El bailarín, un guerrero

Temas:

lsquo;No quiero bailarines que solo quieran bailar. Quiero bailarines que necesiten bailar’. George Balanchine, coreógrafo y leyenda. lsquo;No quiero bailarines que solo quieran bailar. Quiero bailarines que necesiten bailar’. George Balanchine, coreógrafo y leyenda.
lsquo;No quiero bailarines que solo quieran bailar. Quiero bailarines que necesiten bailar’. George Balanchine, coreógrafo y leyenda.

En la antigua Grecia, la danza era un método utilizado para entrenar a los luchadores.

Al ver ese escenario, Sócrates no tuvo más remedio que concluir que “el mejor bailarín es también el mejor guerrero”.

Para el siglo XVII, durante el reinado de Luis XIII de Francia, en pleno albor del ballet teatral, solamente los hombres podían acceder al ballet de la corte.

Las mujeres, por su parte, podían bailar a puertas cerradas y los espectáculos, donde se mezclaban bailarines de ambos sexos, prohibidos, o escasos cuando menos. El hombre era el único permitido a interpretar en el escenario, tanto los papeles masculinos como los femeninos.

Dos siglos más tarde, en el XIX, la figura delicada del ballet se impuso en el escenario, mientras que el papel del bailarín fue relegado al de solo un ayudante de movimientos, alzadas y giros, por lo que se creó el estigma que la danza clásica era solo “una cuestión femenina”.

Pero, en el siglo XX la figura masculina se reivindicó y reasumió roles de importancia gracias al surgimiento de artistas del ballet como Vaslav, Nurejev, Baryshnikov, Bocca, Acosta y muchos otros, que derribaron el estereotipo “de que la danza es solo para niñas”, reconoce el bailarín Abdiel Bonilla, miembro del Ballet Nacional de Panamá y profesor de la fundación Danza Nova, dedicada a fomentar el arte del baile, por medio de clases, en áreas de riesgo.

13 estudiantes varones que conforman la fase avanzada de esta fundación, “llegan aquí con un pensamiento de barrio”, afirma Iván Herazo, director y fundador de Danza Nova.

“Ellos se van educando sobre la marcha, porque deben entender que los estereotipos forma parte de la ignorancia”, agrega.

Cuando se sienten agredidos por practicar “danza”, como le llaman al ballet, Herazo solamente les convence que quienes los ofenden “son ignorantes”; “que ellos son los que están haciendo algo positivo por sus vidas y por la sociedad”.

“La nueva generación, la que empezó hace poco en la danza, sale de la escuela, se compra una malla y empieza a dar clases”, añade Bonilla. “Sin embargo, aunque ha crecido mucho la danza en varones, aún hay quienes lo hacen a escondidas”.

Más noticias de Panorama

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código