Análisis

¿Cómo se come el elefante constituyente?

Temas:

¿Cómo se come un elefante? Se come poco a poco. La posibilidad de entrar a un escenario constituyente, luego del anuncio del presidente Juan Carlos Varela el 5 de mayo, es como un gran paquidermo que, para entender sus posibilidades y consecuencias, hay que abordarlo por partes.

Uno de esos bocados es la realización de consultas a diversos actores políticos del país para sondear su disposición de que sea incluida entre las listas de las elecciones generales de 2019 una papeleta adicional, con la que se elegiría a los asambleístas constituyentes. Se habló en general de los partidos políticos, Consejo de Rectores, gremios empresariales y organizaciones de la sociedad civil.

Constitucionalmente, el Órgano Ejecutivo no está obligado a consultar, pero ceder poder de decisión a través del diálogo, en búsqueda de legitimidad, es un gesto que obviamente le comprometerá si es sincero, pero también si no lo es. En ese sentido, por las razones que sean, el Órgano Ejecutivo se ha puesto en posición de rendir cuentas y eso es favorable. Sin embargo, es igualmente importante tener presente quiénes sí serán consultados e inferir quiénes no. Serán consultados todos los partidos, pero sabiendo que la lógica de la sociedad civil no es de representación, sino de participación, ¿quiénes serán abordados en la sociedad civil?, ¿incluye esta consulta a los movimientos sociales de todas las provincias?, ¿incluye a las asociaciones estudiantiles universitarias, tan atentas siempre al acontecer nacional? ¿Se consultaría a la Iglesia católica y también a los representantes de otros cultos? ¿Será consultado el Suntracs?

Si la cesión de poder de decisión se hace en nombre de la legitimidad de lo eventualmente decidido, ¿habrá la transparencia necesaria para saber de primera mano lo que se discutió en esas reuniones? Más importante aún, ¿cuáles son los criterios que llevarán a una decisión? Si el criterio fuera cuantitativo, el método sería otro y sabríamos que la mitad más uno decidiría, pero por ejemplo, ¿si los empresarios quieren la constituyente y los obreros no, se continuaría con el plan?

Como es sabido, uno de los compromisos del entonces candidato Varela fue convocar una asamblea constituyente paralela en los dos primeros años de gobierno. Se puede inferir que la mayoría del electorado votó a favor de esa propuesta. El proceso que se está proponiendo ahora, al finalizar el periodo de gobierno, no fue por lo que se votó. Por eso quizás lo más adecuado habría sido que la consulta se hiciera a toda la ciudadanía a través de, ahora sí llamándole correctamente, una quinta papeleta. Así se habría conocido sin ambages el mandato popular.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

20 Nov 2019

Primer premio

4 1 8 9

DDDB

Serie: 8 Folio: 7

2o premio

8025

3er premio

4855

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código