AVISO: Las visitas al Complejo Hospitalario Arnulfo Arias Madrid estarán suspendidas este domingo.

ENTREVISTA A LA MINISTRA DE RELACIONES EXTERIORES

Los retos de la canciller Isabel de Saint Malo de Alvarado

Panamá se acercará a países de los que se había distanciado, y retomará su histórica posición de país mediador, asegura la ministra de Relaciones Exteriores.

Temas:

Desde el pasado 1 de julio, Isabel de Saint Malo de Alvarado se puso dos sombreros: el de vicepresidenta del país, y el de ministra de Relaciones Exteriores. Asume este último cargo luego de un quinquenio en el que la Cancillería tuvo cinco jefes: Juan Carlos Varela, actual presidente del país; y los exministros Roberto Henríquez, Rómulo Roux, Fernando Núñez Fábrega y Francisco Álvarez De Soto. Desde su despacho en el palacio Bolívar, la mujer responsable de la política exterior de Panamá habla de sus prioridades y de los cambios que impulsará.

Pretende devolverle a Panamá su histórica tradición de país mediador, neutral, que promueva el diálogo. “Siento que estoy aquí para asegurar la transparencia, para defender la institucionalidad del Estado, la democracia, y para que tengamos una política exterior coherente. Uno tiene que escoger sus luchas y esas son las mías”, dice.

¿Cómo encontró el despacho?

Considero que la administración del canciller Francisco Álvarez De Soto hizo un esfuerzo importante por poner en orden muchos temas en la Cancillería: deudas pasadas, temas de estructura, temas administrativos. Lo que hemos encontrado es eso, que hubo un esfuerzo de poner en orden algunas cosas de administraciones previas. Recibimos informes completos de auditorías que Álvarez De Soto mandó a hacer en embajadas en varios países.

¿Qué detectaron esas auditorías?

Irregularidades. Temas administrativos relacionados con manejo de fondos, manejo de bienes. Esto lo haremos público una vez entreguemos el informe a la Contraloría.

Cinco cancilleres en el pasado gobierno, ¿cómo afectó esto al manejo de la política exterior?

Cualquier esfuerzo en la empresa privada, en la gestión pública, donde tú estés reinventando la rueda cada tantos meses no es la política más efectiva. Para efectos de la política exterior panameña, haber tenido cinco cancilleres no nos dio un norte estable. Tenemos el reto de recomponer las relaciones con algunos países. Empezamos con Venezuela, pero nos corresponde acercarnos a países de los que nos hemos distanciado en Suramérica. Con nuestros países vecinos, sobre todo.

¿Cómo harán eso?

Trabajando en dos áreas: la primera no es nueva y de hecho hubo momentos históricos en los que Panamá jugó un papel muy activo en esa dirección, y como canciller quisiera retomarlo. Es el de Panamá como país de convergencia, que promueve el diálogo, la paz, que busca tender puentes, que busca sentar posiciones que no necesariamente se manejen amarradas a un bloque. Tendremos nuestro propio análisis y nuestra propia visión. Por otro lado, hay un rol que quiero impulsar y que es más nuevo para la política exterior panameña, el de ser muy activos en la agenda global de desarrollo. Que Panamá pueda convertirse en un referente teniendo posiciones en los temas de la agenda global de desarrollo: derechos humanos, desarrollo, equidad de género. Los derechos en términos amplios, las libertades. Estoy siendo muy cuidadosa en la selección de quienes nos van a representar ante los organismos internacionales, que son los espacios en los cuales se agita esa agenda.

Se ha cuestionado que Panamá ha votado en Naciones Unidas siguiendo la línea de países como Estados Unidos.

Votaremos en línea con los nortes de la política exterior de la que he hablado. Espero que en temas más políticos actuemos en la búsqueda del diálogo, de la paz, de la convergencia, y que eso sea lo que determine nuestra posición. No lo haremos en base a cómo votó un país amigo o cómo votó un bloque. Quiero que Panamá saque la bandera de la defensa de la equidad, de la lucha contra la desigualdad, de la lucha contra la pobreza, de los derechos humanos, de las libertades.

