La conversa del manito

Temas:

Era un viernes cuando Eladio Sánchez encontró a Ismael González en un comercio cercano y enseguida afloraron los recuerdos. Era un viernes cuando Eladio Sánchez encontró a Ismael González en un comercio cercano y enseguida afloraron los recuerdos.

Era un viernes cuando Eladio Sánchez encontró a Ismael González en un comercio cercano y enseguida afloraron los recuerdos. Foto por: LA PRENSA/Ricardo Iturriaga

La conversa del hombre del campo es sincera, llana, plagada de anécdotas comunes, formadas en los surcos durante la dura jornada. La conversa del hombre del campo es sincera, llana, plagada de anécdotas comunes, formadas en los surcos durante la dura jornada.

La conversa del hombre del campo es sincera, llana, plagada de anécdotas comunes, formadas en los surcos durante la dura jornada. Foto por: LA PRENSA/Ricardo Iturriaga

Un delicioso sancocho de gallina de patio, acompañado de arroz blanco, sirve para calmar el hambre del campesino ocueño. Un delicioso sancocho de gallina de patio, acompañado de arroz blanco, sirve para calmar el hambre del campesino ocueño.

Un delicioso sancocho de gallina de patio, acompañado de arroz blanco, sirve para calmar el hambre del campesino ocueño. Foto por: LA PRENSA/Ricardo Iturriaga

En el trajín diario siempre hay tiempo para dirigirse a la iglesia, dedicada a san Sebastián, el patrono del pueblo. En el trajín diario siempre hay tiempo para dirigirse a la iglesia, dedicada a san Sebastián, el patrono del pueblo.

En el trajín diario siempre hay tiempo para dirigirse a la iglesia, dedicada a san Sebastián, el patrono del pueblo. Foto por: LA PRENSA/Ricardo Iturriaga

A Benjamín Ureña le invadió la curiosidad y se acercó para saber qué hacían los visitantes tomándoles fotografías. A Benjamín Ureña le invadió la curiosidad y se acercó para saber qué hacían los visitantes tomándoles fotografías.

A Benjamín Ureña le invadió la curiosidad y se acercó para saber qué hacían los visitantes tomándoles fotografías. Foto por: LA PRENSA/Ricardo Iturriaga

Cebadera al hombro, hechos los mandados del día, hay tiempo para ir a las cercanías del parque y echar una buena conversa. Cebadera al hombro, hechos los mandados del día, hay tiempo para ir a las cercanías del parque y echar una buena conversa.

Cebadera al hombro, hechos los mandados del día, hay tiempo para ir a las cercanías del parque y echar una buena conversa. Foto por: LA PRENSA/Ricardo Iturriaga

De la provincia de Los Santos, Adelo Caballero tiene ya varios años de atender a quienes acuden a la fonda San Sebastián. De la provincia de Los Santos, Adelo Caballero tiene ya varios años de atender a quienes acuden a la fonda San Sebastián.

De la provincia de Los Santos, Adelo Caballero tiene ya varios años de atender a quienes acuden a la fonda San Sebastián. Foto por: LA PRENSA/Ricardo Iturriaga

José De La Rosa esperaba a que el picop que le sirve de transporte se llenara, para poder llegar a su casa en Menchaca de Ocú. José De La Rosa esperaba a que el picop que le sirve de transporte se llenara, para poder llegar a su casa en Menchaca de Ocú.

José De La Rosa esperaba a que el picop que le sirve de transporte se llenara, para poder llegar a su casa en Menchaca de Ocú. Foto por: LA PRENSA/Ricardo Iturriaga

Luciendo con orgullo sus sombreros de junco o pintao, en cada esquina del poblado de Ocú, provincia de Herrera, los campesinos se reúnen, sin agenda previa, con sol o con lluvia, para intercambiar impresiones.

El lugar no importa. Es el tiempo de la buena plática, de la conversa, la que solo es interrumpida por las pausas que hace el interlocutor para apelar a su memoria y traer esos recuerdos que el tiempo amenaza con llevarse.

En sus rostros y en sus miradas se adivinan las mañanas de duro esfuerzo en el campo, donde día tras día plantan sus esperanzas.

Ese es el manito ocueño, el hombre afable, dicharachero, que no se niega a entablar una conversación con el extraño, a quien gustoso le habla de las bellezas de esta comunidad enclavada en la provincia de Herrera.

Cuando la conversa se extiende, no puede faltar una referencia a san Sebastián, su santo patrono, fiesta que celebran el 20 de enero, y cuya iglesia, ubicada en el centro del pueblo, sirve de mudo testigo de los sueños que cada mañana tejen los manitos.

Tampoco pueden faltar los detalles del duelo del tamarindo cuando, según la tradición, dos lugareños se enfrentaban, sable o machete en mano, bajo la sombra de un frondoso tamarindo para deslindar sus diferencias.

Pero, antes del combate, uno de ellos se paseaba arrastrando una manta que, cuando era pisada por su enemigo, daba el inicio del enfrentamiento.

“De allí viene el dicho ese que dice que ‘andas con la manta arrastrando’. Eso nació aquí, en Ocú”, afirma con firmeza Benjamín Ureña.

Cuando la conversa finaliza, el ocueño amable extiende su mano, preludio de un cálido apretón, y enseguida dice: “Que le vaya bien, amigo. Vuelva pronto. Deme la manito”.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código