunas”.

De acuerdo con la OMS, las vacunas previenen entre dos millones y tres millones de muertes al año, y prevendrían otras 1.5 millones si hubiera mayor cobertura de vacunaciones en el mundo.

No obstante, la OMS advierte que, debido a los movimientos “antivacunas”, enfermedades que se creían controladas vuelven a ser un problema. Un ejemplo de ello ocurrió en febrero pasado: un niño francés de cinco años viajó a Costa Rica con sus padres, sin cartilla de vacunación en regla, y volvió a introducir el sarampión en ese país, que no registraba casos autóctonos desde 2006 y ninguno importado desde 2014.

La realidad local

En Panamá no hay casos autóctonos de sarampión desde 1996, según datos del Ministerio de Salud. En 2012 hubo cuatro casos importados de Israel.

En el país se aplica la triple viral, que protege contra sarampión, paperas y rubéola. Los niños reciben de forma gratuita una primera dosis de vacuna a los 12 meses y un refuerzo a los 18 meses.

“La circulación del virus del sarampión en varios países de América y Europa ha activado las alertas de los departamentos de salud”.

Raúl Esquivel, epidemiólogo

Raúl Esquivel, jefe del Servicio de Epidemiología del Hospital del Niño Dr. José Renán Esquivel , indicó que la circulación del virus del sarampión en varios países de América y Europa “ha activado las alertas de los departamentos de salud, incluyendo Panamá”.

“Hace un año, por ejemplo, se implementó una campaña que vacunó población de uno a cuatro años, con el objetivo de aumentar las coberturas de la vacuna del sarampión”, manifestó.

Esquivel dio cuenta de que los movimientos “antivacunas” en Panamá no son “tan robustos” como en otros países, que tienen “una organización y un alcance impresionante y que además, involucran personajes famosos e influencers”, pero pone en evidencia que “sí existen casos en los que por creencias religiosas rechazan algunas intervenciones de salud como las vacunas”.

“Internet es muchas veces una fuente de desinformación”, destacó.

Por su parte, el epidemiólogo Rodrigo De Antonio resaltó que Panamá “cuenta con uno de los mejores esquemas de vacunación en la región y año tras año se realizan campañas de vacunación para asegurar y mantener las metas de coberturas”.

“La Ley 48 de diciembre 2007 regula el proceso de vacunación y establece que sea obligatorio”, dijo.

De Antonio, que trabaja precisamente con las enfermedades prevenibles por vacunación, lamentó que los movimientos antivacunas se hayan hecho “muy fuertes” en los últimos años en Europa, causando la reaparición de casos de enfermedades erradicadas, como la difteria y sarampión.

En tanto, el ministro de Salud, Miguel Mayo, recordó que la vacunación es la estrategia de prevención primaria por excelencia y la más equitativa .

Añadió que el Programa Ampliado de Inmunización es el más completo de las Américas: tiene 23 vacunas que protegen contra 30 enfermedades.

Origen del movimiento

El movimiento antivacunación tiene su origen en un artículo publicado en 1998 en The Lancet, una de las revistas médicas más prestigiosas del mundo.

El gastroenterólogo británico Andrew Wakefield vinculó, sin mucho fundamento, la vacuna combinada para el sarampión, paperas y rubéola con el autismo. Esta investigación está desacreditada, pero aún causa pánico en la población.

“El movimiento antivacunas es incomprensible; son un peligro público. No hay ningún motivo racional para rechazar la vacunación. Son los fármacos más seguros a nuestra disposición. En el caso del sarampión, por ejemplo, no hay una cura específica, pero sí una vacuna que lo previene. Sin embargo, si la cobertura de la vacuna es baja, hay riesgo de epidemia”, apuntó Roberto Buroni, virólogo italiano.

A su juicio, “la ciencia no es democrática. Solo debe tener derecho a opinión quien ha estudiado y no el ciudadano común”, acotó.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

17 Nov 2019

Primer premio

2 0 5 9

BADD

Serie: 16 Folio: 15

2o premio

4777

3er premio

4109

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código