En la Organización de Estados Americanos (OEA), los países del Alba han impulsado reformas para debilitar el papel de la Relatoría para la Libertad de Expresión, ¿que posición va a tomar Panamá?

En nuestro plan de gobierno está la defensa de la libertad de expresión como uno de los pilares de la democracia, así que esta deberá ser la postura.

¿En qué etapa están las relaciones con Venezuela? ¿Cómo está el asunto de la deuda con empresas de la Zona Libre de Colón (ZLC)?

El Gobierno venezolano nos notificó oficialmente el interés de ratificar las relaciones, a lo que nosotros accedimos. Estamos trabajando en el perfil del embajador que nos representará en Venezuela. Con respecto a la deuda, nos corresponde como Estado impulsar que se cumpla con el pago.

¿Qué están haciendo para lograr que paguen?

Vamos a enviar una misión para que viaje a Venezuela y trate ese tema. Espero que el vicecanciller [Luis] Hincapié pueda viajar a Venezuela. Es una prioridad.

¿Cómo se manejarán las relaciones de Panamá con los países del Alba?

Siendo coherentes de que queremos tener una política exterior donde promovamos el diálogo, la paz, la convergencia. Con los países del Alba [Alianza Bolivariana para la América] ese será nuestro rol.

¿Y con la Alianza del Pacífico?

Panamá en este momento tiene estatus de observador. Nos interesa impulsar de la manera más rápida posible el estatus de miembro pleno. Hemos suscrito convenios con México y Colombia, lo que nos habilita para dar ese paso.

¿Qué avances hubo en lo referente a la contratación de abogados para representar al país en casos judiciales de Panamá en Italia?

Hemos estado en conversaciones con el ministro de Seguridad [Rodolfo Aguilera]. Este ministerio ha tomado contacto con firmas de abogados de Italia y está haciendo un análisis de cuál sería la más indicada para representar los intereses del Estado en Italia. Nos debe estar remitiendo en los próximos días esa recomendación. De la misma manera, el perfil que hemos definido para embajador en Italia es que sea mucho más que un representante diplomático. Que esté comprometido con la transparencia, con la defensa del Estado. Que haya trabajado en esos temas y que pueda, en esa dirección, impulsar el tema de la defensa de los intereses del Estado.

¿Cómo se manejarán las relaciones con China y Taiwan?

A Panamá le corresponde respetar la tregua que esos dos países han establecido. En ese marco mantenemos nuestras relaciones diplomáticas con Taiwan. De hecho, su presidente (Ma Ying-chiu) participó de los actos de la toma de posesión del presidente Varela. Y tenemos muy buenas relaciones comerciales con China. Esperamos seguir afianzando el trabajo con ambos países.

Explique los cambios a la ley de los consulados.

Miramos la tabla de remuneración de las Naciones Unidas que actualizan todos los años de acuerdo con el costo de vida de cada ciudad. Allí no hay engaño. Y es evidente que la gran mayoría de los consulados están dentro del rango, pero hay unos cuantos con diferencias muy importantes. Tokio es donde hay la mayor diferencia. En la tabla de Naciones Unidas que para un nivel D-2, que es un nivel alto de representación, la remuneración máxima están en un poquito menos de $300 mil al año. El problema con los ingresos de los cónsules de marina mercante es que es difícil cuantificar cuál es el ingreso. Comparé la tabla con los ingresos declarados, los otros no los he podido cuantificar, y en el caso de Tokio con los ingresos declarados estamos hablando de casi $1.5 millón por año.

