EDUCACIÓN. formación de jóvenes.

El cooperativista voluntario

Desde las aulas en su natal Penonomé, el educador Isam Domingo Liao González impulsó materias ya olvidadas.

Temas:

Hoy día, retirado de los avatares de la eduación activa, el profesor Liao disfruta de la vida hogareña junto a una de sus nietas, Isabella Milagros. Hoy día, retirado de los avatares de la eduación activa, el profesor Liao disfruta de la vida hogareña junto a una de sus nietas, Isabella Milagros.
Hoy día, retirado de los avatares de la eduación activa, el profesor Liao disfruta de la vida hogareña junto a una de sus nietas, Isabella Milagros. Edilsa González

La década de 1970 recién se estrenaba cuando el profesor Isam Domingo Liao González tuvo la idea de ofrecerse como voluntario para enseñarle cooperativismo a los estudiantes del colegio Ángel María Herrera de Penonomé, provincia de Coclé.

Para lograr su cometido entabló conversación con el entonces director de ese plantel, Heriberto Torres, quien gustoso le consiguió una beca para que estudiara en el Instituto Cooperativo Interamericano, en la ciudad de Panamá, y así lograr que la cátedra se impartiera.

Alcanzado su objetivo, eran casi 35 horas semanales de clase las que Liao daba a los estudiantes del primer año, pues también impartía las clases de Cívica y Educación Artística.

No obstante, esto no era ningún problema, toda vez que su deseo por educar a las nuevas generaciones era más fuerte que cualquier agotamiento físico.

“Enseñar cooperativismo era mi fortaleza, pues allí radica el deber solidario del ser humano”, dice con emoción en sus palabras.

Se trata, agrega, de que en conjunto se busquen soluciones a los problemas, no solo financieros, que en un momento enfrentamos.

LOGROS

Y aunque solo fue un año de enseñanza cooperativa, con orgullo comenta que muchas cosas se lograron.

Entre ellas menciona que eran los estudiantes quienes administraban el kiosco escolar y allí conseguían los recursos para reparar la escuela, “pues los fondos del trabajo voluntario de los jóvenes eran ingresados a contabilidad y luego utilizados para las necesidades del plantel”.

Liao aclara que en aquel tiempo, iniciativas como esta solo se daban en la escuela primaria de Membrillo, en Penonomé.

Afirma que años después observó con alegría que muchos de esos estudiantes a quienes formó se agruparon para crear lo que es hoy la principal cooperativa de la provincia, la de los educadores coclesanos.

“Se enseñaba al estudiante el valor de cooperar, de trabajar en conjunto para conseguir un fin o una meta trazada, y después ayudar, que es el núcleo principal del cooperativismo, aunque actualmente mucho se ha perdido de esa filosofía, pues las cooperativas se han convertido en simples y llanas empresas financieras”, aseguró.

FIN DEL SUEÑO

En 1973 el traslado del profesor Liao hacia la vecina Natá de los Caballeros para dirigir el Primer Ciclo dio por terminada la aspiración del cooperativista voluntario de consolidar esta materia en el pénsum académico de todas las escuelas secundarias del país, pues ningún otro docente tuvo la voluntad para seguir la trocha que este había dejado abierta.

Su sueño, dijo, se basó en el papel del educador como formador, aspecto que va más allá de transmitir conocimientos humanísticos, científicos y tecnológicos, pues se deben formar hábitos, habilidades, destrezas y comportamientos ligados a valores morales y éticos.

El visionario sostiene que es lastimoso ver cómo hoy día docentes, estudiantes y hasta padres de familia salen a paralizar clases porque no les arreglan unos baños, por ejemplo, cuando pueden gestionar recursos propios mediante la cooperación de todos, y así enmendar las dificultades que se presenten en sus colegios.

EDUCACIÓN CÍVICA

El inquieto maestro también fue pieza clave para mantener, aunque fuera por unos años, la enseñanza de la Cívica como materia, toda vez que es un convencido de que la escuela tiene el deber de reforzar los valores morales, éticos y de patriotismo que sin duda deben tener su origen en los hogares.

“Se debe valorar lo que es el ser panameño y cómo se siente eso, a través del comportamiento civilizado que no utilice aspectos negativos de la sociedad”, afirmó.

Sin reparo, comentó que condensar la Cívica, Historia y Geografía en la materia de Ciencias Sociales solo ha propiciado que se haya perdido el sentido de la primera, así como su enseñanza.

“El respeto, el saludo y los honores a los símbolos patrios, ahora que estamos en el mes de la patria, los enseña la Cívica. Pero eso ya no vale y ahora los desfiles estudiantiles, por ejemplo, son solo para hacer pasitos y tocar conga hasta las 3:00 de la madrugada”, concluyó.

Más noticias de Panorama

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Por si te lo perdiste

Última hora

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Directorio de Comercios

Loteria nacional

19 Nov 2017

Primer premio

8 0 5 6

CCAA

Serie: 13 Folio: 12

2o premio

9078

3er premio

3785

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código

Caricaturas

Pon este widget en tu web

Configura tu widget

Copia el código