EXPRESIÓN. RETOS DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN.

Sin clisés no hay periodismo

El genio del idioma, o la evolución caprichosa del lenguaje, le fija muletillas a la prensa y la debilita. Lista de lugares comunes frecuentes.

Cuando se reduce el idioma

Temas:

‘La lectura y el uso frecuente del diccionario son la mejor medida para evitar los lugares comunes en la redacción’: Miguel Ángel Arrocha. ‘La lectura y el uso frecuente del diccionario son la mejor medida para evitar los lugares comunes en la redacción’: Miguel Ángel Arrocha.
‘La lectura y el uso frecuente del diccionario son la mejor medida para evitar los lugares comunes en la redacción’: Miguel Ángel Arrocha. Archivo

La persona dedicada al oficio de las noticias, en especial en el formato escrito, debe vérselas con el fantasma de las muletillas. Son el clisé de las palabras y según la columnista Roxana Muñoz acechan a los periodistas en su esfuerzo por tratar de decir de una forma diferente, todos los días, y ahora en todo momento con las redes sociales, los hechos de la vida. Son la materia prima de periódicos y revistas y, en ocasiones, del formato multimedia.

Parte de la labor de los periodistas, triste reconocerlo, se circunscribe a los sucesos cotidianos: la muerte, el robo de los recursos públicos, el aumento del costo de los medicamentos, las dificultades para conseguir empleo, la carencia de alimentos, las adolescentes embarazadas o los hijos del pandillerismo.

“Ciertas palabras se van acomodando a nuestro lenguaje y nos aferramos a ellas para ganar más eficiencia en un trabajo regido también por la velocidad y la precisión. Sin darse cuenta, cada periodista elabora su propio lenguaje de gacetilla y termina por emitir sus noticias con un mismo tono”, reconoce la autora de la columna “Por la sombrita” de Ellas.

Muñoz, además editora de esta revista, se escandaliza con tres términos que a fuerza de repetirse ganaron su lugar en los medios impresos. “Ninguna segadora puede con ellos. ‘Lo que es’, ‘unidades de la Policía’ y ‘balacera’ son expresiones que aburren a los lectores. Es normal verlas en los textos periodísticos”, resalta.

El loqueismo, o virus responsable de contagiar la primera dolencia, reemplazó la redacción simple y llana. Por demás, elegante. Los periodistas preferimos escribir “lo que es una casa abandonada”, cuando es más sencillo tipear “una casa abandonada”, en la que sobran los preámbulos para reafirmar su existencia.

Si existen unidades de la Policía, habrá decenas, centenas y cuantas fracciones permita la división en partes de aquella fuerza del orden.

La palabra balacera busca hacer espectaculares –otro clisé– situaciones con disparos, aunque quizás no lo sean para los demás, como quienes asisten al hipódromo y cada tanto escuchan la largada de las carreras.

El profesor Miguel Arrocha, lector profesional y dedicado a la corrección de textos, enfila baterías hacia las fórmulas de redacción impuestas por la velocidad de la información, o la primicia por la primicia misma, y con la irrupción de las redes sociales, cuyos participantes poco se preocupan de la parte científica del periodismo.

“Los profesionales de la información decidieron escribir ‘éxodo’ para cualquier situación que involucre movimiento, como el de estos días hacia el interior del país, cuando esta palabra significa algo inusitado, como en el relato de la Biblia”. Ponen “descomunal tranque” respecto al tráfico vehicular de pesadilla que, precisamente, es el pan de cada día, y este es otro clisé de los periódicos.

Quieren –los periodistas– remarcar la importancia de una información diciendo, acerca del origen, que es de “un alto funcionario”, pero nada dicen de la estatura corporal de esa persona para que el lector determine si era pequeña, mediana o espigada.

LA GLOBALIZACIÓN

Experto en el idioma inglés escrito y hablado, el corrector Silvano González destaca la incidencia de este idioma en los vicios gramaticales del español. “La globalización termina por incidir en el léxico del periodismo”, sostiene. Los redactores se dejaron infectar de muletillas como “completamente gratis” para expresar totally free, o “estamos abiertos” respecto de los rótulos comerciales que en el idioma de Donald Trump dicen simple y llanamente open.

Pero el lugar común más criticado por González, porque si fuera cierto sería algo siniestro, “son los cuerpos sin vida” de la información sobre crímenes. De pronto porque un cuerpo con vida deja de ser noticia.

Julio Aizprúa, periodista dueño de un lenguaje entre crudo y poético, tiene sus reparos con “mas sin embargo”, “es que”, “entonces” y “ya que”, entre otros. “En los textos te encuentras con una gran variedad de muletillas, toda vez que quien escribe las halla necesarias para afincar una idea, aunque, por el contrario, impiden fluir el mensaje, distraen y obligan a releer, y le dejan al lector la sensación de que ya pasó por allí”.

Y si esto sucede, el lector padecerá la más implacable de las muletillas: la de que está leyendo un periódico de ayer...

Cuando se reduce el idioma

Con el término balacera los periodistas incurren, además, en una imprecisión casi imperdonable. El  causante de la muerte  es el proyectil y no la bala, la cual está compuesta por aquel, el casquillo y la pólvora. Si ocurriera una “balacera” se vería a varias personas arrojándose balas como si se tratase de piedras u otros objetos, explica el  periodista Rafael Luna.

Los periodistas de sucesos suelen caer en el lugar común de escribir  “maniatado de pies y manos”, y tienden a referirse despectivamente sobre cualquier  persona, sospechosa o no, con el uso de la palabra  “sujeto”, añade Luna. Y los reporteros que no cubren esa fuente de información tan cruda, se exceden en utilizar frases conectoras como “en ese sentido”, “de hecho”, “en tanto”, “mientras que” y otras más.

Ni hablar de “vital líquido”, para referirse al agua, ni de los verbos realizar, señalar y manifestar. Los usan como si no existiesen otros, cuando cabe señalar que hay más maneras de señalar a alguien como el responsable de realizar algo.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

17 Jun 2018

Primer premio

7 4 7 8

CBAB

Serie: 15 Folio: 9

2o premio

7722

3er premio

6637

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código