JUSTICIA, PODER Y NEGOCIOS

Un amigo avaló la compra del apartamento de Alejandro Moncada Luna

Para aprobar la adquisición del apartamento en el PH Santorini, Alejandro Moncada Luna buscó ayuda del abogado Luis Adolfo Corró.

Temas:

En este edificio, el Ocean Sky, en Coco del Mar, vive el magistrado y su esposa. LA PRENSA/Iván Uribe. En este edificio, el Ocean Sky, en Coco del Mar, vive el magistrado y su esposa. LA PRENSA/Iván Uribe.
En este edificio, el Ocean Sky, en Coco del Mar, vive el magistrado y su esposa. LA PRENSA/Iván Uribe.

La sociedad Corporación Alpil, S.A. –que tiene de accionistas al magistrado de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) Alejandro Moncada Luna y su esposa– llevó a cabo una reunión extraordinaria el 21 de abril pasado, para aprobar el contrato de compraventa del apartamento que ocupa todo el piso 16 del PH Santorini, en Coco del Mar, San Francisco, valorado en $1 millón 179 mil 200.

Luis Adolfo Corró, abogado y amigo del magistrado Moncada Luna, confirmó que participó de la reunión como secretario interino de Corporación Alpil, S.A., pese a que para esa fecha la titular del cargo era Ana Bouche, antigua mano derecha del expresidente de la CSJ.

Además, la madre de Bouche, Ana González Pittí, ejercía como tesorera de Corporación Alpil.

Corró admitió que firmó el acta de la reunión. “Ahí lo dice, fui secretario interino, como abogado me pidieron que estuviera en la reunión”, dijo el amigo del magistrado Moncada Luna.

Pese a ser parte de la sociedad, Bouche y su madre no fueron convocadas a la reunión, en la que se autorizó a la esposa de Moncada Luna, María del Pilar de Moncada Luna –presidenta y representante legal de Corporación Alpil, S.A.– a comprar el millonario apartamento en el PH Santorini.

“Eso no es ningún delito, yo soy abogado”, indicó Corró en referencia a su participación en la reunión.

Cuando La Prensa le informó de la reunión, Bouche verificó en el Registro Público y se percató de que hay un acta de reunión de accionistas en la cual no participó.

“Para esa fecha yo no estaba fuera del país como para justificar la actuación de Corró. Estoy sorprendida”, reconoció Bouche.

FAVOR NO CONCEDIDO

Nueve días después de esa reunión; es decir, el 30 de abril pasado, Bouche y su madre renunciaron a sus cargos en Corporación Alpil, S.A.

El 2 de mayo –contó Bouche–, Corró le llamó para pedirle un “favor” en nombre de Moncada Luna: que le firmara el acta para la compra de un apartamento. Pero ella se negó.

“Le escribí un mensaje de WhatsApp al celular de Luis Adolfo Corró, a través del cual le indicaba que no le haría el favor a Moncada y que le dijera que no me había localizado, mensaje este que conservo en mi celular”, indicó.

Dijo estar “sorprendida” de que aparezca inscrita un acta de accionistas del 21 de abril, cuando el 2 de mayo Corró la llamó para pedirle que firmara el documento.

Al ser consultado sobre la conversación con Bouche, Corró dejó claro que tiene dudas. “Tendría que ver los archivos en la oficina, realmente no me acuerdo. El 2 de mayo ella me llamó para (...) yo la llamé a ella o ella me llamó ...”, expresó.

“Ana me dijo que ella no iba a firmar ningún documento, que si quería participara yo, eso fue todo. Yo dije con mucho gusto”, agregó Corró.

El 5 de mayo, el Registro Público aprobó las renuncias de Bouche y su madre como directoras de Corporación Alpil. Ese mismo día, se inscribió en la Notaría Décima de Circuito de Panamá el contrato de compraventa del millonario apartamento de los esposos Moncada Luna en el PH Santorini.

El costo de la propiedad, $1 millón 179 mil 200, fue pagado al contado en dos partes: $1 millón 10 mil en efectivo al suscribir el contrato y el resto ($169 mil 200) el 12 de agosto pasado, cuando se formalizó la escritura en el Registro Público.

Consultado al respecto, el abogado Osvaldo Gálvez explicó que los accionistas pueden hacer cambios dentro de la sociedad y convocar reuniones con secretarios interinos. Agregó que los directores solo ejercen control administrativo dentro de la sociedad.

ALEJANDRO MONCADA NO RESPONDE

Una noticia publicada ayer por este diario reveló que además del apartamento en el PH Santorini, los esposos Moncada Luna compraron en 2011 otro apartamento en el piso 26 de la torre Ocean Sky, valorado en $545 mil.

La deuda del Ocean Sky fue cancelada en dos partes: $395 mil el 3 de marzo de 2011 y el resto ($150 mil) financiado con un préstamo hipotecario del Banco Nacional de Panamá, cancelado el pasado 6 de agosto, cuando se gestionaba el apartamento en el PH Santorini.