También está la emisión de los carné de marinos, que son otros ingresos que no se pueden medir. Aparte de eso es un secreto a voces que en los consulados de marina mercante se dan otros negocios, sobre todo con las banderas que no se registran. Aquí hay dos problemas: la falta de transparencia y de legitimidad, y los ingresos que deben estar siendo recaudados por el Estado están entrando a los bolsillos de personas que están llamadas a ser funcionarios. El otro problema: la promoción de la marina mercante panameña. El 23% del tonelaje mundial está abanderado en Panamá, pero solo el 6% de las nuevas naves se están abanderando con Panamá. El país ha ido perdiendo competitividad.

¿A qué se debe?

No tenemos un servicio consular profesional, técnico, que conozca de marina mercante, que esté entrenado en cómo vender el país.

Pero hay una realidad, muchos de los consulados se usan para pagar favores políticos...

Pronto se va a conocer la designación del presidente Varela en Tokio. Y esa designación va a mostrar su compromiso con este tema.

¿Qué tanta autonomía tiene para tomar decisiones no pensadas en los intereses políticos?

Entré a la campaña en sus últimos meses, no vengo de un partido político. El Presidente ha apoyado mis iniciativas y mi interés de designar personas con buen perfil, no tengo queja al respecto, todo lo contrario.

CANCILLER Y VICEPRESIDENTA

PERFIL.

Isabel de Saint Malo de Alvarado cuenta con más de 20 años de experiencia en asesoría, desarrollo e implementación de políticas públicas en América Latina. Fue una de las coordinadoras del comité que ideó el plan de gobierno del actual presidente Juan Carlos Varela. Asegura no pertenecer a ningún partido político.

Embajadores esperan beneplácito

Entre 30 y 40 designaciones para ocupar las embajadas de Panamá esperan el beneplácito de los países receptores, afirmó el presidente de la República, Juan Carlos Varela.

“Hemos enviado más de 30 o 40 solicitudes, pero toca primero el beneplácito. Cuando el país lo dé, compartiremos los nombres con los medios”, dijo el mandatario en el aeropuerto de Río Hato luego de despedir a su homólogo colombiano Juan Manuel Santos.

En efecto, la diplomacia internacional, regulada por el Convenio de Viena de 1961, exige que los países receptores acepten y ratifiquen las designaciones de un gobierno mediante documentación oficial.

De acuerdo con este pacto internacional, luego de que un Estado, en este caso Panamá, designa a un candidato a embajador por un decreto firmado por su Presidente y su canciller, debe enviar la información al Estado receptor.

Este evalúa si cumple con la solvencia moral y el prestigio adecuado para ocupar dicho cargo, y lo acepta con su beneplácito. En caso de no considerarlo apto, en vez de rechazarlo, los países estilan no dar respuesta. El Estado emisor, entonces, debe considerar si cambiar de designación o volver a solicitar el beneplácito.

Una vez las personas reciban el beneplácito, y el Ejecutivo los designe en sus cargos, deben comparecer ante la Comisión de Relaciones Exteriores de la Asamblea Nacional. Allí deberán explicar el propósito de su misión, y además, recibir la actualización necesaria en la Academia Diplomática.

El siguiente paso es viajar al país en el que ejercerá funciones y presentar una carta firmada por el Presidente, conocida como carta credencial.

El procedimiento para los nombramientos consulares es similar, pero con menos intercambios protocolares.

En lugar del beneplácito, los Estados receptores deben emitir un exequátur, que es ´ejecútese´ derivado del latín y consiste también en aprobar el designio presidencial.

LUIS BURÓN-BARAHONA

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

CENTRO DE CONEXIONES AÉREAS DE TOCUMEN China, un reto para el turismo panameño

Aeropuerto Internacional de Tocumen Mitradel ordena arbitraje entre Copa Airlines y sindicato

Los empleados se mantuvieron fuera de sus puestos.
LA PRENSA/Alex E. Hernández

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

22 Nov 2017

Primer premio

3 5 1 5

BBAC

Serie: 13 Folio: 15

2o premio

4722

3er premio

5119

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código