PROYECTO DE REORDENAMIENTO VIAL EN PANAMÁ VIEJO

Una ciudad por destruir

Los moradores de este sector deberán abandonar sus casas, por $300 el metro cuadrado, por la reubicación de la nueva vía Cincuentenario.

Cuando los desalojos en Panamá Viejo se lleven a cabo, José Bernuil de 90 años tendrá que haber resuelto varios asuntos. Por su terreno de 250 metros cuadrados, José recibiría 75 mil dólares al abandonar su residencia, con lo que deberá comprar una casa al contado, y de no encontrarla por esa cantidad, o menos, tendría que resolver un financiamiento con algún banco por la cantidad adicional. El día del desalojo, José ya debería de haber movilizado todos sus enseres y tener la casa lista para la demolición.

La tez morena de José contrasta con su cabello y barba blancos, que acompaña con una humilde vestimenta del mismo color. “Ni siquiera me acuerdo cuándo fue que llegué a Panamá Viejo”, dice José.

Carpintero y ebanista durante sus años más productivos, José explica que la casa la construyó con sus manos “y con mucho sacrificio”.

Si bien la suntuosidad no es un distintivo en esta vivienda, ubicada entre las calles primera y segunda, la casa responde a las necesidades de sus habitantes. El techo de madera robusta y las paredes verde claro son también el refugio de Kenia Baporiso, de 59 años de edad, 19 de ellos en Panamá Viejo. Kenia recibe al mes un modesto pago de los hijos de José (que viven en Estados Unidos) para cuidarlo.

“Yo no tengo a dónde ir ni dónde refugiarme. No tengo nada”, indica José. “Este año empiezo una nueva vida”.

Tras un estudio, el Ministerio de Obras Públicas (MOP) consideró que la mejor ruta para la construcción de una carretera de cuatro vías, contenida en su proyecto de reordenamiento vial, sería por dentro de Panamá Viejo para así proteger las ruinas del lugar, consideradas Patrimonio Histórico de la Humanidad por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés). El proyecto lo llevará a cabo la empresa Odebrecht, a un costo aproximado de 130 millones de dólares.

UNA MOSCA EN LA LECHE

El sol característico de los primeros días de enero quema con fuerza, mientras el inconfundible olor a urbanismo mal desarrollado, proveniente de la bahía, inunda la primera fila de hogares en este barrio.

Este es uno de los paisajes acostumbrados de Sixta María Couto, quien a sus 62 años consigue sosiego observando el océano desde su balcón en el segundo piso de su casa, en la esquina de calle primera. Sixta vive con su mamá, Clotilde de Couto, de 87 años, que hace 65 años llegó a Panamá Viejo.

“Mis padres llegaron cuando no había nada aquí. Construyeron una abarrotería y una casa de dos pisos, que tiene dos cuartos en alquiler, con los que podemos sobrevivir”, explica Sixta desde su silla de ruedas.

“Esta propiedad no tiene precio”, añade Berta de Díaz, hermana de Sixta, que vive en San Antonio con su esposo e hijos. “Para Navidad me llevé a mi mamá a mi casa, pero ella sufre de alzheimer y de diabetes, y se puso muy mal. El doctor me dijo que no era recomendable sacarla de su ambiente en esta condición”.

Berta dice que el terreno donde está la casa mide 257 metros cuadrados, por lo que recibirían 77 mil dólares. “En San Antonio y Cerro Viento las casas están entre 90 mil y 100 mil dólares”, dijo.

Con una desteñida bata amarilla, Clotilde se acerca a la sala con la ayuda de una andadera. Sin decir una palabra, se sienta al lado de Sixta, que continúa con su reflexión. “Los ricos siempre han querido Panamá Viejo, y nosotros somos solo una mosca en medio de una taza de leche. Nos han dicho que la carretera no puede ser por otro lado por los manglares, pero en Juan Díaz, Costa del Este y Paitilla no los respetaron”.

