MINA DE MOLEJÓN

Proceso penal a Richard Fifer por delito ambiental

Los delitos ambientales de mayor impacto se presentan en Panamá, Darién, Colón y Bocas del Toro.

Temas:

En Chepo, las autoridades advierten sobre la devastación de bosques primarios. En Chepo, las autoridades advierten sobre la devastación de bosques primarios.
En Chepo, las autoridades advierten sobre la devastación de bosques primarios.

El empresario minero Richard Fifer enfrenta otro proceso penal; esta vez, por la presunta comisión de delitos ambientales al supuestamente incumplir normas de mitigación en l a mina de Molejón, en Colón, cuando fungía como representante legal de Petaquilla Gold.

La Fiscalía de Descarga de Colón pidió enjuiciarlo por considerar que violó el estudio de impacto ambiental categoría III elaborado por la antigua Autoridad Nacional del Ambiente, al no instalar las estructuras para contener las aguas de relave de la mina, tras su cierre en 2014.

El Juzgado Primero Penal de Colón ha fijado fecha de audiencia preliminar dos veces, pero esta no se ha podido llevar a cabo.

ENTRE LA CONTAMINACIÓN Y EL TRÁFICO DE ESPECIES

El contrabando de especies protegidas, animales o vegetales, sigue siendo uno de los delitos ambientales más comunes en el país, y entre sus tipos resalta el tráfico de carne y piel de jaguar y del árbol cocobolo.

Fátima Sánchez Marciaga, fiscal de circuito de la Sección de Investigación y de Seguimiento de Causa del Primer Distrito Judicial, reveló que los parques nacionales y áreas protegidas se ven afectados por la acción de redes criminales que operan internacionalmente para la comercialización de estas especies protegidas.

Marciaga confirmó que, en este escenario, hace escasamente una semana, fueron detenidas 10 personas con un cargamento de cocobolo que presuntamente provenía del Parque Nacional Soberanía, en la provincia de Panamá.

Explicó que esta madera tiene un alto valor en el mercado asiático, donde, por ejemplo, una pieza tallada puede llegar a costar hasta $4 mil.

Recalcó que también han registrado la caza de jaguares con interés de comercializar su carne y piel en Colón y Bocas del Toro. En este último caso, dijo, se alertó a las autoridad de Costa Rica para determinar si se trata de una red internacional que opera en ambos países.

Planteó que también se han presentado casos de tráfico de especies en el área del Chagres, donde se ha detectado a personas que se dedican al tráfico de lagartos para utilizar su piel, su carne o llevarlos a granjas para su reproducción y posterior venta.

Precisó que, en un caso reciente, una persona fue detenida con siete lagartos pequeños que se presume serían comercializados.

Así mismo, detalló que en la provincia de Darién se ha reportado la captura ilegal de cacatúas con la intención de su venta posterior. Dijo que se han capturado unas 4 mil aves de esta especie con dicho fin.

Penas y sanciones

El Código Penal establece sanciones de tres a seis años de prisión para quienes destruyan, extraigan o contaminen el medio ambiente, y se considera como agravante si estas actividades son cometidas en áreas protegidas, cuando se cause daño directo a cuencas hidrográficas o se afecten sensiblemente los recursos hídricos del país.

También se aplican sanciones de carácter penal a aquellas personas que suministren datos falsos u omitan información que ponga en peligro la salud humana durante la elaboración de estudios de impacto ambiental, auditorías ambientales o programas de adecuación y manejo del medio ambiente.

El catálogo de penas también incluye una pena de cuatro a ocho años de prisión para quienes sin autorización de la autoridad competente importen, exporten, depositen, generen, transporten, comercialicen o dispongan de material radioactivo, aguas residuales, desechos o residuos sólidos líquidos o gaseosos.

Otra de las violaciones en materia ambiental que ocasiona penas de prisión involucra a aquellos que, estando debidamente autorizados para talar árboles, excedan la cantidad, especie o el área concedida. Por ello pueden enfrentar sanciones que van de dos a cinco años de cárcel.

La fiscal Sánchez reconoció que la falta de funcionarios de investigación, guardaparques y policías especializados en medio ambiente hace un poco difícil la persecución de estos delitos.

Otras tipologías

La funcionaria judicial recalcó que otros de los delitos ambientales muy comunes son la sustracción de arena y la minería ilegal, por su alto potencial de contaminación, y la contaminación por aguas residuales.

En el caso de la sustracción de arena, dijo que esta actividad es muy practicada en el área de Chepo, sobre todo en el río Pacora, y por la cual se han abierto varios procesos penales.

A la vez, detalló que en Chepo también se produce el fenómeno de la destrucción de bosques primarios y secundarios para la creación de potreros.

En este punto, admitió que en ocasiones la investigación de este delito resulta muy difícil, ya que se requiere ubicar a los responsables en flagrancia, pero el derribo del bosque se produce en propiedades privadas o el daño se ubica mucho tiempo después de realizado.

En cuanto a la minería ilegal, indicó que esta práctica ha sido detectada básicamente en la costa abajo de Colón y en la comarca Guna Yala, donde grupos subsidiados por redes criminales se dedican a la extracción de oro.

En este aspecto, puntualizó que el accionar de estos grupos ocasiona un alto impacto contaminante sobre las aguas, debido a los químico usados para la separación del oro.

Agregó que en algunos casos estos grupos utilizan motobombas para extraer el agua de los ríos y luego lavar los residuos minerales en busca del mineral.

A la vez, reconoció que existe un subregistro de los casos de delitos ambientales, ya que muchos no son denunciados de manera oportuna, y en otros casos se puede abrir una investigación por algún hallazgo, pero no se puede imputar a ninguna persona.

Darién, área vulnerable

Por su parte, la fiscal de Ambiente de Darién, Janet Rovetto, reveló que entre las áreas donde más se presentan delitos ambientales figura el distrito de Pinogana, especialmente en El Real, Yaviza, Sucurtí, Metetí, Filo del Tallo-Canglón, y en la comunidad indígena de Mortí.

Mientras, en el distrito de Chepigana las áreas más afectadas son Platanilla, Río Congo, Bajo Bonito, Dos Bocas, Cacao y las comunidades indígenas de Nurra, Walla y Mogue.

Rovetto explicó que en estas regiones los delitos contra el medio ambiente son investigados de oficio y que cada mes su despacho recibe, en promedio, unos ocho casos.

Detalló que si el delito es cometido en un área protegida, esto es considerado un agravante al momento de la aplicación de la pena.

La investigación de estos casos, en muchas ocasiones, se hace en colaboración con el Servicio Nacional de Fronteras, que cuenta con equipos para la movilización del personal a través de los ríos, y cuenta con puntos de vigilancia.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Loteria nacional

11 Nov 2019

Primer premio

2 2 3 9

CBCC

Serie: 19 Folio: 9

2o premio

8910

3er premio

2616

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código