CARLOS MAYO TORNÉ

El arte de investigar el pasado

El historiador del arte Carlos Mayo Torné es el encargado de estudiar las cerámicas halladas en el yacimiento arqueológico de El Caño en Coclé.

Temas:

Carlos Mayo es historiador del arte y coinvestigador en el proyecto arqueológico El Caño, que realiza la fundación El Caño en la provincia de Coclé. CORTESÍA Carlos Mayo es historiador del arte y coinvestigador en el proyecto arqueológico El Caño, que realiza la fundación El Caño en la provincia de Coclé. CORTESÍA

Carlos Mayo es historiador del arte y coinvestigador en el proyecto arqueológico El Caño, que realiza la fundación El Caño en la provincia de Coclé. CORTESÍA

Se unió al proyecto arqueológico, inspirado, en parte, por su hermana, la arqueóloga Julia Mayo. Se unió al proyecto arqueológico, inspirado, en parte, por su hermana, la arqueóloga Julia Mayo.

Se unió al proyecto arqueológico, inspirado, en parte, por su hermana, la arqueóloga Julia Mayo. Foto por: Archivo

Rostro precolombino mirando al firmamento. Rostro precolombino mirando al firmamento.

Rostro precolombino mirando al firmamento. Foto por: Archivo

ARQUEOLOGÍA, HISTORIA, CULTURA

El pasado nunca muere. Para el arqueólogo panameño Carlos Mayo, se trata de un período, de una circunstancial pausa en el tiempo, que espera volver a surgir para contar su historia.

Mayo, quien junto a su hermana, la también arqueóloga y doctora en antropología americana Julia Mayo, encabeza la exploración científica que desde 2005 se realiza en el yacimiento de El Caño en Coclé, es el encargado del estudio e interpretación del millar de vajillas y cerámicas ornamentales que conforman el hallazgo, bautizado en 2012 por la revista National Geographic como “El Dorado de Panamá”.

“Aún queda mucho por hacer y descubrir”, apunta Mayo, quien asegura que todavía hay muchas preguntas sin respuesta sobre ese camposanto sitiado a orillas del Río Grande.

Pero hay esperanzas, pues para el arqueólogo la cerámica prehispánica tiene el valor particular de contar su cronología en el tiempo y establecer los antecedentes del yacimiento.

En su estudio titulado Estandarización en la cerámica prehispánica de El Caño, Panamá: especialización, productividad y consumo (2014), explica que las primeras “fechas absolutas del yacimiento” pudieron haberse establecido entre los años 780 y 1020 d.C., que coinciden con las fechas del período cerámico medio y tardío.

ATRACCIÓN por EL PRETÉRITO

Para Carlos Mayo, cuanto más antiguos sean los restos arqueológicos, más logran llamar su atención.

“Me gustaría estudiar algún yacimiento relacionado con los primeros pobladores del istmo”, afirma el investigador, quien también se confiesa un aficionado de otras ramas, como la paleontología.

Su idilio con la historia y los objetos de antaño se inició desde su juventud. “Recuerdo que mi decisión por estudiar alguna disciplina relacionada con la historia, surgió durante la secundaria”, cuenta.

Mayo se graduó como licenciado en historia del arte en la Universidad Santiago de Compostela en España. “En esta decisión influyeron tanto mi profesora de historia del arte, como mis padres, quienes siempre me animaron a dedicarme a lo que realmente me gustaba”, continúa.

A pesar de lo sacrificado de su labor y las largas horas de faena, todavía mantiene viva su pasión por los temas relacionados con la geografía y los anales nacionales.

De hecho, actualmente se encuentra finalizando sus estudios doctorales en arqueología, cuya tesis será, justamente, un análisis sobre el componente cerámico encontrado en El Caño.

PRÓLOGOS NACIONALES EN ARCILLA

Luego de culminar su licenciatura, Mayo retornó a Panamá en 2005 para unirse como coinvestigador del Proyecto Arqueológico Coclé, dirigido de 2004 hasta 2007 por su hermana Julia Mayo.

“Sí, la vehemencia de Julia, así como su capacidad de trabajo, influyeron en mi decisión de unirme y continuar trabajando en este proyecto durante 10 años”, asiente.

Actualmente, Mayo forma parte del equipo de investigadores que bajo el nombre fundación El Caño, procura continuar los estudios arqueológicos en el yacimiento encontrado dentro del parque arqueológico en las llanuras de la provincia coclesana.

Además, funge como secretario ejecutivo en esta misma fundación, cuya sede está ubicada en la Ciudad del Saber, y en donde se encarga de realizar los estudios estilísticos y tipológicos del componente cerámico encontrado en el yacimiento.

“También participo en las publicaciones, conferencias y cursos programados por la fundación para el público interesado”, añade el científico, quien también se desempeña como editor de un repositorio en línea creado por la fundación (Oda-fec.org/nata/view/paginas/view_paginas.php?id=1) y que pone a disposición de la ciudadanía información sobre los hallazgos y resultados de los estudios realizados por el equipo científico de El Caño.

“Mi mayor satisfacción es poder hacer lo que me gusta y sentirme realizado con mi trabajo”, sostiene el científico.

El gran acervo de piezas alfareras, de gran policromía y destreza escultórica, es descrito por Mayo como preámbulos de la historia panameña y conforma dos capítulos del libro de divulgación científica, Guerreros de oro, publicado el pasado mes de diciembre por fundación El Caño y Editora del Caribe.

“En este texto participé como autor del apartado Impresiones corporales en el Panamá prehispánico: las vasijas antropomorfas de la Necrópolis de El Caño y como coautor del artículo Explotación e intercambio de los recursos naturales para la elaboración de bienes suntuarios”, detalla.

Motivos geométricos y zoomorfos conforman el repertorio que, gradualmente cuentan sobre la religión y simbología de la antigua comunidad coclé, una “sociedad bastante sofisticada”, sostiene el investigador.

Tras pocas semanas de haber comenzado un nuevo año, Mayo ya se prepara para iniciar una nueva exploración arqueológica, bajo las tierras de El Caño, el próximo mes de marzo, en donde espera poder seccionar una nueva tumba que amplíe la historia de aquella misteriosa comunidad istmeña precolombina.

LA NECRÓPOLIS VIVA

HECHO

El yacimiento de El Caño fue sepulcro común del pueblo coclé, que actualmente sirve como caudal de estudios arqueológicos por su riqueza patrimonial y científica.

INVENTARIO

Bajo su terreno se ha encontrado un millar de vajillas de cerámica y centenares de piezas y ornamentos de oro, además de artefactos de piedra, hueso y resina.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código