Realidad social de panamá

En las casas de cartón de El Relleno no hay Navidad

El Relleno, en Guna Nega, es una comunidad en la que sus habitantes viven en extrema pobreza. Para ellos la Navidad es una fecha más del año.

Temas:

En el sector de El Relleno, Guna Nega, la Navidad no existe. Para sus moradores el 25 de diciembre es un día más en el calendario.

Se trata de una comunidad de 20 casas construidas con pedazos de cartón, plástico y hojas de cinc, en la que las personas viven en extrema pobreza y dependen de lo que obtienen del vertedero de Cerro Patacón.

Allí llegan tanto mujeres como hombres. Roberta Samara, una de las residentes de El Relleno, dice que va tres veces a la semana y que su esposo acude casi siempre. Con solo 20 años ella tiene cuatro hijos. “Soy de Jaqué, Darién; vinimos a Panamá con la intención de mejorar nuestra condición económica”, señala.

Cuenta la mujer que a veces tienen que pagar un dólar para que les permitan ingresar al vertedero. Una vez dentro, se llevan desde cables viejos, que queman para conseguir alambre metálico de cobre, hasta sopas y enlatados vencidos.

“Hay días en los que encontramos carne y pollo, y eso nos sirve para alimentarnos”, expresa la mujer mientras mira a lo lejos el humo que sale de las inmediaciones de Cerro Patacón.

En la casa de Roberta no hay adornos de Navidad ni luces decorativas. Incluso explica que no tienen razones para estar despiertos hasta la medianoche y esperar el 25 de diciembre. “Aquí no hay Navidad. Es un día normal, ya que posiblemente el 25 encontraremos algunas cosas en el vertedero”, agrega Samara, quien dice que en Darién la vida también es difícil, sobre todo por el abandono en el que se encuentra la provincia.

Al lado de Roberta vive Ofelina Carpio. Su rostro canela tiene señales de que constantemente está expuesta al fuego. “Mi esposo trae los cables de Cerro Patacón y a mí me toca quemarlos, por eso mi cara está algo roja, siempre estoy frente a la candela”, explica.

Su método para separar el caucho del alambre es práctico. Enciende pedazos de papel periódico sobre el cable y espera a que el fuego consuma el caucho. Una vez terminado este proceso, golpea incesantemente el alambre hasta que queda expuesto por completo.

Carpio dice que en algunos días tienen mejor fortuna. “A veces tenemos suerte porque encontramos azúcar, arroz y aceite. Eso nos ayuda a sobrevivir”, acota.

Roberta y Ofelina son ejemplos de la manera en que viven los habitantes de El Relleno. Los hogares de ambas mujeres carecen además de agua y luz, aunque obtienen agua de un riachuelo que pasa muy cerca de sus viviendas.

Aceptan que el agua que utilizan para lavar, fregar, asearse y beber no les ofrece salubridad, ya que la quebrada está muy cerca de Cerro Patacón. “Sabemos a lo que nos exponemos al consumir esa agua, pero no nos queda otra opción, ya que el carro cisterna viene muy poco y no podemos darnos el lujo de gastar el gas solo hirviendo el agua”, manifiesta Carpio.

DESNUTRICIÓN

Los niños, por su parte, dan evidencias de desnutrición. Dicen que lo que saben de Navidad lo han visto en televisión. “Santa es un señor gordo, de barba blanca y usa vestido rojo”, dice Eliecin, cuyo nombre es Juan Eduardo. Cuenta que le dicen Eliecin desde muy chico y que está en primer grado de la escuela.

“Ya pasé para segundo. Ahora mismo estoy de vacaciones y no se cuándo regreso”, expresa.

El niño cuida la casa mientras sus padres van al vertedero. “Ellos van al vertedero y a veces me consiguen juguetes. Pero no me dejan ir con ellos”, señala mientras juega con otros pequeños de la comunidad.

Estos niños van a la escuela primaria de Guna Nega, el único centro de enseñanza de los alrededores. Tiene capacidad para atender a 700 estudiantes. Allí van estudiantes de otras comunidades. Los índices de desnutrición son altos.

Uno de los problemas que afrontan los niños de esta escuela es que muchos acompañan a sus padres a recolectar desechos en el vertedero; aunque el centro de enseñanza tiene un programa con Casa Esperanza para impedir que los niños dejen sus salones para ir a cerro Patacón.

El programa atiende a 50 niños que reciben tres horas adicionales de clases con el objetivo de “retenerlos” más tiempo en la escuela y afianzar sus conocimientos, comenta Felícita Jiménez, una de las maestras.

Realidad en Cifras

Datos de la Contraloría General de la República revelan que en Panamá hay 508 mil 700 personas en extrema pobreza, lo que representa el 16.6% de la población total del país. Estas personas viven con menos de un dólar al día.

Hace poco la representante residente del Sistema de Naciones Unidas en el país, Kim Bolduc, hizo hincapié en que “Panamá tiene los recursos para sacar a toda su población de la pobreza extrema”. Hay que recordar que Panamá se comprometió a reducir a la mitad la población extremadamente pobre antes de 2015, como parte de los Objetivos del Desarrollo del Milenio.

A los de El Relleno les bastaría con algo que simplemente les ayude a mejorar la condición de sus vidas. Por ahora, la opción, este 25 de diciembre, es dirigir la mirada al vertedero que exhala fumarolas . Tal vez la basura les haya traído algún regalo de Navidad.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código