La sed que no cesa

El 2 de abril 1998, la empresa Aguas de Panamá –representante de la empresa británica Bitwater– firmó el contrato 166-97 que le comprometía a diseñar y construir, en un término de dos años, la potabilizadora que pondría fin a los problemas de distribución de agua en La Chorrera, Arraiján y Capira. La concesión sería por un período de 30 años.

Además de La Chorrera, Arraiján y Capira, la producción de agua de Laguna Alta, un total de 20 millones de galones de agua diarios (en 30 años), serviría para abastecer al puerto de Vacamonte y las comunidades aledañas. El contrato implicaba una inversión de más de 35 millones de dólares.

Más de un año después, el proyecto –que incluía también el diseño y construcción de la potabilizadora– debía estar terminado en un 70%. La planta debía empezar a operar a principios del año 2000. Sin embargo, a mediados de 1999 no se había hecho casi nada.

Las obras se han retrasaron por una modificación del contrato con el Estado y por problemas con los propietarios a causa de la ubicación de la tubería de conducción del agua.

En enero de 2000, el Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales (Idaan) solicitó a la empresa que redoblara sus esfuerzos para terminar la construcción de la planta.

En febrero de 2002, el Consejo de Gabinete aprobó al Idaan la construcción de la línea de conducción y refuerzo de las obras complementarias para la distribución de agua potable en el distrito de Arraiján, por 2 millones 469 mil 990 dólares. Laguna Alta todavía no entraba en funcionamiento y buena parte de los habitantes de Arraiján seguía recibiendo agua potable en camiones cisterna.

No sería sino hasta el 16 de septiembre de 2002 cuando la planta comenzaría operaciones.

El 31 de diciembre de ese año se suspendió el bombeo de agua que se recibía de la planta de Miraflores.

Así, para febrero de 2003, los 15 millones de galones suplidos por Laguna Alta no alcanzaban para cubrir la demanda.

En 2005, los malestares de los arraijaneños por la falta de agua potable se incrementaban. En agosto, un grupo de moradores de la barriada 2000 cerró calles como medida de presión para que se solucionara el problema. El Idaan, entre tanto, gestionaba la construcción de una línea directa con Laguna Alta.

En medio de un tira y afloja con la Asamblea Nacional, el Consejo Económico Nacional le aprobó en agosto de 2009 al Idaan un crédito para para financiar la diferencia del contrato No. 29-07 y del contrato No. 63-08 en los proyectos de Chilibre-Sabanitas y Laguna Alta en La Chorrera por un total 6 millones 573 mil 53 dólares.

En mayo de 2010, el Idaan gestionó otro crédito para proyectos del Idaan por 5 millones 870 mil 962 dólares “para afianzar los fondos de los proyectos que aportarán mejores indicadores de salud mediante la reducción de enfermedades por la entrega y consumo de agua potable en las comunidades de Chilibre, Sabanitas y el distrito de La Chorrera”.

Ela Jaén, secretaria general del Idaan, dijo entonces que parte del crédito adicional sería utilizado en la continuidad del proyecto de conducción de agua potable de Laguna Alta a La Chorrera, cuyos trabajos reflejaban un avance de 66%.

En marzo de 2011, representantes de varias barriadas de Arraiján solicitaron que sus comunidades fueran conectadas a Laguna Alta.

Sin embargo, pasó el tiempo sin que vieran avances. Los residentes en Princesa Mía, La Condesa, Palo Diferente, sector Los Magallones, Lluvia de Oro 2 y 3, Vista Mar y Villa Los Monroy dicen que han seguido dependiendo de carros cisterna y de una estación de bombeo “ineficaz”.

El Idaan alega que la petición de los lugareños es “imposible” de cumplir por complicaciones en la conexión, aunque acepta que en el pasado sí se hicieron excepciones para dos urbanizaciones, pero para una cantidad limitada de viviendas.

El Idaan apuesta en cambio a la instalación de una nueva estación de bombeo para el sector, turbinas y un tanque de almacenamiento.

Varios problemas, ¿una solución?

Según estadísticas del Instituto de Acueductos y Alcantarillados Nacionales (Idaan), casi un millón de panameños no cuentan con suministro de agua 24 horas al día. 290 mil no tienen acceso a agua potable. La población bajo la responsabilidad del Idaan es de 2.8 millones de usuarios.

Estas realidades son algunas en las que se basó el Gobierno para impulsar el cambio hacia la nueva Autoridad del Agua, la cual, bajo una estructura distinta a la del actual Idaan, pretende enfrentar y superar estas y otras deficiencias en el suministro de agua potable en todo el país.

Este proyecto ha sido adversado por representantes de la sociedad civil y líderes de comunidades, que temen que sea un primer paso para posibilitar la privatización del servicio de agua potable, que hasta ahora se ha mantenido como una institución del Estado. El Gobierno decidió suspender la discusión de este proyecto, que quedaría para la siguiente administración.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Consumo de producción agrícola ¿Qué provincia es el reino del aguacate?

En Panamá, 92 productores cultivan 363 hectáreas de aguacate de las variedades ‘simmonds’, choquete, ‘booth’ y criollo.
Archivo

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

15 Nov 2017

Primer premio

4 7 2 9

BABB

Serie: 20 Folio: 11

2o premio

5026

3er premio

9314

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código