MIGUEL ANTONIO ÁVILA

En la cadencia del tamborito

Fabricar las herramientas musicales que originan este baile se hace cada vez más difícil, debido a la escasez de cuero y árboles.

Temas:

Las manos del artesano Miguel Antonio Ávila lijan la madera que pronto se convertirá en un repicador, o en un pujador, que alegrará alguna festividad pueblerina, o servirá de adorno en un hogar panameño o extranjero. Las manos del artesano Miguel Antonio Ávila lijan la madera que pronto se convertirá en un repicador, o en un pujador, que alegrará alguna festividad pueblerina, o servirá de adorno en un hogar panameño o extranjero.

Las manos del artesano Miguel Antonio Ávila lijan la madera que pronto se convertirá en un repicador, o en un pujador, que alegrará alguna festividad pueblerina, o servirá de adorno en un hogar panameño o extranjero. Foto por: Ricardo Iturriaga

La tarea más difícil es abrir el centro del árbol, labor que requiere de mucha precisión. La tarea más difícil es abrir el centro del árbol, labor que requiere de mucha precisión.

La tarea más difícil es abrir el centro del árbol, labor que requiere de mucha precisión. Foto por: Ricardo Iturriaga

Armados de cinceles y martillos, los hijos de Miguel se han incorporado a la lucha que libra su padre por mantener las tradiciones. Armados de cinceles y martillos, los hijos de Miguel se han incorporado a la lucha que libra su padre por mantener las tradiciones.

Armados de cinceles y martillos, los hijos de Miguel se han incorporado a la lucha que libra su padre por mantener las tradiciones. Foto por: Ricardo Iturriaga

Una de las reglas no escrita de un buen tamborito panameño es que el pujador, el repicador y la caja atraigan con su sonoridad a la pareja que en el centro de la pista se mueve alegremente al ritmo de una tonada.

, se escucha en la voz de la cantalante que, atenta a la copla, se inclina para escuchar el sonido que despiden estos instrumentos musicales del folclor panameño.

Quienes la acompañan repiten el coro que vuelve a alegrar a los que con sus aplausos acompasados llevan el ritmo de esta pegajosa armonía vernacular.

La caja, el pujador y el repicador que se utilizan en este baile son fabricados preferiblemente con madera de cedro amargo, pues “le da un mejor sonido y es más duradera”, comenta el artesano Miguel Antonio Ávila, quien a toda costa preserva esta costumbre interiorana.

Señaló que se motivó a elaborar estos instrumentos al observar que en su natal Parita, provincia de Herrera, el tamborito estaba a punto de extinguirse por la falta de estos.

“Cuando se hacían fiestas no se podía hacer un tamborito, pues casi nadie ni siquiera tenía una caja, y no era nada fácil que quien tuviera la prestara, ya que las guardan como parte del patrimonio familiar”, afirmó.

Fue así como, gracias a la ayuda que le brindó un experto tamborero pariteño, Randol Navarro, que un buen día Miguel se aventuró a fabricar su primer tambor.

Cuenta que en sus inicios esto fue complicado, pues no tenía herramientas ni para abrirle el hueco al árbol en el que trabajaba.

“Una semana me tomó hacer un tambor de 12 pulgadas, que ahora hago en tres días”, aseguró, en el preciso momento en que una sonrisa se escapó por las comisuras de sus labios.

En su residencia, ubicada en la barriada Santo Domingo de Parita, Ávila comparte esta labor junto con sus dos hijos adolescentes, Miguel Ángel y Miguel Antonio, quienes también parecen disfrutar el hecho de saber que mediante este trabajo, además de aportar ingresos a la economía familiar, están preservando un aspecto importante de la tradición panameña.

, se escucha a lo lejos el coro de esta tonada, en tanto que Miguel y sus vástagos continúan mediante sus manos resguardando el ser panameño.

TROPIEZOS EN LA PISTA

No obstante, pese a la labor de estos artesanos, actualmente este trabajo se torna no muy grato, debido a la falta de árboles para utilizar en estos menesteres, así como del cuero, preferiblemente de venado.

Ávila explicó que conseguir un permiso en el Ministerio de Ambiente para talar un árbol para estos fines es una tarea engorrosa, por la que hay que pagar entre $30 y $60, dependiendo de su grosor.

Respecto al cuero, detalló que ya quedan pocas personas con permisos autorizados para cazar, aunque reconoce que el venado es un animal en vías de extinción.

“El cuero que utilizo se lo compro a un señor oriundo de Pesé, quien me cobra de $20 a $25, de acuerdo con el tamaño”, adujo.

Describió que el cuero se compra crudo, o sea, que no viene seco, por lo que hay que exponerlo por al menos cuatro días al sol, tiempo en el cual se le agrega ceniza y sal para evitar el mal olor y la llegada de insectos, moscas principalmente.

conservación

Por todo esto, señala que las autoridades deberían impulsar programas que propicien la preservación del venado, tal y como se hace con las iguanas, mediante la creación de fincas reproductoras que ayuden a su preservación.

Esto, recalcó, por ende estaría ayudando a conservar una de las más vistosas actividades de la tradición panameña, que utiliza el cuero de este animal.

Aclaró que las cajas y los tambores también pueden elaborarse con cuero de vaca, aunque, según los entendidos, el sonido difiere mucho del de venado.

El entrevistado indicó que en la comunidad de La Pasera de Guararé, provincia de Los Santos, se consigue un cuero de vaca muy fino, aunque aclaró que un pujador, un repicador y una caja valen más si están hechos con cuero de venado, por su durabilidad.

“La idea es que el tamborito, el auténtico, no muera. Que las futuras generaciones sepan diferenciar su sonido, su armonía, esa cadencia que hace que el hombre del campo vibre cada vez que escucha cuando el tamborero repica los cueros”, acotó.

LABOR CONJUNTA

Consciente de que el hecho de hacer tambores es solo una parte de la tarea para preservar el folclor, Miguel Antonio Ávila destacó que su primo Randol se dedica a enseñarle a la niñez pariteña a ejecutar estos instrumentos musicales.

Dijo que esta es una labor completa, toda vez que es la única manera en que los muchachos retomen el gusto por lo que somos como nación.

“La tradición no debe morir, pues si eso pasa no tendríamos una identidad como pueblo y mucho menos como país”, añadió.

En su residencia, Ávila siempre tiene un juego de tambores disponibles para cuando se presenta una actividad festiva, ya sea familiar o de la comunidad.

Referente a la comercialización de su trabajo, precisó que los tambores tienen un precio individual que varía entre $60 y $80, dependiendo del tamaño, mientras que el conjunto puede alcanzar los $250.

, vuelve el viento a traer el coro de la copla de este tamborito panameño.

PERFIL

MIGUEL ANTONIO ÁVILA.

Artesano oriundo de la comunidad de Parita, provincia de Herrera, se dedica a la confección de la caja, el repicador y el pujador, instrumentos típicos que se utilizan en una de las tradiciones panameñas de mayor antigüedad, el tamborito, expresión musical con mayor arraigo en los pueblos de las provincias de Herrera y Los Santos.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

La procuradora general de la Nación de Panamá, Kenia Porcell, viajó a España, donde sostuvo reuniones de alto nivel en la sede de la Fiscalía General de ese país.
Cortesía/Gabinete de comunicación de la Fiscalía General de España

CASO ODEBRECHT Porcell se reúne con fiscal que coordina rogatorias en España

AEROPUERTO Despega operación de Taeca

Se trata del primer vuelo comercial  e internacional que se realiza desde la terminal aérea colonense.
LA PRENSA/Roberto Cisneros

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código