ENTRE DOS TIERRAS

Programados en un principio para finales de enero, los desalojos se han pospuesto debido al desacuerdo de los afectados con los avalúos de la Contraloría General de la República y la Dirección de Catastro, que establecieron en 300 dólares el valor del metro cuadrado para el sector.

A menos de una cuadra, en el edificio Náutica, en Coco del Mar, el metro cuadrado tiene un precio de mil 600 dólares, que según la representante de una empresa de bienes raíces de esta área, es la media en todas las edificaciones vecinas.

José Valerín, que ha vivido en Panamá Viejo 45 de sus 56 años, es el coordinador del comité pro apoyo de Panamá Viejo, un grupo de los que intentan mejorar las condiciones de su salida.

“Con el dinero que ellos nos van a pagar, no vamos a conseguir una casa con las mismas facilidades o con un entorno parecido. Tenemos que ir muy lejos para conseguir una casa barata y con espacio”, apuntó.

Mitzila Espino, secretaria general del MOP, señaló en una entrevista con este diario, en agosto pasado, que se hizo un análisis serio y responsable, en conjunto con el Patronato de Panamá Viejo, para definir el trazado de la vía.

TRISTE DESPEDIDA

El sol continúa su trazo sofocante, mientras que los rastros navideños aún están presentes.

En la primera casa a mano izquierda de calle décima vive Alcides Gil Vásquez, de 87 años, oriundo de Veraguas.

Cuenta Alcides, desde su silla de ruedas carcomida por el óxido, que hace 59 años se estableció en Panamá Viejo con su esposa, con la que recién se había casado, buscando el fresco del mar.

“He escuchado sobre los avalúos, pero nadie ha venido a mi casa a decirme nada oficial”, añade mientras busca el mejor acomodo para el cordón de su diálisis. “Ya yo no puedo ir a ningún lado”.

“Estas son las personas que establecieron esta comunidad”, asegura Valerín.

Mientras tanto, José Bernuil, de tez morena y cabellera blanca, espera la fecha en la que tendrá que abandonar la estructura a la que ha llamado hogar por casi un siglo. “Si el mundo no fuera cruel, todos seríamos buenos”. Y con un techo para dormir.

EL DESALOJO EN CIFRAS

81

Son las edificaciones afectadas, entre las que hay viviendas y comercios.

$300

Por metro cuadrado les ofrecen pagar a los moradores de Panamá Viejo.

$1,600

Es el costo promedio del metro cuadrado en el vecino Coco del Mar.

Cierres parciales en vía Cincuentenario

Un grupo de residentes de Panamá Viejo, corregimiento de Parque Lefevre, protestó ayer en horas de la mañana y la tarde la calle a la altura de la Estatua Morelos. En la mañana fueron tres cierres de cinco minutos cada uno, pero sin mayores inconvenientes, pero en la tarde el cierre fue por una hora y 35 minutos aproximadamente provocando un descomunal tranque vehicular.

Ellos reclamar un pago justo por el valor estructural y terrenos de sus casas. El coordinador del comité pro apoyo de Panamá Viejo, José Valerín, dijo que el pasado viernes en una reunión con representantes del Ministerio de Obras Públicas (MOP) se les comunicó que a todos los moradores afectados se les pagará $300 el metro cuadrado, y que no hay más negociaciones. La decisión del MOP fue tomada como una burla por moradores como Héctor Cárdenas, quien señaló que esa suma fue lo que él pagó en 1968 por metro cuadrado cuando compró su terreno. Tanto Cárdenas como otros de los afectados señalaron no estar en contra del progreso, pero que les paguen lo justo por sus terrenos.

Los manifestantes solicitaron una reunión con el ministro de Obras Públicas, representantes de la Contraloría General de la República y de la empresa Odebrecht.

Se buscó la versión del MOP al respecto, pero no hubo respuesta.

Didier Hernán Gil Gil

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

en presunto asalto Asesinan a directivo de cadena mexicana Televisa

Antes de incorporarse a Televisa en 2013, Lagos Espinosa se desempeñó como directivo en varios bancos.
Tomada de internet

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código