Es decir, en cinco años de ser magistrado Moncada Luna y su esposa dejaron el apartamento alquilado del edificio Rocris, en Obarrio, para comprar al contado dos propiedades valoradas en conjunto en $1 millón 724 mil 200.

Por segundo día consecutivo, este medio intentó obtener una versión de Moncada Luna, pero al llamar a su despacho se informó que estaba en reunión. Fuentes judiciales confirmaron que Moncada Luna asistió a trabajar en la tarde.

Se pidió una versión oficial a la Secretaría de Comunicación del Órgano Judicial, pero se informó que el presidente de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), José Ayú Prado, está en España.

El artículo 46 del Código Judicial y el 208 de la Constitución prohíben a un magistrado de la CSJ ejercer el comercio al formar parte de sociedades anónimas.

Incluso, el Código Judicial, al definir el artículo 46, hace referencia a la jurisprudencia que estableció el fallo del 24 de abril de 2000, en el que la Sala Cuarta de la CSJ autorizó al procurador José Antonio Sossa a destituir a Moncada Luna como director de la extinta Policía Técnica Judicial. Allí se explicó el conflicto de intereses en que incurrió Moncada Luna por ser agente residente de la sociedad Star Security.

Por su parte, el presidente del Colegio Nacional de Abogados (CNA), José Alberto Álvarez, solicitó ayer a Ayú Prado que convoque a una reunión extraordinaria del Consejo Judicial, para que sea este organismo el que interponga la denuncia contra Moncada Luna en la Asamblea Nacional.

Raúl Olmos, exjuez del Órgano Judicial y consultor del sistema penal acusatorio, opinó que se trata de una “situación grave, porque es un magistrado que administra justicia y sus bienes se han triplicado luego de que ingresó al puesto”.

Según Olmos, la procuradora de la Nación, Ana Belfon, puede iniciar de oficio una investigación por enriquecimiento injustificado o blanqueo de capitales en contra de los particulares que son mencionados en la noticia de La Prensa.

Explicó que a la Asamblea solo le corresponde investigar a Moncada Luna por ser magistrado de la CSJ.

Carlos Gasnell, vicepresidente de Transparencia Internacional capítulo de Panamá, dijo que “los hechos investigados por el diario La Prensa y sustentados con documentos públicos merecen una explicación por parte del alto funcionario”. “De lo contrario, lo normal en un Estado de derecho es que se pongan en marcha los mecanismos sancionadores que establecen las normas cuando un funcionario no pueda justificar su enriquecimiento”, acotó.

Por su parte, la exmagistrada de la CSJ Esmeralda de Troitiño señaló que “estas son las cosas que la ciudadanía no puede aceptar. Hay que ver lo que declaró el magistrado Moncada Luna al inicio de su gestión y [esto] debe hacerse público”.

De Troitiño indicó “que lo importante es que hay una denuncia y que las autoridades correspondientes tienen que empezar una investigación”.

El magistrado de los gustos exclusivos

Al hacer una búsqueda de los edificios Santorini y Ocean View en internet, aparecen decenas de sitios que sirven de intermediarios para comprar o alquilar una propiedad en estos. Cada una usa los términos que consideran apropiados para seducir a los clientes potenciales, pero todas tienen una palabra en común: exclusividad.

“Santorini es un exclusivo edificio residencial de 24 pisos ubicado en Coco del Mar, una de las zonas urbanas de mayor demanda en la capital por su paisajismo y desarrollo social”, destaca la web de LM Panamá Properties (lmpty.com), según la cual el edificio tiene apartamentos de 305, 340 y 582 metros cuadrados, así como penthouse de dos pisos.

Los precios de estos apartamentos van de $744 mil hasta $1.3 millón, de acuerdo con el sitio de bienes raíces Maia Panamá (maia.com.pa), que incluye fotos y dibujos con vistas al océano desde varios de los 23 pisos del inmueble.

Entre las principales comodidades del edificio Santorini las promotoras incluyen: un lujoso lobby, zona de asados y mesa de tepanyaki, zona de espejo de agua con silla al sol, piscina, jacuzzi, gimnasio, sala de fiesta, espacio para yoga y pilates, y un puente flotante.

Mientras tanto, varios sitios web resaltan que Ocean Sky tiene “comodidades y terminaciones propias de un hotel 5 estrellas”.

Los precios de los apartamentos van desde $390 mil por un espacio de 147 metros cuadrados, a $2.5 millones por uno de 540 metros cuadrados de dos pisos. Entre sus exclusividades se incluyen baño turco, piscina infinita y sauna.

LUIS BURÓN-BARAHONA

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Conquista

La Prensa en alianza con el Pulitzer Center invita a sus lectores a una experiencia inédita de periodismo transmedia. Una historia sobre la costa Atlántica que pone en cuestionamiento qué tipo de desarrollo queremos para nuestro país. Haga clic en la foto.

Por si te lo perdiste

periplos alrededor del mundo Corte Suprema, una agencia de viajes

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

13 Dic 2017

Primer premio

0 4 5 4

DAAD

Serie: 7 Folio: 1

2o premio

1238

3er premio

1041

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código